Los misioneros deben valorar y utilizar el Libro de Mormón por sobre todas las otras herramientas proselitistas que Dios les ha brindado, dijo el Élder Jeffrey R. Holland y la hermana Patricia Holland el 25 de junio.

También te puede interesar: Lo que un escritor Católico le preguntará al Papa Francisco sobre la obra misional Mormona

“Temo que por mucho que reverenciemos este registro como la piedra angular de la Restauración, no lo hayamos reverenciado lo suficiente,” declaró el Élder Holland del Quórum de los Doce Apóstoles.

Durante el Seminario de Liderazgo de Misión 2018, el Élder y la hermana Holland abordaron este tema, “Cristo y el Libro de Mormón,” centrando sus comentarios en Doctrina y Convenios 5.

En esta sección, que data de marzo de 1829, el Señor le dice a José Smith que tiene el don de traducir el Libro de Mormón y que Él “no le concedería [a José] otro don hasta que lo realizara,” explicó la hermana Holland.

“Ahora, piensen en esto,” agregó el Élder Holland. “La Restauración recién está comenzando. Consideren todo lo que el Señor necesitaba que José hiciera antes de ese fatídico día en que moriría martirizado en Carthage con solo 38 años y medio de edad.”

Y, sin embargo, añadió, el Señor le instruyó a José: “No hagas nada hasta que traduzcas el Libro de Mormón y lo publiques al mundo.”

Por supuesto, el Libro de Mormón no es el único mensaje misional de la iglesia, dijo la hermana Holland, y “no será nuestro único regalo para los demás.”

No obstante, si los santos de los últimos días pueden ver el Libro de Mormón de la manera en que el Señor le enseñó a José a verlo, esto conduciría a unir testimonios y preservar a los conversos.

libro de mormón

“Debido a que ésta es la evidencia más pura y clara que tenemos de la divinidad del Señor Jesucristo, cuya Iglesia esta es y cuyos testigos nuestros misioneros deben ser,” explicó la hermana Holland.

Esta no es solo la iglesia de las familias felices, Steve Young y Danny Ainge, el Coro del Tabernáculo, o los bailarines folclóricos internacionales de BYU, dijo el Élder Holland.

“Todo lo mencionado son resultados agradables del hecho de que somos la iglesia de Jesucristo y lo primero que Dios hizo para declarar esa verdad fue darnos un libro que fuera testigo solemne de ese hecho, un testamento de la divinidad de Aquel que los profetas dijeron vendría como Salvador, Redentor, Mesías, el Santo de Israel.”

La hermana Holland prometió a los nuevos líderes de la misión que llegarán directamente al corazón de la obra misional si aman y enseñan del Libro de Mormón. Los misioneros deben permitir que la “luz espiritual del Libro de Mormón atraviese las tinieblas y las dificultades de las vidas de sus investigadores”, explicó.

“Enséñenles a dejar que la luz espiritual del Libro de Mormón atraviese las tinieblas y las dificultades de sus propias vidas,” dijo.

El Élder Holland dijo que a veces les pide a los misioneros que argumenten quien podría ser considerado como el personaje más memorable del Libro de Mormón. “Si muerden mi carnada y se dejan llevar por ella, sus respuestas serán diversas, pero usualmente dirán que es una de las figuras obvias del Libro de Mormón como Nefi, Mormón, Alma o Moroni…

“Por supuesto, luego, les digo que todos están equivocados. La figura principal, imponente y seguramente, la más memorable del Libro de Mormón, desde el primer hasta el último capítulo es el Señor Jesucristo.”

libro de mormón

A lo largo de las 531 páginas del Libro de Mormón [traducción en inglés], el nombre del Salvador aparece en un promedio de una vez cada 1.7 versículos, afirmó.

“Desde el título hasta la última página, este registro escrito enseña la misión divina de Jesucristo a las dos nuevas dispensaciones del mundo, los Jareditas y los Lehitas, ambas fueron escritas para el beneficio de una tercera dispensación – la nuestra – la dispensación de la plenitud de los tiempos,” explicó la hermana Holland.

El Libro de Mormón es la red preeminente que Dios ha preparado para que los misioneros reúnan al Israel dispersado en estos últimos días, dijo el Élder Holland. “Esta es su declaración definitiva para los últimos días respecto al sacrificio expiatorio del Señor Jesucristo. Esta es Su gran revelación de las más grandes revelaciones que ha dado a la humanidad: la vida, la enseñanza y la misión eterna de Su Hijo Unigénito.”

