Captura de pantalla 2014-06-11 10.07

Templo mormón en Brasil

Para cada uno de los aficionados al fútbol, el saber que la fecha esperada cada 4 años se aproxima, nos pone los pelos de punta, se hacen preparativos, negociaciones, cambios de trabajo, para poder estar presente y preparados, para ese gran acontecimiento llamado: El Mundial.

Desde 1930 se celebra dicho acontecimiento considerado uno de los eventos  más vistos en el planeta, lleno de los mejores jugadores representando a las mejores 32 selecciones del mundo,.

Lastimosamente para muchos países y aficionados al futbol, de los hasta ahora 77 selecciones o países que han participado en las 19 ediciones antes de celebrarse  la numero 20 en Brasil 2014, solo 8 equipos o países han sido partícipes del gozo de ser y considerarse campeón del mundo.

Hay un país situado al sur de Europa y al norte de África por varias de sus islas, el cual ha sido sede de varias culturas europeas, es uno de los países que más turistas recibe al año y que ha sido y es considerada una de las selecciones favoritas, para llevarse la justa mundialista.

Italia, más conocida como la selección Italiana o selección Azzurra debido al característico color de su camiseta azul, es una de las selecciones consideradas favoritas para llevarse la Copa del mundo cada cuatro años, después de haberse coronado en 4 de las 19 ocasiones que se ha celebrado un mundial de fútbol.

El escuchar sobre la selección italiana trae a nosotros pensamientos como, una defensa aguerrida, trae a nosotros recuerdos de esos 4 campeonatos e incluso recuerdo de muchos de sus grandes futbolistas como: Giuseppe Meazza, Gianni Rivera, Paolo Maldini, Franco Baresi, Francesco Totti, Gianluigi Buffon, Alessandro Del Piero, entre muchos otros.

1901676_10152444317462013_4439756199659739776_n

Templo Mormón de Sao Pablo, Brasil.

Lo que para muchos trae pensamientos de ese gran equipo y entre otros acontecimientos y lugares históricos en dicho país, para nosotros los miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos  Días, escuchar de aquel país nos trae pensamientos y recuerdos sobre aquel histórico acontecimiento anunciado por el Presidente Thomas S. Monson en Octubre del 2008, cuando dijo que le complacía anunciar la construcción después de muchos años de un templo en la Ciudad de Roma, Italia.  Junto con otros templos anunciados, este sin duda fue uno de los más importantes debido a que hasta ahora en Italia, nunca antes ha existido un Templo Santo de los Últimos Días, algunas veces considerados “Templos Mormones”.

Este templo servirá a los más de 20,000 miembros de La Iglesia de Jesucristo que viven en Italia y se reúnen en 120 congregaciones en todo el país.

Cuenta el Antiguo Testamento la historia de un hombre llamado Salomón, que fue hijo de aquel David que mató a Goliat y de Betsabé y que con el tiempo fue nombrado rey de Israel, que además de ser autor de varios hechos históricos y de también cometer errores, fue participe de uno de los más grandes acontecimientos y hechos realizados en mucho tiempo, la edificación de un templo, el cual la Guía de Estudios para las escrituras lo define como: Templo, La casa del Señor:

“Son considerados la Casa del Señor, y siempre Dios ha mandado a su pueblo edificar templos, los cuales se consideran lugares sagrados y donde los miembros dignos llevan a cabo ordenanzas y ceremonias sagradas del evangelio, para ellos mismo e incluso a favor de los muertos. Debido a que se considera el señor visita sus templos, son considerados más sagrados que cualquier lugar o centro de adoración en la tierra”.

Moisés y el pueblo de Israel fueron participes en la construcción de un templo que fue utilizado por ellos durante su éxodo en Egipto, siendo durante el Antiguo Testamento, en el reinado de Salomón, uno de los templos más relevantes y conocidos que se mencionan en la Biblia.

“DETERMINÓ, pues, Salomón edificar una casa al nombre de Jehová… Y contó Salomón setenta mil hombres que llevasen cargas, y ochenta mil hombres que labrasen piedra en los montes y tres mil seiscientos que los dirigiesen” (2 Crónicas 2:1-2).

“…yo voy a edificar una casa al nombre de Jehová mi Dios, para consagrársela… Y la casa que voy a edificar ha de ser grande, porque el Dios nuestro es grande…” (2 Crónicas 2:4-5)

“Envíame, pues, ahora un hombre hábil, que sepa trabajar en oro, y en plata, y en bronce, y en hierro… y que sepa esculpir… Envíame también del Líbano madera de cedro, de ciprés y de sándalo…para que me preparen mucha madera, porque la casa que voy a edificar ha de ser grande y maravillosa” (2 Crónicas  2:7-9).

“Y COMENZÓ Salomón a edificar la casa de Jehová en Jerusalén…” (2 Crónicas 3:1).

“ASÍ se acabó toda la obra que hizo Salomón para la casa de Jehová…” (2 Crónicas 5:1).

Aunque los babilonios describen fueron partícipes en la destrucción de dicho templo 600 años a.C., fue  reconstruido en varias ocasiones y destruido por los romanos en el año 70 de nuestra era, la Guía de Estudio para las escrituras dice:

“La construcción y el uso correcto de los templos son, en cualquier dispensación, señales de la Iglesia verdadera, incluso la Iglesia restaurada de nuestros tiempos. El Templo de Kirtland fue el primero que se edificó y se dedicó al Señor en esta dispensación. Desde esa época, se han dedicado templos en muchas partes del mundo”.

El saber que uno más de los hasta ahora 141 templos de La iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días se está edificando en Roma – Italia, debe ser motivo de gozo, no solo para el pueblo Italiano sino para el mundo, y aunque para el pueblo romano y en general para el pueblo italiano en su mayoría es desconocido la importancia de la edificación de este templo en Roma, es una gran bendición saber que las puertas de Roma se abrirán aún más hacia la plenitud del Evangelio, incluso más importante que esos 4 títulos en la justa mundialista, ya que no toda nación aun, tiene el privilegio de sentir y de tener ese “campeonato del mundo”, es una maravilla ver y ser partícipes en que el evangelio se extienda por todo el mundo y la construcción de un templo en Roma es un símbolo del alcance mundial del Evangelio Restaurado

Estamos siendo testigos de cómo:

“Aumenta el señor nuestro entendimiento; tal cual al principio nos da su poder.

El conocimiento de Dios se extiende; el velo del mundo se ve descorrer”

Y de cómo:

“Las Bendiciones y glorias del cielo como una herencia podremos tener”

(El espíritu de Dios, Himno 2).

 

Artículo escrito por

Lehi Vega

Soy Lehi Vega, tengo 24 años y vivo en México. Soy miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días desde mi infancia y serví una misión en Perú. Actualmente soy segundo consejero de la organización de Hombres Jóvenes del Barrio Tecnológico, de la Estaca Celaya. Me encanta la música y cantar, así como correr y el fútbol.

(Visited 223 times, 1 visits today)