El Templo Mormón que nunca fue construido

“Aquellos de nosotros que pasamos la mayor parte de nuestro tiempo trabajando en asuntos de libertad religiosa lo encontramos extremadamente desalentador y algo irónico que … una ciudad como Forest Hills que probablemente ignore sobre que en su propia comunidad  haya una librería para adultos sexualmente orientada, pero que ignore los deseos de una iglesia que desea erigir un templo para el uso y la edificación de sus miembros. Algo está mal aquí, y tiene que ser arreglado”.

Sr. Von Keetch

el Templo Mormón que nunca fue construido

En 1990 y 1997, el impacto combinado de dos decisiones de la Corte Suprema debilitó las protecciones de la libertad religiosa y dejó a las iglesias en una posición muy vulnerable, especialmente en términos de derechos del uso de la tierra. Algunos pueden pensar que la legislación que protege a las iglesias y su derecho a construir lugares de culto no es necesaria – que una ciudad nunca discriminaría a una religión poco popular, pero el debilitado estado de libertad religiosa siguiendo las decisiones de Smith y City of Bourne evidencian lo contrario. Un claro ejemplo de la vulnerabilidad que enfrentan las iglesias en Estados Unidos se evidenció cuando se prohibió a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (la “Iglesia”) construir un Templo en la ciudad de Forest Hills, Tennessee.

Alrededor de 1994, la Iglesia inició los esfuerzos para construir un templo en la tierra que había comprado anteriormente en Forest Hills. El plan de zonificación de la Ciudad prohibió efectivamente a todas las iglesias nuevas construir un lugar de culto en la Ciudad sin permiso. Cuando la Iglesia pidió permiso a las autoridades en Forest Hills para construir un templo, ciento veinte residentes se presentaron para oponerse al cambio y las autoridades de zonificación rechazaron por unanimidad la propuesta.

el Templo Mormón que nunca fue construido

De buena fe, la Iglesia compró una segunda parcela de tierra para un templo a gran costo. El nuevo sitio se dirigió a las preocupaciones anteriores planteadas por la Ciudad. Otras tres iglesias pertenecientes a diferentes denominaciones fueron ubicadas inmediatamente enfrente del sitio. De hecho, una iglesia para una denominación diferente había estado previamente en esa pieza exacta de la propiedad. Después de diseñar un edificio para que coincida con el mismo tamaño, altura y capacidad como instalaciones religiosas circundantes, la Iglesia nuevamente pidió permiso para construir un templo. La Comisión de Planificación, sin embargo, determinó que el templo no sería “del mejor interés y promovería la salud pública, la seguridad, la moral, la conveniencia, el orden, la prosperidad y el bienestar general de la Ciudad”.

Preocupada por las importantes implicaciones para la libertad religiosa, la Iglesia protestó renuentemente alegando que permitir que una Ciudad cerrara sus puertas a todas las nuevas iglesias innecesariamente pisotea los derechos religiosos de las personas a adorar juntos. Pero el juez del tribunal estatal, basándose en la decisión de 1990 de la Corte Suprema de Smith, falló a favor de la Ciudad. La Iglesia nunca fue capaz de construir un templo en Forest Hills. En cambio, después de seis años la Iglesia finalmente erigió un templo en Franklin, Tennessee.

Los problemas de discriminación a los que se enfrentó la Iglesia proporcionaron un valioso testimonio ayudando en el artículo de Ley de Uso de la Tierra Religiosa y de la Persona Institucionalizada (RLUIPA) por el Congreso en 2000. Mientras que el Sr. Von Keetch, como asesor legal  de la Iglesia admitió que el´sabía que “absolutamente no hay evidencia definitiva que demuestre que los funcionarios de la Ciudad de Forest Hills intencionalmente participan en la discriminación religiosa contra la Iglesia SUD” Él testificó,”que, sin embargo, ese es exactamente el problema … La dificultad es que este prejuicio directo es imposible probar en todos los casos sino en los más inusuales “.

Aunque quizás sea imposible probar su intención, una extensa evidencia sugiere que los gobiernos locales probablemente discriminaron a otras religiones durante este tiempo, incluyendo a musulmanes, católicos, bautistas, metodistas, budistas, cuáqueros, Hare Krishnas y otras religiones no confesionales (iglesia estatal o iglesia establecida). Aunque las religiones minoritarias representaron menos del 9% de la población general, más del 68% de los casos reportados que involucraron disputas sobre construcción de edificios involucraron religiones minoritarias y no clasificadas en un estudio.

Tanto los senadores republicanos como los demócratas encontraron las pruebas convincentes y abogaron por la promulgación de RLUIPA para proporcionar “una amplia protección del ejercicio religioso” en el área del uso de la tierra, exigiendo que los gobiernos locales pesen nuevamente el valor de sus objetivos regulatorios contra la carga impuesta a la libertad religiosa. RLUIPA prohibió a los gobiernos locales excluir totalmente una religión de un área o poner límites irrazonables a las reuniones religiosas.

El paso de RLUIPA no ha parado la discriminación religiosa del uso de la tierra, pero ha limitado la capacidad de los gobiernos para convertirse en juez, jurado y verdugo, poniendo las religiones minoritarias a merced total de los gobiernos de las ciudades. Las dificultades que enfrenta la libertad religiosa continúan, pero al igual que RLUIPA finalmente fue aprobada para restablecer las protecciones para la libertad religiosa después de importantes contratiempos, también pueden los grupos bipartidistas trabajan juntos para evaluar honestamente los riesgos a la libertad religiosa y encontrar soluciones equilibradas que sean justas para todos.

RESUMEN: La Corporación del Obispo Presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días v. La Junta de Comisionados de la Ciudad de Forests Hills.

HECHO: La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es incapaz de construir un templo en Forests Hills, Tennessee debido a las ordenanzas de zonificación para las cuales los funcionarios de la ciudad no harían una excepción. ¿Se negaba a permitir que la iglesia construyera un templo en Forest Hills, Tennessee ilegal o inconstitucional?

RESULTADO: Según la ley existente en 1998 (cuando el caso era decidido) La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una de las varias organizaciones que atestiguan ante el Congreso a favor de la protección de la libertad religiosa en el uso de la tierra. El Congreso aprueba el RLUIPA en el año 2000, que fue ratificado como constitucional en 2005.

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Ryan Snow y fue publicado en ForReligiousFreedom.com, con el título The Mormon Temple That Was Never Built Español © 2017

(Visited 5.801 times, 1 visits today)