Lidiar con la depresión

He lidiado con la depresión desde que tenía 12 años. Eso es aproximadamente dos décadas (por favor, no saques la cuenta) de aprender lo que funciona, lo que no funciona, y cómo mantener mi cordura. Definitivamente no he aprendido todo lo que hay que saber, y la depresión es una bestia en constante cambio, el camaleón que parece encontrar su camino en todos los aspectos de tu vida. Pero he aprendido lo suficiente para ayudarme no solo a superar los tiempos difíciles, sino a encontrar alegría en la vida.

Si estás pasando por esto, entonces aquí están los trucos y consejos que me han ayudado:

1. Lee las escrituras y ora

cómo vencer la depresión

Sé que esto parece 1) obvio o 2) inútil. Pero es número uno por una muy buena razón: la vida es mejor cuanto estás más cerca de Dios.

Básicamente, tener el Espíritu de Dios con ustedes trae luz a sus vidas. Dios es igual a la luz y la luz es igual a la felicidad.

La desesperación no puede prosperar en un corazón lleno de luz, y un corazón está lleno de luz cuando está cerca de Dios.

Además, la oración y el estudio de las escrituras son un conducto para el Señor. Pasé los primeros cuatro años de mi depresión-casi toda la escuela secundaria- casi siempre en oración, a veces horas y horas de rodillas. Yo no estaba curada mágicamente, pero era fortalecida. Incluso ahora, después de años de lidiar con ella, todavía encuentro fortaleza en la oración y ayuda y respuestas en las escrituras.

2. Haz lo que amas

cómo vencer la depresión

La depresión puede hacer que te retraigas dentro de ti mismo, descuidar la vida a favor de la supervivencia. El círculo vicioso es que cuanto más te enfocas en la supervivencia, más descuidas aquellas cosas que te ayudarán a vivir; cuanto más dejas de hacer las cosas que amas, más te hundes en un pantano de infelicidad.

Por lo tanto, incluso cuando es difícil, aún cuando quieras acurrarte y permanecer en la cama todo el día y bloquear al mundo, haz lo que te gusta. Tal vez no puedas pensar en lo que amas en este momento, pero cuanto más lo intentes, más fácil lo conseguirás. Un día serás feliz de que persististe.

3. Socializar

cómo vencer la depresión

¿Otro efecto molesto de la depresión? Esconderte del mundo y de las personas dentro de él. Pero esto es un error porque la gente puede traer luz y alegría. La familia y los amigos quieren ayudarte y simplemente tener otro ser humano para compartir tus problemas, puedes hacer una gran diferencia. Además, estar solo es aún más deprimente. La soledad y la depresión se acumulan una sobre otra. No te hagas eso a ti mismo; no hagas tu vida aún más difícil y tu depresión aún más fuerte.

4. Servir

cómo vencer la depresión

Cuando estás deprimido, estás concentrado casi exclusivamente en ti mismo; es ese molesto mecanismo de supervivencia. Todo tu esfuerzo y pensamiento se van al tratar de mantenerte en marcha, en hacerlo a través de solo un día más. Otro error. Si puedes cambiar tus pensamientos fuera de ti mismo, a alguien más, sentirás que tus cargas se aligeran. Incluso un momento de tregua puede darte fuerza. No tienes que hacer nada grande. Lavar los platos para tu madre o compañero de cuarto o cónyuge; llamar a un amigo en necesidad; visitar un asilo de ancianos. Ve en línea a [] (índice, solo sirve).  LLevar las cargas de los demás puede llevar las tuyas propias.

5. Obtén ayuda

cómo vencer la depresión

Ya se trate de medicamentos, terapia o consejería, obtén ayuda. No hay vergüenza en hacer ninguna de estas cosas. Durante unos dos años mis padres se angustiaron sobre cómo ayudarme.

Hablaba con un profesional, pero no me fue bien. La medicación era una opción, pero no querían ponerme en algo de lo que tendría que depender para el resto de mi vida … No era tan exigente. Solo quería que la agonía se aliviara. Es una larga historia corta y algo de intervención divina, y finalmente me dieron medicamentos que cambiaron mi vida de la noche a la mañana. La diferencia era dramática y sorprendente.

El tipo de ayuda depende de tus circunstancias. Tal vez tienes un desequilibrio químico, como yo, y necesitas medicación. Tal vez estás pasando por un momento difícil y necesitas hablar con un tercero, alguien que no te conoce. Sea cual sea tu circunstancia, obtén ayuda y no te preocupes por lo que piensen los demás. No es su vida; es la tuya.

