Kólob. Hemos escuchado la famosa canción que esta incluida en el himnario SUD en inglés.  En Utah donde existe una población mayoritaria de mormones se han puesto nombres a cañones, montañas, barrios y estacas a partir de esa estrella. Pero, ¿sabemos realmente lo que es y como es Kólob ? Por lo general se define como “el lugar más cercano donde habita Dios,”  lo que sabemos acerca de esta estrella gobernante proviene de lo mencionado brevemente gracias a una lección de astronomía celestial que se encuentra en el libro de Abraham.

Y si bien no es una parte central de la doctrina de la Iglesia , aprender acerca de Kólob es una maravillosa manera de empezar a entender cada uno de nuestros lugares en el universo y  así comprender el significado de la creación. Éstas son sólo algunas cosas interesantes que conocemos con certeza acerca de Kólob:

1. Kólob es la estrella que gobierna todas las demás.

Aprendemos por primera vez acerca de Kólob en Abraham 3: 2-3, cuando Abraham lo ve en una visión por medio del Urim y Tumim. Él dice: “y vi las estrellas, y que eran muy grandes, y que una de ellas se hallaba más próxima al trono de Dios; y había muchas de las grandes que estaban cerca; y el Señor me dijo: Estas son las que rigen; y el nombre de la mayor es Kólob, porque está cerca de mí, pues yo soy el Señor tu Dios; a esta la he puesto para regir a todas las que pertenecen al mismo orden que esa sobre la cual estás.”

A partir de esta escritura, aprendemos que Kólob es una gran estrella, que Dios ha designado como una para gobernar incluso las otras “creaciones” que rigen. ( véase Facsímile del Libro de Abraham Núm. 2.)

Pero ¿qué significa eso?

Abraham 3:16 explica además que siempre hay una estrella más grande que otra, pero que Kólob es la mayor. No porque sea la más grande o la más brillante, sino porque es la que está más cerca de Dios. José Smith agrega una pieza más de la revelación en la primera descripción de fax 2: “Kólob, que significa la primera creación, próxima a lo celestial, o la residencia de Dios.”

Así también aprendemos que no sólo  Kólob está más cerca de Dios, sino que también es su primera creación, una creación que podemos suponer se encuentra cerca del centro del universo, o por lo menos, de nuestra galaxia, con el trono de Dios, donde Él se sienta “en el seno de la eternidad, que se encuentra en medio de todas las cosas” DyC 88:13

2. El cálculo de tiempo de Kólob es diferente al de la Tierra.

Si pudieras volar a Kólob en un abrir y cerrar de ojos. . . “Todos hemos cantado en algún momento esa canción, pero te has puesto a  pensar en lo que estás cantando? “volar” nos da la idea de llegar rápido a un lugar. Y, en parte, porque el tiempo funciona de forma diferente en Kólob que lo hace en la Tierra, es posible que algún día haremos viajes a través de la inmensidad del espacio “en un abrir y cerrar de ojos.”

Aprendemos en Abraham 3: 4-7 que un día en Kólob equivalen a 1.000 años en la Tierra debido a que Kólob gira más lentamente sobre su eje (véase también Facsímil 2: 1). Un poco más adelante, el verso 9 aclara, además, que el tiempo de Kólob es el mismo que el tiempo del Señor: “. . .Kólob, el cual es según la computación del tiempo del Señor. Este Kólob está colocado cerca del trono de Dios para gobernar a todos aquellos planetas que pertenecen al mismo orden que aquel sobre el cual estás.

Esto nos lleva a otro hecho interesante que conocemos: Cuando Adán y Eva estaban en el Jardín del Edén, su comprensión del tiempo era el mismo que Kólob, lo que significaba que era la misma que la de Dios. Abraham 5:13 dice: mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque en la ocasión en que de él comieres, de seguro morirás. Ahora bien, yo, Abraham, vi que era según el tiempo del Señor, que era según el tiempo de Kólob; porque hasta entonces los Dioses aún no le habían señalado a Adán su manera de calcular el tiempo. Esto tiene sentido, sobre todo si tenemos en cuenta que Brigham Young explicó una vez que la Tierra fue creada cerca de Dios y Kólob, pero que también cayó físicamente fuera de la presencia de Dios cuando la humanidad cayó:

Cuando la tierra se enmarco y se trajo a la existencia y el hombre se colocó sobre ella,  estaba cerca del trono de nuestro Padre en el Cielo. Y cuando el hombre cayó. . . la tierra cayó en el espacio, y tomó su residencia en este sistema planetario, y el sol se convirtió en nuestra luz. . . Esta es la gloria de donde viene la tierra, y cuando sea glorificada volverá otra vez a la presencia del Padre ” (Journal of Discourses Volume 17, pg. 143).

3. Kólob es la fuente de luz para otras creaciones.

 La Guía para el Estudio de las Escrituras explica la luz de esta forma:

Energía, poder o influencia divinos que proceden de Dios por medio de Cristo y que dan vida y luz a todas las cosas. Es la ley por la cual se gobiernan todas las cosas tanto en el cielo como en la tierra (DyC 88:6–13). 

Como la primera creación y la estrella más cercana a la fuente de toda luz, Dios,  tiene sentido que Kólob de su luz de una manera similar. La explicación de la figura 5 en Facsímil 2 en Abraham explica que el planeta Enish-go-on-dosh  “está cargado de la luz de Kólob a través  de Kae-e-vanrash, que es el. . . rector de potencia. . “. También dice más adelante que otras dos estrellas, Kli-flos-es-ES y Ja-ko-kau-haz, también reciben” luz de las revoluciones de Kólob “.

Incluso si ninguna de las ideas físicas sobre Kólob son interesantes o lógicas para ti, la analogía que se enseña sobre el Salvador y nuestro propio lugar en el universo es profundo. Porque, como nos recuerda Alma, “Ya has tenido bastantes señales; ¿quieres tentar a tu Dios? ¿Dirás: Muéstrame una señal, cuando tienes el testimonio de todos estos tus hermanos, y también de todos los santos profetas? Las Escrituras están delante de ti; sí, y todas las cosas indican que hay un Dios, sí, aun la tierra y todo cuanto hay sobre ella, sí, y su movimiento, sí, y también todos los planetas que se mueven en su orden regular testifican que hay un Creador Supremo.” (Alma 30:44)

Así como Kólob se describe como la estrella de gobierno más cercana a Dios, la que fue creada por primera vez, y la estrella que alumbra a todas las demás, también Cristo está a la diestra de Dios, el Primogénito del Padre, y nos alumbra a todos. Y si, al igual que las otras estrellas y planetas descritos en las escrituras, nos acercamos a Kólob, o Cristo, nuestra grandeza, gloria, conocimiento y felicidad se incrementarán. Eso es lo que deseo  pensar  la próxima vez que cante las palabras de la canción “si a Kólob puedieras acaso hoy volar.” Debido a que, con suerte, un día todos podremos hacerlo. 

El siguiente articulo fue escrito originalmente en LDSLiving.com y fue traducido al español por mormonsud.org

 

(Visited 59.098 times, 3 visits today)