LAS VEGAS – Todo lo que necesitas saber sobre Aaron Fotheringham está en su descripción de su cuenta de Instagram: “Principalmente experto en convertir limones en limonada.”

También te puede interesar: 10 Personas famosas que sirvieron una misión y en dónde

Nació con espina bífida, Fotheringham aceptó la vida en una silla de ruedas a los 8 años. Ahora, este intrépido joven de 26 años a quien llaman “wheelz” (ruedas) ha creado esencialmente un deporte nuevo en el que da vueltas en enormes rampas de 17 metros frente a multitudes que lo aclaman en estadios de todo el mundo. Aaron también se entretiene realizando diferentes trucos en pistas de skate.

Para Fotheringham, miembro de la iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y recientemente casado en el templo de Las Vegas, la mejor parte es ayudar a los niños en sillas de ruedas lo emocionante que puede ser la vida. Por medio de su naturaleza amigable y sus trucos locos, “wheelz” está inspirando a persona que no conoce, incluyendo a una familia de Arizona.

Aaron Fotheringham

 “La vida en una silla de ruedas no es un callejón sin salida. Muchas personas ven las sillas de ruedas como un soporte médico que te disminuye la velocidad. ¿Cómo puede reducir tu velocidad? Es sobre ruedas,” Aaron Fotheringham declaró para Deseret News. “Una silla de ruedas no solo es un soporte médico, es una herramienta que te ayuda a tener éxito y es muy divertido.”

En una entrevista para ESPN en 2008, se le pidió a Fotheringham que definiera “espina bífida.”

“Una gran oportunidad,” respondió con una sonrisa.

Aaron es uno de los seis hijos adoptados de la familia de Steve y Kaylene Fotheringham.

Después de tener dificultad para desplazarse con aparatos ortopédicos o muletas durante sus primeros ocho años, Aaron Fotheringham le dio la bienvenida a las sillas de ruedas. Sin embargo, no quería que lo trataran de manera diferente a los demás niños, insistía en que no se veía a sí mismo como un discapacitado.

Aaron Fotheringham

Poco tiempo después, en una pista de skate cerca de casa, el hermano mayor de Fotheringham, Brian, estaba montando una bicicleta BMX y animó a su hemano menor a “dejarse caer” en la rampa. Con mucho deseo de impresionar a su hermano, Aaron pensó, “¿por qué no?” a pesar de que la primera vez que lo intentó se cayó de cara, Fotheringham siguió intentando. Lo encontró divertido y mejoró, expresó.

Pasaron casi dos décadas y es impresionante lo que Fotheringham ha logrado desde entonces, “WCMX” (motocross en silla de ruedas).

En 2006, a los 14 años, Fotheringham consiguió con éxito la primera voltereta hacia atrás en silla de ruedas. Un video de este logro se hizo viral en YouTube.

En 2010, el niño conocido como “wheelz” consiguió la primera voltereta doble hacia atrás y comenzó a viajar por el mundo con el show “Nitro Circus Tour.”

Aaron Fotheringham

Un año más tarde, esperaba intentar algo diferente, Aaron Fotheringham logró el primer salto mortal de frente.

En 2012, Fotheringham saltó un espacio de 15 metros y aterrizó a salvo al otro lado. “Para mí, eso era lo primero de la lista,” dijo.

Mientras observaba el mundo y hacía trucos con los mejores ciclistas y skaters de BMX, Fotheringham también consiguió patrocinadores para sus llantas, que se desgastaban rápidamente y una silla de ruedas más resistente y personalizada, diseñada para uso extremo, entre otros.

En el proceso de descubrir de su “conciencia del aire,” Aaron Fotheringham ha soportado su parte justa de choques y lesiones, como se muestra en sus videos. Es por eso que está listo para hablar más en público. “Es menos doloroso,” bromeó.

“Las lesiones suceden más de lo que me gustaría admitir,” Fotheringham afirmó. “Lamentablemente me he enfrentado a una gran cantidad de conmociones cerebrales, pero por suerte no tengo huesos rotos. Me he roto los dientes. La peor lesión fue haber sido noqueado.”

Aaron Fotheringham

A pesar de tener 23 cirugías de espina bífida en su vida, Fotheringham siempre ha podido ver las ventajas, como los estacionamientos para discapacitados, dijo riéndose. En los momentos de desánimo, Aaron Fotheringham ha aprendido a confiar en su fe en el Salvador.

