Un hijo de Sudamérica, el Élder Ulises Soares, ahora se sienta por primera vez en el Quórum de los Doce Apóstoles.

Ese hecho histórico funciona como el titular de noticias del primer día, y el Élder Ulises Soares responde rápidamente que se siente agradecido por haber venido de una tierra “donde el evangelio está creciendo y el Señor está dando tantas bendiciones a nuestro pueblo.”

También puedes leer: Los élderes Gong y Soares comparten cómo fue ser llamado como un apóstol

Sin embargo, el Élder Ulises Soares (59 años) dijo que no hará diferencias. Declaró que su llamamiento apostólico, no conoce fronteras. Como sus semejantes (en asignación) de la antigüedad y hoy, su nuevo ministerio es una responsabilidad mundial.

Fui llamado para ser un siervo, representante de Jesucristo y apóstol,” expresó unos días después de ser sostenido para formar parte del Quórum de los Doce Apóstoles, 31 de marzo de 2018. “Soy brasileño y de Sudamérica, pero podría haber sido de cualquier otra parte del mundo.

El Élder Ulises Soares se estaba instalando en su nueva oficina en el Edificio de Administración de la Iglesia mientras compartía unos minutos con Church News. Mientras reflexionaba sobre su nuevo e internacional llamamiento, pronunció la palabra “abrumador” muchas veces.

El Élder Ulises Soares y su esposa Rosana Fernandez Soares sirvieron al mismo tiempo en la misión Brasil, Río de Janeiro y comenzaron a salir después de una fiesta de estaca en Sao Paulo luego de que la hermana Soares había completado su servicio misional. Su dedicación conjunta al Señor ha definido sus identidades adultas. Pocas veces, la pareja utiliza palabras como “yo” y “” cuando se refiere a sus respectivas vidas. En cambio, utiliza las palabras “nosotros” y “nuestro.”

Nos sentimos muy ineptos, pero haremos lo que el Señor nos pida que hagamos,” expresó el Élder Ulises Soares.

Sostener y trabajar al lado  de su esposo “es un maravilloso privilegio para servir a Dios. Él ha hecho todo por nosotros.” Dijo la hermana Soares.

UN LLAMAMIENTO INESPERADO

élder ulises soares

Élder Ulises Soares y su esposa, Rosana Fernandez Soares .

El compañerismo de los Soares cambió para siempre durante una visita al Presidente Russell M. Nelson en su oficina, unos días antes de la Conferencia General.

El presidente Nelson entró y su mirada era muy profunda,” expresó el Élder Ulises Soares. “Se sentó frente a nosotros, rodilla a rodilla. Sostuvo mi mano y la de mi esposa… y, luego, me extendió el llamamiento. Nos dijo que el Salvador deseaba que yo sirviera como uno de Sus apóstoles.”

Era un momento de humildad. Las emociones se apoderaron de la pareja. No se sentían aptos para aquella responsabilidad.

“Pero el Presidente Nelson fue tan amable. Nos dijo que el llamamiento no se trataba de nosotros sino sobre el amor y el servicio, ser un representante de Jesucristo.” Dijo el Élder Ulises Soares.

Las palabras del profeta inmediatamente infundieron consuelo y confianza.  Entendieron que Dios prepara a aquellos que Él llama. “Somos simples personas, pero somos capaces de servir en el Reino de Dios, sin importar nuestro llamamiento.”

UN “EQUIPO” CENTRADO EN EL EVANGELIO

élder ulises soares

Élder Ulises Soares y su esposa, Rosana Fernandez Soares .

Los 13 años del Élder Ulises Soares como Autoridad General, incluida su más reciente asignación en la Presidencia de los Setenta, lo han convertido en la cara pública de la familia. Sin embargo, sabe que el barco más prominente se desplaza sin un ancla.

“Todo lo bueno que sucede en nuestras vidas se debe a mi fiel y amorosa esposa. Ella está dedicada a Jesucristo y Su iglesia… ella es nuestra mentora y nuestra bendición.” Dijo el Élder Ulises Soares.

La hermana Soares se refirió a su esposo de la siguiente manera: “Mi eterno novio vive por nuestra familia, nuestros tres hijos y nietos.”

Su (hermana Soares y su esposo) consuelo y felicidad es su (Élder Ulises Soares) consuelo y felicidad. “Cuando él vea que estoy cansada, me dirá ‘anda a descansar, haré todo lo que se necesite,’” compartió la Hermana Soares.

El Élder Ulises Soares brinda una rica experiencia profesional y religiosa a su nuevo llamamiento. Recibió una licenciatura en contabilidad y economía en la Pontificia Universidad Católica de Sao Paulo, Facultad de Ciencias Económicas en 1985.  Más tarde, obtuvo un MBA. Era contador y auditor de empresas multinacionales en Brasil. Posteriormente, fue director de asuntos temporales en la oficina del área de la Iglesia en Sao Paulo, Brasil.

A pesar de su ocupado trabajo y responsabilidades familiares, el Élder Ulises Soares sirvió como presidente del quórum de élderes, consejero del obispado, miembro del sumo consejo, secretario ejecutivo de estaca, agente regional de bienestar, presidente de estaca y presidente de la Misión Portugal, Porto (2000 – 2003).

Además de hablar su idioma nativo, habla inglés y español.

El servicio del Élder Ulises Soares en los Setenta le brindó muchas oportunidades de trabajar estrechamente con los miembros de los Doce, con los que ahora cuenta como colegas. Dijo que ha aprendido de su instrucción y ejemplo. Ha visto cómo los apóstoles y sus esposas viajan por todo el mundo,  soportan demoras en los vuelos y viajes, se apresuran desde los aeropuertos a los hoteles para ducharse rápidamente. Luego, se apresuran para reunirse con miembros y misioneros ansiosos por escuchar a los “testigos especiales” del Señor.

El Élder Ulises Soares dijo que los apóstoles mormones “se comprometen con esta causa debido a su testimonio sobre Jesucristo. Es hermoso verlo.”

BUSCAR REVELACIÓN

élder ulises soares

Élder Ulises Soares

En junio 2017, el Élder Ulises Soares dedicó el sexto Centro de Reuniones de Visitantes al occidente de Wyoming. Posteriormente, se quedó unas horas para disfrutar de una cena con los matrimonios mayores que servían en las misiones de ese lugar temático y pionero.

Uno de los misioneros le preguntó sobre lidiar con las frecuentes debates en Internet sobre la Iglesia, su liderazgo e historia.

El Élder Ulises Soares respondió con cinco palabras: Lee el Libro de Mormón.

Es la misma guía apostólica que dijo que daría a cualquiera de los más de 16 millones de miembros de la Iglesia cuando sientan que su fe se debilita un poco. “Cuando estudias el Libro de Mormón, como enseñaron nuestros profetas, recibes la influencia del Señor,” expresó el Élder Ulises Soares.

Es un vehículo a lo divino, un catalizador para la revelación personal. “Si alimentas tu fe por medio de la revelación, no disminuirá. Solo continúa y sentirás que el amor del Señor te rodea.”

Los dones del evangelio son tan ciertos como una ecuación matemática, dijo la hermana Soares. Así como 2+2 es siempre igual a 4, oración + estudio de las escrituras + ordenanzas en el templo + asistir siempre a la reunión sacramental resultará en bendiciones.

Si constantemente haces las cosas simples, serás bendecido.” Afirmó la hermana Soares.

Artículo originalmente escrito por Jason Swensen y publicado en dereseretnews.com  con el título “Elder Ulisses Soares: A ‘witness’ for the world.”