El famoso escritor británico C.S. Lewis ha aparecido en las conferencias generales SUD de manera constante. Por supuesto, no en persona, sino que ha sido mencionado en un mensaje tras otro. Si solo has leído “El león, la bruja y el armario,” podrías estar preguntándote qué tienen que ver cuatro niños en un mundo fantástico con el evangelio.

También te puede interesar: 8 maneras pequeñas de predicar el evangelio en las redes sociales

Bueno, Lewis escribió más que solo “Las crónicas de Narnia.” Ves, Lewis era un hombre muy religioso. No en el sentido de un predicador, sino en su deseo de sumergirse realmente en el cristianismo y aplicarlo a la vida. Algunas de sus mejores obras son: “Mero Cristianismo,” seguida de “Cartas de C.S. Lewis” y “Cartas del diablo a su sobrino.” Si no has tenido la oportunidad de descubrir estas joyas literarias, aquí te daré una pequeña muestra de algunas que han aparecido en el púlpito de Salt Lake City durante los últimos cuarenta años más o menos:

C.S. Lewis sobre la maternidad

C.S. Lewis

“[La maternidad] seguramente es en realidad la obra más importante del mundo. ¿Para qué existen los barcos, los ferrocarriles, las minas, los automóviles y los gobiernos, etc., si no fuera para que las personas puedan ser alimentadas, acogidas y estar a salvo en sus propios hogares? … Hacemos la guerra con el fin de tener paz, trabajamos con el fin de tener ocio, producimos comida con el fin de comerla. Entonces, por tu trabajo existen todos los demás.” (Cartas de CS Lewis, Warren H. Lewis, ed., Londres: Geoffrey Bles Ltd., 1956, p. 62).

Citado por Barbara B. Smith, octubre de 1979, “Mujeres para el último día.”

C.S. Lewis sobre la autosuperación

C.S. Lewis

“Imagínate a ti mismo como una casa viviente. Dios viene para reconstruir esa casa. Al principio, quizás, puedes entender lo que está haciendo. Tiene los desagües correctos y detiene las fugas en el techo, y así sucesivamente: sabías que era necesario hacer esos trabajos y por eso, no te sorprendes. Pero en este momento comienza a golpear la casa de una manera que duele abominablemente y parece no tener sentido. ¿Qué está tramando? La explicación es que está construyendo una casa bastante diferente a la que imaginabas: tira una nueva ala aquí, pone un piso extra allí, levanta torres, hace patios. Imaginaste que te iba a convertir en una casita decente, pero Él está construyendo un palacio.” (CS Lewis, “Mero Cristianismo,” Nueva York: MacMillan Co., 1960, p. 160).

Citado por Marvin J. Ashton, octubre de 1979, “El progreso a través del cambio.”

C.S. Lewis sobre las pruebas

C.S. Lewis

“Lo mejor, si se puede, es dejar de considerar todas las cosas desagradables como interrupciones de la vida ‘propia’ o ‘real’. La verdad es, por supuesto, que lo que uno llama interrupciones son precisamente la vida real de uno mismo: la vida que Dios envía día tras día.” (They Stand Together: The Letters of C. S. Lewis to Arthur Greeves, editor Walter Hooper, Londres: Collins , 1979, p.499).

Citado por Rex D. Pinegar, octubre de 1982, “Fe: la fuerza de la vida.”

C.S. Lewis sobre el orgullo

C.S. Lewis

Los orgullosos convierten a cada hombre su adversario al comparar sus intelectos, opiniones, obras, riquezas, talentos o cualquier otro dispositivo de medición mundano contra los demás. En las palabras de C.S. Lewis: “El orgullo no obtiene placer de tener algo, solo por tener más que el siguiente hombre. … Es la comparación lo que te hace sentir orgulloso: el placer de estar por encima del resto. Una vez que el elemento de competencia se va, el orgullo se va.” (“Mero Cristianismo,” Nueva York: Macmillan, 1952, págs. 109-10).

Citado por Ezra Taft Benson, abril de 1989, “Cuidado con el orgullo.”

