Lo siguiente fue extraído del libro del élder M. Russell Ballard “Yesterday, Today and Forever”.

A menudo he enseñado que una de las formas en que se puede participar en compartir del Evangelio es escribir una fecha en los próximos dos o tres meses en la que deseen tener a alguien preparado para que los misioneros le enseñen. Luego, pídanle orientación y ayuda a su Padre Celestial. Pídanle que los bendiga para estar alertas y preparados.

Permítanme compartir con ustedes un par de experiencias que los miembros han tenido al hacer esto. Algún tiempo después de que hablé sobre este concepto en la conferencia general, recibí de una mujer una carta que era bastante sorprendente en su contenido.

compartir el evangelio

Decía:

“Querido Hermano Ballard. Odio decir esto, pero usted es un falso profeta. Hice lo que nos dijo que hiciéramos, y no tuvimos éxito. Por lo tanto, no debe enseñarle a la gente a hacerlo”.

Ella realmente me criticó. No fue una carta amable.

Bueno, lo leí y aprendí cuando recibí una carta como esa, que no debería responder por un par de días, por lo que puedo pensar un poco mejor. El pensamiento vino a mí: “No voy a responder la carta por escrito; voy a llamarla por teléfono y hablar con ella”.

compartir el evangelio

Así que la localicé y la puse al teléfono:

Dije: “Este es el élder Ballard”.

Y ella dijo: “¿Quién?”,

Le dije: “Este es el élder Ballard, del Cuórum de los Doce Apóstoles. Le llamo por su carta”.

Hubo un silencio de muerte por un momento.

Le dije: “Le llamo para pedirle disculpas. Lamento mucho haber tenido circunstancias tan desafortunadas al intentar hacer una obra misional al fijar una fecha. Le estoy preguntando si me perdonará“.

Ella dijo: “Oh, hermano Ballard, no es necesario que me llame. Solo quería llamar su atención sobre que esto no funcionó”.

Le dije: “¿Me perdonarás?”

Ella dijo: “Oh, ciertamente”.

Le dije: “¿Sería usted tan amable de responder una pregunta?” Ella respondió que lo haría si pudiera.

“¿Me dirá con quién habló durante el tiempo que estuvo ayunando y orando para encontrar a alguien a quien los misioneros puedan enseñar?”

Silencio sepulcral…

Pregunté: “¿Sigue ahí?”

“Sí, aquí estoy.”

Le dije: “¿Me lo dice?”

Ella dijo: “Bueno, para ser honesta, no lo hicimos”.

“En otras palabras, ¿lo que creyó que dije era que todo lo que tenía que hacer era orar y ayunar y luego de alguna manera milagrosa tendría a alguien a quien los misioneros enseñarían?”

Al llamarla por su nombre, le dije: “¿Podría establecer otra fecha, solo que esta vez hablará con la gente de la tienda de abarrotes, la estación de servicio, el salón de belleza? Donde quiera que vaya, ¿abrirá su boca y dejará que el Señor le ayude a tener éxito con este esfuerzo?”

Ella era una buena participante y dijo que lo haría.

Fue menos de un mes después, que recibí otra carta que me decía que los misioneros estaban enseñando a una familia en su casa que había conocido en la tienda de comestibles.

Enseñé ese concepto en una conferencia de estaca, y todos estaban entusiasmados. Iban a hacerlo. Luego, unos seis meses después, recibí una carta del maravilloso presidente de estaca en cuya casa me había quedado en esa zona. Aquí está lo que decía su carta:

“Querido élder Ballard, sus palabras me han seguido durante seis meses. Sabía que debía establecer una cita con mi familia, pero no lo habíamos hecho. Entonces finalmente lo hicimos. Hace un mes, establecimos una fecha. Cuando lo hicimos, comenzamos a orar. El primer domingo, ayunamos con este como nuestro propósito. Quiero contarle lo que pasó”.

compartir el evangelio

Este presidente de estaca era un abogado. La misma semana en que establecieron una cita como familia, una joven pareja vino a su despacho de abogados. Se los había recomendado como alguien que los trataría bien y sería honesto y justo con ellos para ayudarlos a finalizar su divorcio.

La carta continuó:

“Miré a esa pareja y dije algo que nunca soñé que le diría a un cliente potencial: ‘No necesitan el divorcio. Lo que necesitan es el evangelio de Jesucristo. Ahora, lo que me gustaría que hagan es dejar que les enseñe acerca de la restauración del evangelio de Jesucristo. Si cuando concluyamos no han resuelto permanecer unidos y que su matrimonio sea un éxito, entonces me ocuparé de su divorcio y no les cobraré un centavo”.

Él y su familia habían estado arrodillados orando por guía, y el Espíritu lo impulsó sobre qué decirle a la pareja.

compartir el evangelio

Bien, después de que los misioneros les enseñaron el evangelio, fueron bautizados. Descubrieron lo mejor de su vida el día que ingresaron al bufete de abogados del presidente de estaca.

Este artículo fue escrito originalmente por M. Russell Ballard, extraído de “Ayer, hoy y para siempre” y fue publicado en ldsliving.com, con el título How Elder Ballard Responded When a Member Told Him He Was a False Prophet Español © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company

(Visited 17.471 times, 6 visits today)