Ya casi llegamos a la recta final de las actividades de Ilumina el Mundo propuestas por La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días para que las personas conozcan más a Jesucristo a través de seguir Su ejemplo.

Ilumina en Mundo perdonando

Jesús mostró compasión por las personas que lo amaban y también por las personas que no lo hicieron. Él nos enseñó que si deseamos ser perdonados, primero debemos perdonar los que nos ofenden. Tal como se registra en Lucas 6:37 “Perdonad, y seréis perdonados”. Traemos luz al mundo cuando aprendemos a perdonar y olvidar los errores del prójimo. A continuación, tres formas de hacerlo.

Pide perdón y perdona a alguien de tu familia

El pedir perdón o perdonar es una de las acciones que más nos pueda costar a los seres humanos, sin embargo, entender que el perdón es un preciado don nos ayudará. Jesucristo enseñó a Sus discípulos que debían orar a Dios para solicitar el perdón de sus pecados o deudas.

Puedo salvar mi matrimonio

No obstante, perdonar a los demás no quiere decir que vamos apoyar ni aprobar el mal comportamiento o la transgresión. Es probable, que existan muchos actos y actitudes que merecen una clara condena; pero aun así debemos perdonar completamente al ofensor.

Al ejercer el don del perdón, anímense recordando que existe una hermosa promesa que mencionó el presidente Spencer W. Kimball: “La esencia… del perdón es que trae paz al alma previamente ansiosa, inquieta, frustrada y tal vez atormentada”.

Haz una lista de tus rencores y supéralos

Conociéndonos a nosotros mismo  y reconociendo que cometemos muchos errores, podemos extender el perdón sanador a los que nos hayan ofendido y después de pedir al Señor ayuda, hagamos los planes para superarlo y dejarlo atrás. Jesús enseñó: “Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia” (Mateo 5:7) y “Porque con el juicio con que juzgáis, seréis juzgados” (Mateo 7:2).

perdón

Debemos perdonar para que se nos perdone

Experimenta el gozo de perdonar

El consuelo y la paz morarán en nosotros cuando nos perdonemos los unos a los otros liberalmente. El perdón que ofrecemos a los demás y el que recibimos de Jesucristo nos conducen a Él y al camino de la vida eterna.

El presidente Gordon B. Hinckley dijo: “De alguna manera, el perdón, acompañado del amor y de la tolerancia, logra milagros que no podrían acontecer de ninguna otra forma”.

¿por qué es tan difícil amar a otros?

Si desarrollar perdón resulta difícil de cumplir, recuerda las palabras del presidente Hinckley: “Ruego que Dios nos ayude a ser un poco más bondadosos, a poner de manifiesto más tolerancia, a perdonar más, a estar más dispuestos a caminar la segunda milla, a mostrar más compasión hacia quienes hayan pecado, pero que hayan mostrado los frutos del arrepentimiento, a hacer a un lado viejas querellas y dejar de alimentarlas”.

 

 

(Visited 535 times, 1 visits today)