Esta semana, mi esposa y yo asistimos al concierto de Incubus en West Valley City, Utah. Incubus era una de las bandas favoritas de mi esposa cuando era adolescente. También conseguí ver a Jimmy Eat World, así que fue una situación de ganar – ganar.

Este fue nuestro primer concierto en ese lugar en particular, fue un gran retroceso a nuestros días de conciertos de cuando éramos más jóvenes. La cerveza fluía libremente. La gente estaba botando humo de izquierda a derecha (pero de e-cigs ahora). Había tantos tatuajes como asistentes al concierto. A mitad del espectáculo, olimos el familiar aroma de marihuana que indicaba un mayor nivel de emoción por parte de algunas personas detrás de nosotros. También había un amplio espectro de relaciones, tanto tradicionales como de otro tipo.

Las diferencias eran evidentes. Se desvanecieron debido a la causa común que nos había reunido a todos juntos esa noche y nos mantuvo apiñados juntos durante la lluvia torrencial.

La comunidad que nos unió trascendió las diferencias que podrían habernos dividido en otros lugares.

¿Unidos o aislados?

amar al projimo

Cuando leí la reciente publicación del blog “Una carta a los mormones” de una madre de Arizona llamada Renee, que estaba tan desanimada por sus sentimientos de aislamiento y exclusión que se originaron en sus vecinos SUD. Podía imaginar sus súplicas pronunciadas por muchas de las personas en mi propia comunidad del condado de Utah.

En la Iglesia -particularmente en lugares donde un alto porcentaje de la población es SUD- tendemos a agruparnos con personas que son similares a nosotros. Esto no es exclusivo de la cultura SUD, de ningún modo. Sin embargo, el dolor de la exclusión puede sentirse particularmente agudo en una gran comunidad SUD por algunas razones.

  • Nuestros hijos pasan mucho tiempo juntos. Los niños SUD que asisten a la misma escuela, a menudo asisten al mismo barrio, asisten a las mismas clases de seminario, asisten a las mutuales durante las noches en la semana, van a acampar juntos y luego pasan 3 horas juntos el domingo (sin incluir charlas fogoneras u otras actividades extracurriculares de la iglesia).
  • Los adultos pasan mucho tiempo juntos. Si no vamos a la escuela juntos, enseñamos en casa, hacemos orientación familiar, servimos en llamamientos, entregamos alimentos. Y por lo general nos metemos en los asuntos de los demás mucho más de lo que podríamos con personas que no son miembros de la Iglesia. Sin mencionar el hecho de que los domingos (o el 50% de nuestros días de descanso) se dedican exclusivamente a actividades familiares o religiosas, a menudo con exclusión de amigos que no son de nuestra fe.
  • Lo hacemos todo. Algunos tienen negocios, estamos en los ayuntamientos, tenemos un monopolio cercano en el programa de scouts. Estamos en los concejos de reglamentación y comisiones-básicamente, tenemos mucho que decir sobre cómo se hacen las cosas en nuestras comunidades.

Piensa en los niños

amar al projimo

Hacer amigos de adulto es bastante difícil. Incluso con toda la vida social incorporada que la Iglesia nos da. Imagínate tratando de hacer amigos cuando todos los demás adultos a tu alrededor pasan tanto de lo que llamas “tiempo libre” dedicado a una organización comunitaria. Una organización que les permite interactuar constantemente entre ellos mismos, y nunca con ustedes.

Ahora, para dar un paso más allá, imagina ser un niño que no tiene ninguna de esta perspectivas o contexto. Imagina invitar a amigos a venir a jugar y luego se les dice inexplicablemente que sus amigos no pueden venir-para decirlo sin rodeos-por lo que eres.

El élder M. Russell Ballard enseñó lo siguiente en un discurso en la Conferencia General de octubre de 2001 titulado “Doctrina de la Inclusión”:

En ocasiones escucho acerca de miembros que ofenden a los de otras religiones al pasarlos por alto y no incluirlos en su círculo de amistades. Eso puede suceder especialmente en comunidades donde nuestros miembros son la mayoría. He escuchado acerca de padres de criterio limitado que dicen a sus hijos que no pueden jugar con cierto niño del vecindario porque su familia no pertenece a nuestra Iglesia. Ese tipo de comportamiento no va de acuerdo con las enseñanzas del Señor Jesucristo. No entiendo por qué un miembro de nuestra Iglesia permitiría que sucediera ese tipo de cosas”…

El Señor espera mucho de nosotros. Padres, les ruego que enseñen a sus hijos y que ustedes mismos practiquen el principio de la inclusión y no el de la exclusión debido a diferencias religiosas, políticas o culturales“.

Deja que tus acciones hablen por sí mismas

amar al projimo

Con todas las demandas que se nos imponen en las obligaciones de la Iglesia, del trabajo y de la familia, puede ser difícil hacer tiempo para llegar y asegurar que los vecinos que no sean de nuestra fe estén incluidos en nuestra comunidad.

El élder Dallin H. Oaks, en su conferencia de octubre de 2014 titulada “Amar a los demás y vivir con las diferencias”, ofreció seis sugerencias sobre cómo podemos incorporar este tipo de acciones de manera efectiva en nuestras vidas:

  1. Vive en el mundo. Regularmente pasan tiempo en lugares donde interactúan con personas que no son de nuestra fe. Demostrar amor a esas personas a través de sus acciones.
  2. Elige la paz en vez de la contención. Hay suficiente disputa en el mundo- busca un terreno común con la gente donde construir sobre él.
  3. Vive el evangelio. Mientras interactuamos con alguien, es crucial que vivamos los estándares que sabemos que son correctos.
  4. Amar, escuchar y mostrar preocupación. Acepta que la mayoría de la gente sostienen creencias sinceras que difieren de las nuestras – celebrar sus triunfos, llorar sus pérdidas, y muestra genuina caridad.
  5. Deja que los niños jueguen. La Iglesia no es inmune a que los jóvenes participen en conductas pecaminosas. Distanciar a nuestros hijos de personas que no son de nuestra fe no los protegerá del pecado ni les enseñará la caridad.
  6. Ama, ama, ama. Este es un hilo común en todos estos principios, pero eso es porque es un mandamiento de Dios. Es también una llave a la felicidad en esta vida.

En lugar de dejar que nuestras diferencias nos dividan, vamos a buscar un terreno común con nuestros vecinos. Nunca se sabe, su nuevo mejor amigo podría estar viviendo al lado.

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Andrew Apsley y fue publicado en MillennialMorms.com, con el título Love Your Neighbors? We’re Doing it Wrong Español © 2017

(Visited 594 times, 4 visits today)