La Segunda Venida de Cristo – Varias religiones tienen puntos de vista sobre el fin de la vida tal como la conocemos y el inicio de una era de paz.

En el Islam, el día de juicio será precedido por la llegada del “Mahdi”, que gobernará durante un período de tiempo para poner al mundo en un camino hacia la era milenaria. Con la ayuda de Jesús, el Mahdi librará al mundo del mal.

El nombre de Muhammad Al-Mahdi con caligrafía islámica como aparece en Al-Masjid an-Nabawi.

El nombre de Muhammad Al-Mahdi con caligrafía islámica como aparece en Al-Masjid an-Nabawi.

Los judíos esperan que el Mesías sea parecido al Rey David, un gran conquistador y hombre santo que dará inicio a mil años de paz.

El Rey David. Vía LDS.org

La mayoría de los cristianos esperan un tiempo de amarga tribulación como se describe en el Libro de Apocalipsis. Una minoría esperan ser arrebatados antes de los siete años de tribulación, durante el cual los justos serán llevados. Los malvados serán quemados en la segunda venida de Cristo, lo que comenzará su reinado mileniario.

la segunda venida de Cristo

Todas estas creencias hablan de “los justos” y de “los impíos“, con los justos siendo salvos y los impíos destruidos. Pero, ¿quiénes son los justos, y quiénes son los impíos?

Muchos cristianos creen que sólo aquellos que se han entregado a Cristo lo lograrán.

En el Libro de Mormón

Recuerda que Cristo no juzga como nosotros. Como dice en 1 Samuel 16: 7,

“… porque Jehová no mira lo que el hombre mira, pues el hombre mira lo que está delante de sus ojos, pero Jehová mira el corazón“.

Así, podría ser difícil para nosotros mirar alrededor y decir quién es” justo “y quién es “impío”.

La destrucción que precedió a la venida de Cristo en el Libro de Mormón nos da una idea de quién será salvo para recibirlo.

El Libro de Mormón registra que Jesús visitó la antigua América después de su muerte en la cruz. Los antiguos habitantes de las Americas experimentaron los mismos terremotos y desastres que ocurrieron cuando el salvador murió por nuestros pecados.

Durante los tres días de oscuridad que siguieron a horribles desastres naturales, los sobrevivientes, aislados e incapaces de moverse en la oscuridad, tuvieron tiempo para la introspección.

... se les oía quejarse y lamentarse, diciendo: ¡Oh, si nos hubiésemos arrepentido antes de este grande y terrible día, y no hubiésemos matado y apedreado y echado fuera a los profetas, entonces nuestras madres y nuestras bellas hijas y nuestros niños habrían sido preservados, …. Y así, grandes y terribles eran los gemidos del pueblo. (3 Nefi 8:25)

la segunda venida de Cristo

Estos eran los más justos del pueblo, aquellos que habían sido perdonados. El Cristo resucitado apareció más tarde en el Templo de Abundancia. Después de realizar muchos milagros y enseñar al pueblo, ordenó a doce discípulos para predicar el arrepentimiento y a bautizar y organizar al pueblo. Entonces sucedió esto:

Y eran arrojados en la prisión por aquellos que no pertenecían a la iglesia. Y las prisiones no podían contenerlos, porque se partían por la mitad. Y eran arrojados en la tierra; pero herían la tierra con la palabra de Dios, de tal modo que por su poder eran librados de las profundidades de la tierra; y, por tanto, no podían cavar fosos de hondura suficiente para contenerlos. Y tres veces fueron arrojados en un horno, y no recibieron daño alguno. Y dos veces fueron arrojados en un foso de animales feroces; y he aquí, jugaron con las fieras como un niño con un cordero de leche, y no recibieron ningún daño. (3 Nefi 28: 19-22).

¿Qué? Espera un minuto…

Las personas que hicieron estas cosas no eran miembros de la iglesia de Cristo, sino que habían estado entre los más justos y por lo tanto fueron salvados de la destrucción que precedió a la venida de Cristo. ¿De verdad? ¿Eran gente justa?

Pero entonces mira lo que sucede:

Y ocurrió que en el año treinta y seis se convirtió al Señor toda la gente sobre toda la faz de la tierraobraban rectamente unos con otrosy ciertamente no podía haber un pueblo más dichoso entre todos los que habían sido creados por la mano de Dios (4 Nefi, versos seleccionados).

La gente que trató de matar a los discípulos del Salvador fueron convertidos y nunca cayeron. Eran como el pueblo de Ammón quienes…

se distinguían por su celo para con Dios, y también para con los hombres; pues eran completamente honrados y rectos en todas las cosas; y eran firmes en la fe de Cristo, aun hasta el fin. (Alma 27:27)

En pocas palabras: Dios salvará a aquellos que Él sabe que se convertirán y serán fieles. Sería terriblemente difícil para nosotros juzgar quiénes podrían ser esas personas. Serán de todas las creencias y también de ninguna fe.

Viviendo una Ley Terrestre

la segunda venida de Cristo

En la sección 76 de Doctrina y Convenios, el Señor explica las normas de los que heredan el Reino Terrestre (vs 71 – 80):

  • Algunos mueren sin ley
  • Algunos no reciben el evangelio en la carne, sino que lo aceptan en el mundo espiritual
  • Algunos no son suficientemente valientes en su testimonio de Jesús para alcanzar la presencia de Dios

Durante el reinado milenario de Cristo, la tierra estará en un estado terrestre, también llamado paradisíaco, igual que fue el Jardín del Edén. Sólo aquellos que pueden tolerar por lo menos una ley terrestre pueden vivir durante ese tiempo. Entonces, serán tanto terrestres como celestiales.

Este es otro estándar que podemos usar para saber quién sobrevivirán en el milenio.

El “Fuego” de la Venida de Cristo

la segunda venida de Cristo

“Y será contestado sobre su cabeza, porque la presencia del Señor será como el fuego de fundición que abrasa, y como fuego que hace hervir las aguas” (DyC 133: 41).

“Su gloria es fuego consumidor. Los orgullosos y rebeldes son como rastrojo; ellos serán quemados y dejados como sin raíz ni rama; Él arrasará la tierra con las ardientes inundaciones de su ira, y la inmundicia y las abominaciones del mundo serán consumidas” (Penrose, “Second Advent”, 583).

Cuando el Señor venga en su gloria, con fuego ardiente, ese fuego limpiará la viña y quemará la tierra. En ese día, tan intenso será el calor y tan universal el fuego, que los mismos elementos de los que esta tierra está compuesta se derretirán. Los montes, altos y gloriosos y hechos de roca sólida, se derretirán como cera. Se fundirán y fluirán por los valles. La misma tierra, tal como está ahora constituida, será disuelta. Todas las cosas arderán con calor ardiente. Y de él vendrán nuevos cielos y una tierra nueva donde habitará la justicia (McConkie, Millenial Messiah, 526-27).

Cuando Dios dice que destruirá al impío por fuego, es la gloria de Cristo lo que es este fuego consumidor. Sólo aquellos que son “vivificados” para vivir una gloria terrestre sobrevivirán. Estos hijos de Dios serán de todo tipo de creencias, culturas, razas y etnias, durante el Milenio, “… toda rodilla se doblará, y toda lengua confesará” delante de él.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Gale Boyd y fue publicado en MormonHub.com, con el título Who will Survive the Second Coming of Christ? Español © 2017

(Visited 4.538 times, 3 visits today)