Muchos dirán que ya conocen a Cristo en la Biblia, dijo el Élder Holland. Pero, la Biblia, alguna vez clara e impoluta en el Meridiano del Tiempo, a través del error inocente y el diseño malicioso tiene muchas verdades salvas y principios puros, perdidos o tomados de la misma.”

“Sin duda, la más clara y preciosa de todas las verdades perdidas de la Biblia, especialmente el Antiguo Testamento, son las declaraciones claras e inequívocas de la misión de Jesucristo, su función preordenada como Mesías y Salvador del mundo y los elementos de convenio de su evangelio que se ha enseñado desde Adán hasta cada dispensación sucesiva,” dijo. “Pero, afortunadamente, para todos aquellos que lean con un corazón sincero y verdadera intención (Moroni 10:4) el Libro de Mormón restaurará que lo que se perdió y literalmente, será para el convencimiento del lector que Jesús es el Cristo.”

libro de mormón

Además de la “doctrina de Cristo,” la Biblia y sus lectores también perdieron comprensión de los convenios divinos, las promesas solemnes hechas entre Dios y ellos mismos, dijo la Hermana Holland.” Los momentos más sagrados de nuestra relación con nuestro Padre Celestial siempre han estado marcados por la realización de convenios.”

Sin embargo, el Élder Holland dice, incluso con los esfuerzos repetidos del cielo por enseñar estas verdades del evangelio, gran parte de la familia humana nunca ha escuchado ese mensaje o ha decidido no aceptarlo. “Así se nos exhorta a nosotros, como Nefi, continuar hablando de Cristo, regocijándonos de Cristo, [y] profetizando de Cristo (2 Nefi 25:26) que nuestros hijos – y todos los demás – puedan saber qué fuente buscar para la remisión de sus pecados.”

El Padre Celestial ha dado un último testamento a Su familia caída, añadió. “El testamento y testigo final, que ese nuevo convenio ofrece a los hijos de los hombres solo una vez más, es el mensaje de nuestro Libro de Mormón.”

El llamado a los hijos de Dios en estos últimos días de la historia del mundo es “seguir adelante con firmeza en Cristo“(2 Nefi 31:20), dijo el Élder Holland.

“Ningún otro libro nos ayuda a seguir adelante tan bien”, dijo. “Ningún otro libro fue divinamente protegido y producido únicamente por ese propósito. Nunca se escribió otro libro con una visión tan completa de la dispensación futura a la cual llegaría eventualmente ese registro.”

La hermana Holland compartió su testimonio personal del Libro de Mormón.

“Recientemente, durante una enfermedad casi fatal deseaba que Jeff y su sacerdocio estuviera conmigo constantemente,” dijo. “Ya que, no siempre podía estar a mi lado, deseaba la siguiente mejor opción. Deseaba mi Libro de Mormón en mis manos, sosteniéndolo, y cuando dormía deseaba que estuviera bajo mi almohada. Con los doctores diciéndome que no iba a lograrlo…, sabía que viviría, debido a las bendiciones del evangelio verdadero que enseña el Libro de Mormón.”

libro de mormón

El Libro de Mormón le había dado la vida una y otra vez, añadió.

Dios no le dio la misma bendición a José Smith que a la hermana Holland, “Porque se le pidió que diera su vida por su testimonio…,” dijo el Élder Holland. “Siempre me ha conmovido hasta las lágrimas… pero por el hecho de que José y Hyrum buscaron consuelo en sus páginas mientras permanecían encarcelados en Carthage esperando el martirio. Eso para mí siempre ha sido y será una de las pruebas más contundentes de que esta no era una artimaña que habían perpetrado en el mundo. Dependían de las promesas contenidas en ese libro para su propia vida, por así decirlo.”

El Libro de Mormón es un nuevo convenio de Dios con Sus hijos, para los últimos tiempos, concluyó el Élder Holland.

“Oro para que ustedes y sus misioneros amen y enseñen este testamento de todos los testamentos que fue el primer regalo a esta dispensación…,” dijo. “Damos testimonio y gracias por este libro que ha bendecido toda nuestra vida. Testificamos de su veracidad. Al hacerlo, invocamos el testigo máximo y trascendente del Libro de Mormón: el mismo Salvador y Redentor del Mundo.

“No sabemos de otro libro sobre lo que el mismo Hijo de Dios ha dicho”, “vive vuestro Señor y vuestro Dios, que es verdadero… Y yo, Jesucristo,… os lo he hablado, a fin de realizar mis propósitos justos para con los hijos de los hombres.” (Doctrina y Convenios 17: 6,9).

Artículo originalmente escrito por Sarah Jane Weaver y publicado en ldschurchnews.com con el título “Elder and Sister Holland identify the most important figure in the Book of Mormon.”