C.S. Lewis sobre la sumisión

C.S. Lewis

“Cristo dice ‘Date entero a mí. No necesito un poco de tu tiempo ni un poco de tu dinero ni un poco de tu trabajo: te quiero a ti. No he venido a atormentar tu yo natural, sino a eliminarlo. No es suficiente rendirse a medias. No quiero cortar una rama aquí y otra allá; quiero todo el árbol. Rinde todo tu yo natural; todos los deseos que consideres inocentes, así como también los que consideres inicuos; todo tu yo. A cambio te daré un nuevo “yo”, de hecho, yo mismo me daré a ti; mi propia voluntad llegará a ser la tuya.” (“Mero Cristianismo,” New York: Collier Books, 1960, págs. 166-167).

Citado por Robert L. Backman, octubre de 1991, “Jesús el Cristo.”

C.S. Lewis sobre la gula

C.S. Lewis

“Temo que la única regla segura es dar más de lo que las circunstancias nos lo permitan … Si lo que damos de caridad no nos pone en aprietos o hace difícil nuestra situación … quiere decir que … es muy pequeña. Tiene que haber cosas que deseemos hacer y que no podamos realizar debido a que nuestros gastos caritativos las hayan puesto fuera de nuestro alcance.” (“Mera Cristianidad” 1952, 67).

Citado por Joe J. Christensen, abril de 1999, “La Codicia, El Egoísmo Y Los Excesos.”

C.S. Lewis sobre los pasatiempos

C.S. Lewis

“Nuestros ratos libres, incluso nuestro entretenimiento, es un asunto de grave preocupación. La razón de ello es que no hay un terreno neutral en el universo: se lidia una batalla entre Dios y Satanás.”

Citado por Jeffrey R. Holland, octubre de 2000, “Santificaos.”

C.S. Lewis sobre el valor individual

C.S. Lewis

“[Dios] presta Su atención infinita a cada uno de nosotros. No tiene que tratar con nosotros de manera colectiva. Uno está tan a solas con Él como si uno fuera el único ser que Él hubiese creado. Cristo murió por cada uno de nosotros como seres individuales, como si fuéramos el único hombre [o mujer] en el mundo.” (“Mero Cristianismo,” 1943, pág. 131).

Citado por Dale E. Miller, octubre de 2004, “Cómo encontrar la paz y sanar el alma.”

C.S. Lewis sobre la naturaleza divina

C.S. Lewis

“Es algo muy serio pensar que vivimos en una sociedad de posibles dioses y diosas, recordar que la persona más común y corriente, y poco interesante con la que hablan, un día se puede convertir en alguien que, si la vieran ahora, se sentirían tentados a adorarla… No existen las personas comunes y corrientes… Su prójimo es lo más santo que se presenta ante sus sentidos” (C. S. Lewis, “The Weight of Glory”, Screwtape Proposes a Toast and Other Pieces, págs. 109–110).

Citado por Susan W. Tanner, abril de 2007, “Hijas de nuestro Padre Celestial.”

C.S. Lewis sobre la divinidad de Jesús

C.S. Lewis

“Lo que trato de hacer es evitar que alguien exprese la necedad que muchas veces las personas dicen en cuanto a Él: ‘Estoy dispuesto a aceptar a Jesús como un gran maestro de principios morales, pero no acepto su aseveración de que es Dios.’ Eso es algo que no debemos decir. El hombre común y corriente que dijera la clase de cosas que Jesús dijo no sería un gran maestro de principios morales… Es necesario decidir: o aquel hombre era, y es, el Hijo de Dios, o es un loco o algo peor… Pero no salgamos con la tontería de que es tan sólo un gran maestro humano. Él no nos ha dado esa opción; ésa no fue Su intención.”

Citado por Tad R. Callister, octubre de 2011, “El Libro de Mormón: un libro proveniente de Dios.”

¿Cuál es tu cita favorita de C.S. Lewis? Compártela en los comentarios de abajo.

Artículo originalmente escrito por Jasmine Turner y publicado por mormonhub.com con el título “He May as Well Be “Elder” C.S. Lewis.”