Moisés, Abraham, Isaías… ellos son algunos de los muchos profetas que se encuentran en la Biblia. De igual modo, en el Libro de Mormón, podemos encontrar unos cuantos más. Muchas personas han leído las palabras que se encuentran en ambos tomos de Escrituras, y aceptan las palabras de estos profetas como la voluntad de Dios. “…sea por mi propia voz o por la voz de mis siervos, es lo mismo.” (D. y C. 1:38)

¿QUIÉNES SON LOS PROFETAS?

Muchos de nosotros tenemos al menos un vago concepto de lo que es un profeta, hablando de un aspecto religioso. Si nos dirigimos a la definición coloquial, un profeta es dicho de una persona que, por señales o cálculos hechos previamente, conjetura o predice acontecimientos futuros.

profetas en la actualidad

Entonces, el profeta es quien da profecía… ¿no es así? ¡Exacto! Justo eso es lo que hace. Pero, cuando lo vemos por el lado religioso, podríamos ampliar un poco más este concepto, ya que los profetas son “hombres inspirados que han sido llamados a hablar por el Señor” (Leales a la Fe. Profetas. p. 149).

¿CUÁL ES EL MOTIVO?

Seguramente recordamos la ocasión en la que Dios mandó a Noé que construyera un arca, y que advirtiera al pueblo de lo que sucedería después. Así como en este caso, en las Escrituras se ejemplifica constantemente la instrucción, guía y amonestación que se recibía por medio de los profetas.

Al estudiar las Escrituras, constantemente podemos percibir el amor que Dios tiene por sus hijos: “habitaré en medio de los hijos de Israel, y no abandonaré a mi pueblo Israel” (1 Reyes 6:13); cuando Jesucristo estuvo aquí, expresó que “tenía otras ovejas que no son de este redil” (Juan 10:16); antes de subir a su Padre, dejó a sus apóstoles y a todos nosotros la compañía de “otro Consolador, para que esté con nosotros para siempre” (Juan 14:16). Con esto, podemos ver que Su voluntad siempre ha sido el guiarnos… ¡por medio de profetas!

profetas en estos días

¿POR QUÉ AHORA?

En la actualidad, la función de un profeta, sigue siendo la misma, pero cabe recalcar que su misión más importante, es la de TESTIFICAR DE JESUCRISTO (Hech. 10:43). El presidente de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, el profeta Thomas S. Monson, junto con sus apóstoles y otras autoridades generales, cada seis meses en la Conferencia General se dirige a nosotros con el mencionado propósito de testificar, guiar y advertir.

Presidente Thomas s monson

En la última conferencia que se llevó a cabo el 1 y 2 de abril, el profeta Thomas S. Monson tomó la palabra en la Sesión del Sacerdocio, en la que instó a desarrollar los atributos cristianos de la bondad, la caridad y el amor; de igual modo, se dirigió a todos en la Sesión del domingo por la mañana, haciendo una breve, pero firme invitación a “estudiar, reflexionar y aplicar las enseñanzas del Libro de Mormón”, con la promesa de que “nos ayudará a mantenernos a salvo… en esta época de grandes desafíos e iniquidad”. (Las grabaciones pueden ser encontradas en lds.org)

“Estaremos seguros al seguir los consejos de los profetas” -expresó el Élder Ulisses Soares, también en esta última Conferencia General. Si tenemos el deseo de acercarnos más a nuestro Padre, y de sentir ese amor y gozo que promete al cumplir con sus mandamientos, el mejor modo que tenemos para lograrlo es el escuchar y obedecer la voz de un hombre inspirado para esta labor, la de un profeta de Dios.

Escrito por Rebeca Pacheco de México.

 

(Visited 1.430 times, 1 visits today)