La historia de la Iglesia es mi pasión.

Hay pocas cosas en la vida que me gustan más que una historia fascinante sobre la historia de la Iglesia, pero desafortunadamente, la historia de la Iglesia no siempre ha sido muy buena. Sí, las personas cometieron errores. Sí, los líderes eran imperfectos. Y sí, me equivocaba en la letra del himno “Divina Luz” por mucho tiempo, no es nada relacionado con el tema de la historia de la Iglesia, pero realmente necesitaba sacar eso de mi pecho.

También te puede interesar:Una profecía del Libro de Mormón revela por qué Moroni se llevó las planchas de oro que le entregó a José Smith

A pesar de que hay historias sobre personas imperfectas que cometen errores, también hay historias sobre personas imperfectas que han hecho cosas increíbles como: recibir revelaciones, ver ángeles y ejercer una fe increíble en medio de los desafíos.

Esas son las historias que quiero compartir.

Esta historia, que tuvo lugar en 1833, será la primera de muchas en una serie de historias de la Iglesia que son muy poco conocidas. Espero que la disfrutes tanto como yo.

 La noche en que las estrellas cayeron del cielo

Philo Dibble, de los primeros miembros de la Iglesia restaurada de Jesucristo, registró un acontecimiento milagroso en forma de una lluvia de meteoritos que se produjo en 1833. En las propias palabras de Dibble, según consta en la historia de Edwin Parry, Stories “About Joseph Smith, The Prophet (1935)”.

philo dibble

Philo Dibble

“En una ocasión, José estaba predicando en Kirtland en el otoño del año 1833. Había muchas personas presentes que no pertenecían a la Iglesia; y un hombre, más amargado y escéptico que los otros, tomó nota con lápiz y papel de la profecía pronunciada en esa ocasión, en la que José dijo que “Cuarenta días no pasarán y las estrellas caerán del cielo”.

En el trigésimo noveno día después de la declaración de esa profecía un hermano en la Iglesia, Joseph Hancock y otro hombre salieron a cazar y se perdieron. Ellos deambularon hasta la noche, cuando se encontraron en la casa de este incrédulo, quien alegremente sacó esa anotación con la profecía de José Smith y le preguntó al hermano Hancock qué pensaba de su Profeta ahora que habían transcurrido treinta y nueve días y la profecía no se había cumplido.

El Hermano Hancock no se inmutó y silenciosamente comentó: ‘Sólo queda una noche y si José lo dice así, las estrellas ciertamente caerán esta noche. Esta profecía se cumplirá.’

historia

La noche en que las estrellas cayeron, 1833

El asunto estuvo en la mente del Hermano Hancock, quien vio esa noche y resultó ser el histórico momento conocido en todo el mundo como ‘La noche en que las estrellas cayeron’.

Él se quedó esa noche en la casa de aquel escéptico incrédulo, ya que estaba demasiado lejos de casa para regresar por la noche; y en medio de la lluvia de estrellas, se dirigió a la puerta de su casa y lo llamó para presenciar lo que él pensaba que era imposible y lo más improbable que pudiera pasar, especialmente porque esa era la última noche en la que José Smith podía estar a salvo de la condena de ser un ‘falso profeta’.

El cielo entero se iluminó con los meteoritos que caían y el semblante del escéptico cuando vio que el acontecimiento fue visto claramente y mirado de cerca por el hermano Hancock, quien luego dijo que él se puso pálido como la muerte y no pronunció una sola palabra.

Después de ese evento, el incrédulo buscó la compañía de cualquier Santo de los Últimos Días… Poco tiempo después, también invitó a José y a Hyrum a su casa, y ellos fueron.”

historia de la iglesia

La noche en que las estrellas cayeron, 1833

El evento que tuvo lugar esa noche es lo que ahora conocemos como Leonidas, una lluvia de meteoritos, en 1833. Todavía se considera una de las lluvias de meteoritos más épicas en la historia moderna, y, según EarthSky.com, se dice que “produjo de 100,000 a 200,000 meteoros por hora”.

Ningún hombre ordinario podría haber predicho un evento sin precedentes como este, sólo un hombre de Dios, sólo un hombre como Su Profeta, José Smith.

Este artículo fue escrito originalmente por Amy Keim y fue publicado por mormonhub.com bajo el título de “LDS Church History: The Night the Stars Fell