6. Desarrolla hábitos saludables

cómo vencer la depresión

La forma en que el cuerpo, el cerebro y el espíritu están tan interconectados es un misterio que el hombre todavía tiene que averiguar. Sí, hay teorías, pero todo se reduce a una que afecta a todos. ¿No te sientes físicamente enfermo o cansado cuando estás deprimido? Aunque el hombre no entienda completamente esto, Dios lo hace. De lo contrario, no nos habría dado la Palabra de Sabiduría hace más de un siglo, mucho antes de que la ciencia hubiera hecho la conexión entre bienestar físico y mental.

Haz ejercicio

Yo corro todos los días. Tengo que hacerlo. Es la carrera, la actividad física despeja mi mente y me ayuda a aliviar la tensión. En los días que no corro, me siento enferma del cuerpo y el espíritu. Correr, obviamente, no es para todos. Caminar. Hacer yoga. Levantar pesas. Caminatas. Así que haz algo que te motive de alguna manera.

Come saludable

Al igual que el ejercicio puede ayudarte físicamente y por lo tanto emocionalmente, así como una dieta saludable. ¿Sabes el coma alimenticio al que te sometes después de Acción de Gracias?

Estás lleno de pavo y pastel, y lo siguiente que sabes es que estás dormido y babeando en el sofá. ENTONCES te despiertas y sientes como si un camión te hubiera golpeado. Así es como me siento cuando como demasiado azúcar, pero el camión es la depresión.

Saber cómo los alimentos te afectan y comer moderadamente son tu camión teórico.

Duerme

La depresión estropea todo tipo de cosas, una de los cuales son los ritmos naturales del sueño. Cuando estoy pasando por un período de depresión, me encuentro incapaz de quedarme dormida por la noche y dormir demasiado tarde al día siguiente. No sé lo que es, pero este es un fenómeno bastante común entre las personas con problemas emocionales / mentales.

Al mismo tiempo, siempre me siento emocionalmente mejor cuando logro despertarme temprano.

Aunque no siempre es posible, trata de mantener un buen horario de sueño: ve temprano a la cama y levántate temprano.

7. Se paciente

cómo lidiar con la depresión

Vas a tener días malos (yo los llamo mis días oscuros), esas veces cuando pareces estar en un agujero a pesar de todo lo que has hecho. Puedes haber hecho todas las cosas de esta lista religiosamente (yo lo hago), y todavía encontrarte luchando con la depresión.

Se paciente contigo mismo y con el Señor. No hay una cura mágica, ningún tratamiento que te haga “normal”. Está bien. Una vez que llegan esos oscuros sentimientos, examínalos. Pregúntate a ti mismo por qué estás teniendo un mal día, y lo sucedido puede ser algo que puedas tratar. Tal vez tienes un problema con un miembro de la familia o escuchaste una historia triste. Arregla lo que puedas y ten fe cuando te enfrentas con algo que no puedes.

8. Ámate a ti mismo

Ámate a ti mismo, ama el alma increíble y única, que eres y que vale la pena. No importa lo que creas que hiciste, lo que pareces o lo horrible que te sientes, eres divino e importante. Permite que esa alma increíble brille de aquí en adelante. Si no puedes apreciarte con todo tu ser como un hijo de Dios, entonces comienza por algo pequeño. Busca algo bueno en ti mismo. Si no puedes encontrar algo, pregúntale a un amigo o familiar. O a mí. Hay mucho para amar.

9. Comienza un diario de la felicidadcómo vencer la depresión

Así de “cerebrito” como esto suene, ayuda. Tengo una colección de citas y pensamientos e imágenes que me hacen feliz. Cada vez que me encuentro con algo que eleva mi corazón, lo agrego a la pila. Es posible que desees anotar en tu diario algunas cosas todos los días que sean buenas. Hice esto durante un año entero después de que mi hermano murió, y descubrí la belleza en las pequeñas cosas.

10. Elige la alegríacómo vencer la depresión

Lo más importante, tienes que elegir la alegría. La felicidad no solo sucede; tiene que ser una decisión, un esfuerzo. Incluso durante esos malos momentos, especialmente durante esos malos momentos, sonríe. Sonríe y elige alegría.

Este artículo fue escrito originalmente por Allison Weber y fue publicado en MormonHub.com, con el título How to Deal with Depression (From Somebody Who Knows) Español © 2017

(Visited 1.484 times, 3 visits today)