Es bastante raro oír hablar de bebés nacidos cerca o en los templos SUD, pero es aún más inusual ser parte activa en esos nacimientos

La hermana Roberta Clayton ayudó en dos partos, uno en la sala de espera del Templo de Nuku’alofa Tonga, y otro en la casa de alojamiento del Templo de Johannesburgo en Sudáfrica.

El primer nacimiento en el que ayudó fue en el Templo de Nuku’alofa Tonga donde ella estaba sirviendo como obrera del templo. Después de encontrar a una mujer embarazada con dolores de parto justo afuera del salón de sesión del templo, llamaron a la hermana Clayton para que ayudara con el nacimiento.

La madre fue trasladada a la sala de espera del templo, donde la hermana Clayton ayudó con el parto hasta que la hermana Frederika Ten Hoopen llegó para ayudar con el resto del nacimiento.

El bebé recibió el nombre de Teni Keleitoni Temipale Latu, que significa Ten Hoopen y Clayton y templo en Tongano.

Aunque era un lugar inusual para ayudar con el nacimiento de un bebé, no era la última vez que la hermana Clayton ayudaría con un nacimiento en los terrenos del templo.

Cinco años después, mientras servía con su esposo como auditores en el sureste de África, la hermana Clayton y su esposo estaban en el templo de Johannesburgo cuando los responsable del alojamiento en el templo le informaron que una mujer de la República Democrática del Congo acababa de dar a luz en dicho alojamiento.

“Estaba emocionada porque para mí es una gran oportunidad ser parte de cualquier nacimiento”, dice. “Además, estaba emocionada porque sabía que era un seguimiento de la experiencia que tuvimos en Tonga”.

Hermana Clayton con la familia que ayudó en el Johannesbur.

La hermana Clayton, quien sirvió su misión en Francia y habla francés, pudo interpretar para los médicos y ayudó a la mamá a darse una ducha y a vestirse antes de descansar en la cama con su recién nacido. Fue un momento especialmente dulce, ya que la hermana Clayton había ayudado a esta madre dos días antes a recibir sus investiduras junto a su esposo antes de que ambos sean sellados en el templo.

Aunque es inusual ayudar con dos nacimientos en terrenos del templo, la Hermana Clayton dice que se sentía preparada mucho antes de haber ayudado en esas dos ocasiones.

“Siento que mi experiencia como madre y abuela me preparó para ayudar en esas dos ocasiones”, dice. “Tengo ocho hijos y participé activamente en todos esos nacimientos, y mis tres hijas y tres de mis nueras también me dejaron estar en los nacimientos de nuestros nietos y acabo de estar en un parto el lunes en Carolina del Norte. No estuve muy involucrada activamente, pero me encanta estar allí y sentir ese momento sagrado y escuchar ese pequeño grito cuando un bebé nace”.

Este artículo fue escrito originalmente por Kate Lamber y publicado en ldsliving.com, con el título “LDS Woman AssiSts with 2 Births at LDS Temples”
Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company
(Visited 1.346 times, 2 visits today)