Podrías pensar que todo el mundo lo hace. Los adolescentes de todo el mundo están teniendo relaciones sexuales, ¿verdad? Entonces, ¿por qué no? Antes de ceder a la tendencia que los medios quieren que creas, echa un segundo vistazo a esos números sobre la sexualidad adolescente. Porque no son lo que piensas.

Según los números

Sí, demasiados adolescentes son sexualmente activos, y esto crea una serie de problemas que no se limitan a las ETS y los embarazos no deseados. La actividad sexual puede causar depresión, pena y baja autoestima. Sin embargo, los números que fueron una vez tan altos como 51 por ciento y 60 por ciento en 1988 para las jovencitas y jovencitos  respectivamente han caído a 42,4 por ciento y 44,2 por ciento, según el Instituto de Estudios Familiares (IFS). Dicho de otra manera, menos de la mitad de los adolescentes han tenido relaciones sexuales, lo cual está muy lejos de lo que se ve en la televisión, en los medios de comunicación social y en las revistas.

Medios inmorales

No estamos hablando solo de pornografía aquí. Evitarlo eso es un hecho. Estamos hablando de los medios regulares que tú ves en tu teléfono o TV o revistas, cosas que hacen quebel sexo parezca un aspecto normal de la vida adolescente (que no lo es).

Por ejemplo, Teen Vogue ha ido tan lejos como publicar artículos que le dicen a los niños cómo masturbarse y tener sexo anal y oral. Estos son artículos que los padres y adolescentes asumen como una fuente de medios legítimos. Están promoviendo el sexo para todos los intentos y propósitos. Gracias a  The Activist Mommy, los padres horrorizados están tratando de sacar la revista de los estantes por dañina y pornográfica.

Apoyar a los adolescentes 

Lo que los adolescentes necesitan es apoyo para elegir renunciar al sexo. Ellos necesitan que la sociedad respete y haga lo que pueda para ayudarlos a mantenerse fieles a sus elecciones, y esto significa no publicar artículos dañinos diseñados para descarrilar sus buenas intenciones. Esto también significa que los padres y las familias los alienten con entusiasmo.

Valores y Moralidad

Cuando se les preguntó por qué no tenían relaciones sexuales, los adolescentes declararon en gran medida que era debido a su religión o moral, seguido por no estar listos todavía. El posible embarazo y las ETS son un distante tercero y quinto en el espectro.

¿Qué significa esto? Significa que los valores y la moral son fundamentales. El IFS afirma:

“En primer lugar, nos dice que los valores importan más
a los adolescentes que evitar las ETS o incluso el embarazo (que fue el tercero
en la lista de jóvenes y jovencitas). Y las personas que más forman los valores de los
jóvenes sobre el sexo, incluyendo qué tipo de relación significa la
“persona adecuada”, son los padres, que consistentemente se muestra
que tienen la mayor influencia en los adolescentes cuando se trata de sexo.”

Una familia fuerte

La Campaña Nacional para Prevenir el Embarazo Adolescente y No Planificado se basa en la idea de que los padres influyan en sus hijos. Dice, según lo informado por el IFS:

“Los adolescentes que están cerca de sus padres y se sienten apoyados por ellos tienen más probabilidades de abstenerse de tener relaciones sexuales, esperar hasta que sean mayores para comenzar a tener relaciones sexuales, tener menos parejas sexuales y usar  anticonceptivos más consistentemente”.

Si esto no es suficiente de una recomendación para una vida familiar fuerte, entonces tal vez estos números te convencerán: más de la mitad de los adolescentes que tienen relaciones sexuales no viven con sus dos padres. Míralo de esta manera: los adolescentes que viven con sus padres (biológicos o adoptivos) son mucho menos propensos a tener relaciones sexuales.

Saber que está bien

Pero quizás la manera más sencilla de apoyar a tu hijo (u obtener apoyo de tu familia) es hacerles saber que está bien ser virgen y que NO todo el mundo lo está haciendo. Es tan simple como eso. Al menos el 86 por ciento de los adolescentes dicen que saber ser virgen no es vergonzoso -pero una insignia de honor – es útil. Y el 66 por ciento dice que saber que no están solos en la espera les ayudaría (y a otros) a esperar.

Alrededor del 65 al 70 por ciento de los adultos jóvenes desearían tener más educación sexual, pero no el típico “cómo poner un condón en un plátano” o el tipo de educación mecánica. Ellos deseaban haber sabido sobre el amor y la emoción en lo que respecta al sexo porque no estaban preparados para las consecuencias emocionales.

Resulta que los adolescentes necesitan mucho menos conocimientos sobre cómo tener relaciones sexuales (no gracias Teen Vogue), pero más apoyo en retrasarlo, en la comprensión de que todas las implicaciones emocionales que vienen con él se exploran mejor bajo los lazos de matrimonio.

Este artículo fue escrito originalmente por Allison Weber y fue publicado en MormonHub.com, con el título The Reality of Teen Sexuality: No, Not Everyone’s Doing It Español © 2017

(Visited 964 times, 1 visits today)