La Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días excomulgaron a un miembro del Cuórum de los Setenta el lunes.

El élder James J. Hamula había sido una Autoridad General y miembro de los Setenta durante nueve años, desde su llamado en abril de 2008.

“Esta mañana, James J. Hamula fue relevado como Setenta Autoridad General de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, siguiendo la acción disciplinaria de la Iglesia por la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles”, dijo Eric Hawkins,  portavoz de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Tal acción es rara, pero cuando es necesario, un consejo disciplinario para un líder mayor mormón está compuesto por miembros de la Primera Presidencia y el Cuórum de los Doce Apóstoles. La iglesia tiene a sus líderes más altos en los mismos estándares de conducta que todos los demás miembros, si no más.

La iglesia confirmó que esta acción no fue tomada por desilusión o apostasía.

“Toda la disciplina de la iglesia se lleva a cabo con total confianza”, según un artículo publicado en el sitio web oficial de la iglesia. “Los líderes de la iglesia tienen la solemne responsabilidad de mantener confidencial toda la información que reciben en confesiones y entrevistas, para proteger esa confianza, la iglesia no discutirá los procedimientos de un consejo disciplinario”.

“En casos raros”, señaló el artículo, “la decisión de un consejo disciplinario puede ser compartida públicamente para evitar que otros sean perjudicados por la desinformación”.

El élder M. Russell Ballard, miembro senior del Cuórum de los Doce, ha descrito los tres propósitos de los consejos disciplinarios de la iglesia.

“Los miembros a veces preguntan por qué los consejos disciplinarios de la Iglesia se llevan a cabo”, dijo en un artículo de 1990 en la revista oficial Ensign, la iglesia. “El propósito es triple: salvar el alma del transgresor, proteger al inocente y salvaguardar la pureza, la integridad y el buen nombre de la Iglesia”.

Agregó que la acción disciplinaria de la iglesia no pretende ser el fin del proceso, sino el comienzo de una oportunidad para regresar a la plena comunión y a las bendiciones completas de la iglesia.

“El resultado deseado es que la persona hará los cambios necesarios para regresar total y completamente para poder recibir las maravillosas bendiciones de la Iglesia”, enseñó el apóstol.

Esta historia será actualizada.

Fuente: Deseret News

(Visited 64.609 times, 2 visits today)