El siguiente es un extracto de Memorable Stories and Parables de Boyd K. Packer.

Hace unos días visité una gran concesionaria de automóviles, donde vi muchos automóviles nuevos. Uno en particular me llamó la atención: un modelo deportivo descapotable, con todo el equipo elegante que puedas imaginar. Tenía un botón pulsador de todo y más caballos de fuerza que una división de caballería. ¡Cómo hubiera disfrutado de un auto así cuando estaba en la escuela secundaria! Se me ocurrió que podrías estar interesado en ser dueño de un automóvil como ese.

¿Tienes imaginación? Imagina conmigo que soy tu benefactor; que he decidido darle a un adolescente típico un automóvil como este, y tú eres el elegido. En la noche de la presentación, veo que no tienes la capacidad económica para manejar un automóvil como este, así que generosamente incluyo gasolina, aceite, mantenimiento, llantas gratis, todo lo que tu auto necesitaría, y las facturas de todo esto, correrían por mi cuenta.

¡Cómo disfrutarías de ese auto! Piensa en conducirlo a la escuela mañana. Piensa en todos los nuevos amigos que de repente obtendrías.

Ahora, tus padres podrían dudar en dejar que uses este automóvil libremente, así que los visitaría. Estoy seguro de que estarían reacios, pero digamos que debido a mi posición como uno de los líderes de la Iglesia, ellos darían su consentimiento.

Imaginemos, entonces, que tienes tu automóvil, todo para usarlo, libertad para manejarlo.

Supongamos que una noche te invitan a asistir a una reunión social de la Iglesia. “Hay suficiente espacio en mi camioneta”, dice tu maestra. “Puedes dejar tu auto en casa”.

Cuando vienen a llevarte a la fiesta, de repente recuerdas tu nuevo descapotable estacionado en el borde con la capota abajo. Vuelves rápidamente a la casa y le das las llaves a tu padre, pidiéndole que lo ponga en el garaje, porque te parece que podría llover. Tu padre, por supuesto, acepta obedientemente. (Es interesante cómo se han vuelto obedientes los padres en estos días).

Cuando llegas a casa esa noche notas que tu auto no está en la acera. “Mi buen y querido papá “, meditas, “siempre dispuesto a ayudar”. Pero cuando la camioneta se detiene en el camino de entrada y las luces se encienden en el garaje, ves que está vacía.

Te apresuras hacia la casa, encuentras a tu padre y haces esa pregunta muy urgente.

“Oh, se lo presté a alguien”, responde.

Entonces imagina, imagina seriamente, una conversación como esta:

“Bueno, ¿quién era?”

“Oh, ese chico que viene aquí regularmente”.

“¿Que chico?”

“Oh, ese chico … Bueno, lo he visto pasar aquí varias veces en su bicicleta”.

“¿Cúal es su nombre?”

“Me temo que no lo sé”.

“Bueno, ¿a dónde se llevó el auto?”

“Eso realmente no quedó claro”.

“Bueno, ¿cuándo lo traerá de vuelta?”

“Realmente no hubo un acuerdo sobre eso”.

Entonces supongamos que tu padre te dijera con cierta impaciencia:

“Ahora, cálmate. Entró corriendo aquí. Necesitaba un automóvil. No lo estabas usando. Parecía tener una prisa frenética por algo, y parecía un chico honesto, así que le di las llaves. Ahora, relájate y vete a la cama. Cálmate”.

Supongo que bajo las circunstancias mirarías a tu padre con esa expresión perpleja y te preguntarías si alguna conexión importante en su mecanismo de pensamiento se habría aflojado.

Se necesitaría un padre tonto para prestar un equipo tan caro en un arreglo como ese. Particularmente uno que te pertenecía.

Estoy seguro de que has anticipado la moraleja de esta pequeña ilustración. Tú en la edad de escuela secundaria, es en estos años que comienzas a salir en citas; esta costumbre de dos grupos de padres que dejan a sus adolescentes salir el uno con el otro para el propósito necesario e importante de encontrar su camino hacia la madurez y, finalmente, hacia el matrimonio.

salir en citas

“Tal vez por primera vez te das cuenta, y comienzas a resentir, el interés de tus padres y la supervisión de tus actividades. Las citas conducen al matrimonio. El matrimonio es un convenio religioso sagrado, y en su expresión más exaltada puede ser un convenio eterno. Cualquier preparación relacionada con el matrimonio, ya sea personal o social, nos concierne como miembros de la Iglesia.

Ahora, les hablo muy claramente, mis jóvenes amigos. Si tienes la edad suficiente para salir, tienes la edad suficiente para saber que tus padres no solo tienen el derecho sino la obligación sagrada, y están bajo el consejo de los líderes de la Iglesia para preocuparse por tus hábitos de noviazgo.

Si eres lo suficientemente maduro como para salir, eres lo suficientemente maduro como para aceptar sin argumentos infantiles y juveniles su autoridad como padres para establecer reglas de conducta para ti”.

Ningún padre sensato le prestaría su nuevo convertible a nadie, para ir a cualquier parte, para hacer cualquier cosa, para volver en cualquier momento. Si tienes la edad suficiente para salir, eres lo suficientemente mayor como para ver la necedad de los padres que podrían dejar a sus propios hijos en este tipo de arreglos. No preguntes a tus padres para permitirle a ti, su posesión más preciada, salir con esos acuerdos endebles.

En realidad, el préstamo del automóvil no sería tan serio como supones, ya que si se destruyera por completo, podría ser reemplazado. Pero hay algunos problemas y algunos riesgos con las citas para los que no hay una solución tan afortunada.

Cuando seas lo suficientemente mayor deberías empezar a salir. Es bueno que los hombres y mujeres jóvenes aprendan a conocerse y apreciarse mutuamente. Es bueno para ti ir a juegos y bailes y picnics, para hacer todas las cosas de jóvenes. Animamos a nuestros jóvenes a salir. Los alentamos a establecer altos estándares de citas.

¿Cuándo es la edad suficiente?

salir en citas

La madurez puede variar de persona a persona, pero estamos más bien convencidos de que las citas no deberían comenzar hasta que estén bien entrados en la adolescencia. Y luego, las citas ideales son grupales. Nada de citas estables de baile y citas regulares.

salir en citas

Las citas estables constantes son el noviazgo, y seguramente el comienzo del noviazgo se debe retrasar hasta que casi hayas salido de la adolescencia. Las citas no deben ser prematuras. Deberías apreciar a tus padres si lo ven así. Las citas no deberían ser sin supervisión, y deberías agradecer a los padres que lo ven de esa forma. Se abierto con tus padres. Comunícate con ellos. Conversa sobre tus problemas con ellos. Haz una oración con ellos antes de un evento de citas. Permanezcan en actividades grupales. No te emparejes. Evita las citas constantes. El momento adecuado para comenzar un noviazgo es cuando has salido de la adolescencia. Cumple los consejos de tu obispo, de tu sacerdocio y de tus maestros auxiliares, de tu maestro de seminario.

Este artículo fue escrito originalmente por Élder Boyd k. Packer, es un extracto de Memorable Stories and Parables de Boyd K. Packer y fue publicado en ldsliving.com, con el título What If an Apostle Gave You a Sports Car? (An Elder Packer Parable for Teens) Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company

(Visited 666 times, 1 visits today)