Los mormones no son solo personas  de camisa y corbata  que se dedican a asistir a la iglesia cada domingo, los mormones también se esfuerzan todos los días por vivir de acuerdo con los principios y mandamientos del Evangelio de Jesucristo y lograr sus metas. En algunos casos, esa práctica lleva a resultados extraordinarios como el caso de Nícholas Garciasalas, un joven mormón considerado un prodigio del karate.

Este joven latinoamericano, tiene 14 años de edad y ha participado en 150 campeonatos ganando más de 350 trofeos. A su corta edad ya ha recorrido América Latina, América del Norte y Europa.

Gracias a las buenas decisiones de sus padres

Cuando tenía tan solo 3 años de edad, sus padres David Eduardo Garciasalas y Silviamaria de Garciasalas notaron que Nícholas habúa heredado su gran energía así que lo inscribieron al karate, esa decisión ha dado muy buenos resultados con su hijo.

El evangelio bendice su vida

Sin embrago, Nícholas considera que gran parte de su éxito es gracias al ser un miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, conocida como la iglesia mormona. El joven Karateka relata:

“Guardar la Palabra de Sabiduría me ha ayudado mucho. También, siempre cuando voy a un viaje, mi papá me da una bendición para ser protegido. El mes pasado, cuando estaba en Budapest, fui llevado al hospital con heridas en las costillas, pero me mantuve tranquilo debido a la bendición que mi padre me había dado. Yo sabía que estaría bien”.

Entre las competencias más destacas en las que Nícholas ha participado se encuentran  las ligas competitivas como SKIL (Liga Deportiva Karate Internacional) en la que obtuvo ocho títulos, la Liga Nacional de Cinturones Negros (NBL), en la que ha ganado un título y un gran campeonato, el único en Centroamérica en combate en 27 años.

También ha ganado ocho títulos en la NASKA (North America Sport Karate Association) y un título en la WAKO (Asociación Mundial de Kickboxing).

Su prioridad no es ganar las olimpiadas

Ahora, este joven mormón espera llegar a las olimpiadas y campeonar, no obstante, su meta principal es servir una misión de tiempo completo. Él comenta: “Estoy planeando servir una misión cuando sea mayor. Creo que el servicio a los demás es importante y es lo que nuestro Padre Celestial quiere que hagamos. Soy diácono (en la Iglesia), y eso me ha dado muchas oportunidades de servir a otros”.

Este joven prodigio del karate, se prepara para ser un buen representante de  Jesucristo desde ya. Para Sala de Prensa, él declaró: “Siempre trato de ser un buen representante de la Iglesia cuando voy a las competencias”.

En mormonsud.org nos sentimos muy felices por compartir esta historia de perseverancia y éxito de un joven que al igual que José Smith, se esfuerza por hacer lo correcto. Deseamos que los éxitos continúen para Nícholas en su carrera deportiva y como misionero de la iglesia de Jesucristo.

 

Fuente: Sala de Prensa Mormona

(Visited 446 times, 1 visits today)