El alejamiento de adolescentes y veinteañeros de la religión organizada se ha convertido en un tema importante en los últimos años, causando preocupación entre padres, pastores y otros líderes comunitarios.

Investigadores y comunidades religiosas continúan buscando lo que está causando la declinante participación de los jóvenes y hacen esfuerzos para mantener a los jóvenes comprometidos a la fe, sin embargo, muchos estadounidenses  por ejemplo consideran  que la forma en que los líderes religiosos están abordando el tema de gays y lesbianas es una fuente de tensión.

La mitad de los adultos estadounidenses creen que las respuestas religiosas a las cuestiones LGBT alejan a los jóvenes, ya que muchos de los considerados millenials rechazan una actitud de “juicio” hacia los gays y lesbianas, según un nuevo informe del Instituto de Investigación de Religión Pública.

Esta visión es más común entre los adultos jóvenes, de 18 a 29 años de edad. El 60 por ciento de este grupo dice que las iglesias pueden perder a los jóvenes como resultado de sus declaraciones y políticas relacionadas con las personas LGBT, en comparación con el 53 por ciento de los adultos entre las edades de 30 y 49 y el 42 por ciento de los estadounidenses mayores de 50 años. Informó la firma de investigación.

Los debates sobre el matrimonio entre personas del mismo sexo y otras cuestiones LGBT son ciertamente difíciles de abordar para muchos de los líderes religiosos, pero esos factores están lejos del tema en sí, cuando se trata de entender la relación entre los religiosos y la religión organizada, declara Daniel Cox, PRRI. director de investigación.

“Sólo una minoría de estadounidenses que se desafilia informa que el tratamiento hacía gays y lesbianas fue un catalizador importante”, dijo, refiriéndose a la investigación anterior realizada por PRRI.

Los religiosos desafiliados son más propensos a citar de ya no creer en las enseñanzas de su fe de la infancia o sentir poco estímulo de su familia para mantenerse activo como razones importantes para su alejamiento de la religión organizada que las enseñanzas religiosas negativas o el tratamiento de la comunidad LGBT, de acuerdo con un informe  de PRRI en septiembre pasado.

Sin embargo, los grupos religiosos todavía se benefician si comunican clara y abiertamente sobre temas delicados como el matrimonio entre personas del mismo sexo, como informó Deseret News en noviembre.

Los jóvenes responden bien cuando se les permite hacer preguntas difíciles, señaló Dave Brunetti, director de vida en el campus de la Escuela Secundaria Católica Juan Diego en Draper, Utah.

Fuente: Deseret News

(Visited 1.219 times, 1 visits today)