Hay docenas de señales proféticas acerca de la Segunda Venida de Jesucristo. Estas van desde guerras y rumores de guerras, a plagas, a destrucción abrumadora y calamidad generalizada. Pero hay una pequeña profecía con implicaciones enormes que se dice que ocurrirá justo antes de la Segunda Venida.

Las escrituras y los profetas modernos hablan de un acontecimiento masivo que cambiará drásticamente la faz de nuestro mundo. SPOILER: Es un terremoto gigantesco.

señales de la segunda venida

El terremoto que terminará con todos los terremotos

El élder Bruce R. McConkie enseñó que cuando esta Segunda Venida esté cerca, habrá cuatro cambios trascendentales en nuestro planeta (sí, en todo el planeta). Esto es lo que se profetiza que ocurrirá:

  • Va a haber un terremoto gigantesco, cuya severidad “cual no lo hubo jamás desde que los hombres han estado sobre la tierra”.
  • “Todo valle será alzado y todo monte y collado serán bajados; y lo torcido será enderezado, y lo áspero será allanado”.
  • Las masas terrestres de la Tierra se unirán; islas y continentes se convertirán en una sola tierra.
  • Y finalmente: “El gran abismo – presumiblemente el Océano Atlántico – volverá a su lugar en el norte, ‘y la tierra será como en los días antes de ser dividida’.

Espera, ¡¿Qué?!

Un momento. OK, es realmente grande. ¿Un océano entero rumbo al norte? Eso será un espectáculo para ver. ¿Las islas y los continentes se convertirán en una sola masa terrestre otra vez? ¿Por qué no hablamos de esto más a menudo? Es como un regreso literal a Pangea.

De pronto, la cultura oriental y occidental se reunirán cara a cara. Qúe día que será. No más islas aisladas. Las fronteras tendrán que ser desechadas por completo. Los que sobrevivan a la destrucción vivirán juntos.

Si has sido miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días por algún tiempo, has escuchado lección tras lección sobre la Segunda Venida. Pero por alguna razón raramente hablamos de las masas de tierra que se unen como una sola. Dicho esto, si piensas en ello, tiene sentido totalmente (el evangelio está habituado a eso).

Preparación para el Milenio

 

La Segunda Venida de Cristo sirve al propósito (entre muchos otros propósitos) de inaugurar el Milenio – mil años de paz donde Cristo mismo gobernará sobre la tierra. No va a haber ningún Reino del Este o Reino Occidental. Todos vamos a estar juntos. Un rebaño, un pastor.

¡Qué hermoso pensamiento! Un mundo dividido por fronteras arbitrarias, compuesto por casi 200 naciones y gobiernos separados, que se unen como uno solo. Nuestras culturas separadas se asimilarán lentamente en la cultura de Cristo mismo.

Hablando de terremotos

De acuerdo con las escrituras y la revelación moderna, este terremoto hará que un nuevo río aparezca en Jerusalén fluyendo hacia el oeste hacia el Mar Mediterráneo y hacia el este hasta el Mar Muerto (subsiguientemente sanando sus aguas estériles). Además, Cristo dividirá el Monte de los Olivos en dos. Un segmento se moverá al norte y uno se moverá hacia el sur, permitiendo que los israelitas sitiados restantes escapen apenas de la destrucción inminente de los ejércitos invasores.

Algunas fuentes indican que hay una sospechosa fisura cerca de Jerusalén. Una de ellas descansa en una línea este-oeste recorriendo el Monte de los Olivos. ¿Coincidencia? Tal vez. Tal vez no.


Este artículo fue escrito originalmente por David Snell  y fue publicado en MormonHub.com, con el título The Prophesied Gargantuan Earthquake of Armageddon and How it Will Change Our Planet Español © 2017

(Visited 14.388 times, 1 visits today)