Una de mis citas favoritas de la película “Anne of Green Gables” es cuando Anne le dice a su madre adoptiva, Marilla, que está en las “profundidades de la desesperación” después de teñirse accidentalmente el cabello verde. Cuando Marilla dice que no puede comprender, Anne le pide que trate de imaginarlo en su mente.

“¿Puedes imaginarte en las profundidades de la desesperación?”

“No, no puedo”, responde Marilla con firmeza. Y luego, un hermoso momento de enseñanza: “Desesperar es darle la espalda a Dios”.

La vida está llena de pruebas. Tiendo a ser una de esas personas exageradas, como Anne, que se desmorona cuando las cosas van mal. Pero la vida se pone realmente en perspectiva cuando ves a gente cercana a ti que tiene razones muy válidas para estar en las “profundidades de la desesperación” y sin embargo, de alguna manera, son capaces de encontrar paz y comodidad durante sus luchas, como tres valientes amigos míos que han combatido el cáncer en los últimos años.

Cuando mi querida amiga Melissa Taylor estaba esperando la llamada telefónica que le confirmara el retorno del cáncer de mama, dijo que era una bola de nervios.

Melissa Taylor sonriendo después de su tratamiento contra el cancer de mama

“Sentí miedo”, dijo, recordando la experiencia. Ahora ella está en remisión. “No quería oír el diagnóstico”.

Cuando le dijeron que el cáncer había vuelto por segunda vez, dijo que algo inusual sucedió. En vez de desmoronarse inicialmente y sentirse abrumada por el peso de la situación, dijo que tenía el sentimiento más abrumador de gratitud sobre ella.

“Lo más asombroso, es que el sentimiento de gratitud no era mío”, explicó con lágrimas. “Era como si me lo hubieran regalado. Me sentí agradecida de que lo hayan encontrado. Ese es el poder habilitador del Salvador. Nos da lo que no podemos conjurar para nosotros mismos, en el momento en que lo necesitamos”.

Todavía había momentos oscuros. “Poco a poco, mi mente comenzó a escribir historias aterradoras de cómo podría ser mi futuro”, dijo Melissa. “Me dejé llevar por el miedo, y pronto sentí que estaba en cautiverio”.

Un día, mi dulce amiga estaba llorando con su esposo, vocalizando estos miedos. Ella había alcanzado un punto bajo, y no encontraba una salida.

Su amoroso esposo susurró: “Puedo estar allí para ti, pero no puedo ir allí contigo”.

Fue en ese momento, cuando sintió que nadie podía entender lo que ella estaba pasando, fue ahí donde una imagen del Salvador apareció claramente en su mente.

“Me di cuenta de que el Salvador tenía el poder de liberar esos lazos de miedo. Él está siempre de nuestro lado, suplicando al Padre por nosotros, tan sinceramente como nosotros. Él siente lo que estamos sintiendo. Él es nuestro defensor. Y él siempre está allí.

Esa es la misma confirmación que mi amiga Lindsey Preston tuvo cuando su hija de un año, Harper, fue diagnosticada con un tumor cerebral canceroso el año pasado.

“Todo puede parecer tan abrumador y aterrador a veces”, dijo Lindsey. “Puedes sentirte muy solo y olvidado. Pero si recuerdas que el Padre Celestial te ama y tiene un plan para ti, esto te dará paz incluso en los momentos más desalentadores”.

Harper es una niña muy feliz. Ella tiene una actitud increíble en su lucha contra el cáncer.

Harper ha tenido cirugía de cerebro, trasplantes de médula ósea y acaba de terminar su última ronda de quimioterapia. Las complicaciones múltiples han surgido durante el tratamiento de Harper, y Lindsey ha pasado incontables horas en el hospital al lado de su hija.

“Sé que nuestro Padre Celestial sabe de Harper y de las cosas por las que estamos pasando. Él sabe sobre nuestro sufrimiento y dolor”, dijo, “pero sé que hay una razón por la que estamos experimentando estas cosas y él nos traerá la paz si acudimos a él”.

Acudir a Dios no siempre es fácil. Cuando lo peor parece suceder, es fácil preguntar, “¿por qué?” Pero es sólo cuando elegimos recurrir a Dios en lugar de alejarnos de él que podemos recibir su poder curativo milagroso, así lo puede comprobar nuestro buen amigo Jarem Hallows.

Jarem comenzó un inspirador blog llamado positiveforcancer.com cuando recibió un diagnóstico de cancer “positivo” hace varios meses.

“No sé por qué la jerga diagnóstico funciona así, pero de verdad me gusta el término cáncer positivo”, escribe Jarem. “Mis sentimientos hacia el cáncer son bastante simples es un monstruo… voy a someterse a una cirugía muy grande de boca, radiación en la boca y la garganta, y quimioterapiael triunvirato tratamiento del cáncer. Pero la parte más prolífica de mi tratamiento es la positividad.

“El resultado que esperamos es estar libre de cáncer y permanecer así durante el resto de mi vida. Pero mi búsqueda es hacer lo que (Élder) Neal Maxwell describió, tomar una copa amarga sin volverme amargo”.

Jarem Hallows recientemente diagnosticado con cáncer posa con su familia.

Las noches sin dormir acompañadas por un dolor insoportable, las visitas interminables al hospital, tubos de alimentación y la incapacidad de incluso ingerir líquidos han sido sólo un puñado de los monstruos diarios que Jarem ha tenido que enfrentar. Él es un padre amoroso de cinco niños hermosos y esposo de una mujer increíble, Camilla, quien está “luchando contra este cáncer como si fuera suyo”.

El domingo, Jarem se paró delante de nuestra congregación y dio un poderoso testimonio de esperanza y fe en nuestro Salvador Jesucristo. Habló sobre como nuestro Salvador escogió sufrir “dolores, aflicciones y tentaciones de todas clases … para que sus entrañas sean llenas de misericordia … a fin de que según la carne sepa cómo socorrer a los de su pueblo” ( Alma 7:11). -12 ).

Jarem habló de la increíble y abrumadora paz que él y Camilla han sentido en tiempos en que debieron sentirse desesperados.

“Para aquellos de ustedes que pasan por algo así por primera vez, es de esperar tener esos tipos de sentimientos (desesperados)”, escribió Jarem en su blog. “No te sientas culpable por cómo te sientes ni por dónde va tu mente. No te sientas culpable. Pero no dejes que esas emociones se arraigan. No son de ti y no serás tú.

“Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía; sino de poder, de amor y de dominio propio” (2 Timoteo 1: 7).

Confiar en Dios durante las profundidades de la desesperación puede hacer cosas milagrosas. Puede convertir el dolor en gratitud. Puede convertir el temor en fe. Puede convertir el pánico en paz. Puede convertir la ira en la aceptación de la voluntad y el tiempo de Dios.

“Algunas de estas cargas en la vida son demasiadas difíciles ​​de soportar para un ser humano”, me dijo Melissa. “Pero tenemos un Salvador que las soporta para que nosotros no tengamos que hacerlo. Si creemos en él, serán levantadas y aligeradas, ‘de manera que no podréis sentirlas sobre vuestras espaldas’ (Mosíah 24:14). Sé que esto es cierto.

 

Artículo escrito por . Publicado en Deseret News. Traducido para mormonsud.org
(Visited 446 times, 1 visits today)