Albany, Oregon. Lunes 13 de junio por la mañana, un día más de preparación para las hermanas Jana Shumway de Lehi, Utah, y la hermana Heather Munford de Norte de Ogden, Utah, misioneras de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días.

Ellas tenían planeado comprar sus víveres y demás artículos para la semana. Sin embargo,  un pequeño retraso en salir  fue un hecho que  salvaría la vida de otras dos mujeres.

El hecho fortuito ocurrió al promediarse las 10:10 am cuando el departamento de las misioneras comenzó a llenarse de humo. “Era más humo que llamas, pero era un humo muy tóxico”, declaró la hermana Shumway al diario Democrat- Herald. De pronto, la hermana Shumway escuchó gritar a sus dos ancianas vecinas.

Las misioneras no pensaron más y acudieron de inmediato para salvar a las ancianas de las llamas, sin ayuda extra y con todos sus esfuerzos.  Hasta que una transeúnte se sumó para ayudar. Ella sujetó a la más anciana llevándola a un lugar fuera de peligro, mientras que las misioneras rescataban a la otra mujer de avanzada edad.

La hermana Shumway  declaró al mencionado diario: “Realmente fue una bendición que esa mujer llegara”. “Fue toda una bendición. Todos están en buen estado y eso lo más grandioso”.

Al poco tiempo, los bomberos  y los policías de Albany acudieron al lugar de los hechos y aunque una mujer  fue llevada al hospital en una ambulancia, no resultaron personas heridas. La causa del incendio sigue bajo investigación, pero la misionera Munford reconoce que “todo lo que ocurrió fue un milagro”.

Al parecer, estas valientes misioneras no solo están listas para salvar la vida espiritual de las personas.

Fuente: LDS living