“Las personas me preguntaban, ¿Cómo tienes una actitud tan buena hacia la espina bífida?” Realmente, nunca lo entendí pero luego, pensé que la Expiación juega un papel más importante en nuestras vidas de lo que podríamos imaginar,” expresó Fotheringham, que ocasionalmente habla a la audiencia mormona sobre lidiar con la adversidad. “Cuando he tenido otras pruebas en mi vida, me he dado cuenta de que la Expiación no es solo para los pecados sino para ayudarnos con nuestras aflicciones y enfermedades. Eso ha sido muy importante para mí… y hace los limones un poco menos amargos.”

Aaron Fotheringham

Lo que mantiene a “Wheelz” saltando es la descarga de adrenalina.

“Es la sensación de estar asustado pero también, el espíritu de logro después de haber superado esos miedos y terminar aterrizando en algo. Creo que eso es lo que me hace volver,” expresó Fotheringham. “Algo puede sentirse tan imposible, pero luego terminas aterrizando y es simplemente irreal.”

Lejos de las rampas, las cámaras y las multitudes que lo aclaman, Fotheringham contó que celebró su logro más grande a principios de este año cuando se casó con su novia, Charlee Wilson, en el Templo de Las Vegas.

Wilson vio por primera vez a Aaron Fotheringham desde lejos en una actividad de solteros mormones en 2017. Apenas acababa de regresar de servir en una misión mormona y era un poco tímida para acercársele así que le envió un mensaje por Instagram. Fotheringham respondió. Comenzaron a salir en setiembre del año pasado y se comprometieron para finales de octubre.

Aaron Fotheringham

“Pensé que era muy guapo,” Charlee Fotheringham dijo sobre su primera impresión. “Era un poco intimidante saber que cualquier tipo de relación que tuviéramos seria pública. Eso fue lo único que me preocupó. Sin embargo, lo admiré por la manera en que trataba su discapacidad. Nunca lo detuvo. Eso me dio una idea de su carácter y lo admiraba mucho y realmente me atraía.”

Desde su boda en febrero, una de las cosas favoritas de Charlee Fotheringham es ver a su esposo pasear en una pista de skate con personas en sillas de ruedas y darles esperanzas para una vida más divertida y plena.

“Me encanta. Creo que esa es la parte más grandiosa del deporte que creó,” declaró Charlee. “No importa qué edad tengas, si eres joven o viejo, no importa. Sales y destrozas las pistas como un patinador o ciclista de BMX. Se divierten mucho.”

Los niños en sillas de ruedas que acuden a las clínicas de WCMX son tímidos al principio. Pero, una vez que pasean alrededor de la pista, una gran sonrisa aparece en sus rostros, afirmó Fotheringham.

Aaron Fotheringham

 

“Es genial ver cómo se transforma su mente, de “no puedo hacerlo” a “espera un minuto, puedo patinar como un skater,” dijo Fotheringham. “Para mí, eso es lo más gratificante.”

Aaron Fotheringham recuerda con cariño el día en que un joven alemán le dijo, “ahora sé que mi vida no ha terminado.”

“Realmente eso me conmovió bastante,” Fotheringham declaró. “Quizá, a veces, no me doy cuenta del impacto que tiene porque simplemente estoy dando vueltas y divirtiéndome. Pero, realmente está cambiando la vida de las personas y les hace saber que este no es un callejón sin salida.”

Ese es el caso de Ryan y Amy Ensminger que viven en Phoenix y que solo han visto a Aaron Fotheringham en sus videos de YouTube.

Después de intentar tener hijos durante una década, la pareja de Arizona finalmente tuvo un hijo, Jackson que nació con espina bífida.

Aaron Fotheringham

Cuando los Ensminger aprendieron más sobre la espina bífida, vieron un vídeo de “Wheelz” haciendo trucos en una pista de skate. Ryan Ensminger sintió una conexión inmediata con Fotheringham.

“Para mí, era tan inspirador ver todo lo que estaba logrando y en especial, cómo acepta lo que lo hizo diferente,” dijo Ryan Ensminger. “La espina bífida no le impidió disfrutar la vida.”

Jackson Ensminger, ahora tiene 6 años, es un gran fan de “Wheelz.” Sus padres lo han llevado a la pista de skate varias veces. Le pidieron una silla de ruedas de la misma empresa que produce las sillas de ruedas WCMX de Fotheringham. Esperan presentar a Aaron Fotheringham a su hijo en el futuro.

Gracias a Aaron Fotheringham y WCMX, los Ensminger han entrado a una comunidad completamente nueva de “personas increíbles.” Esto ha adoptado la actitud de que con un poco de creatividad, todo es posible para su hijo.

“Wheelz nos ha demostrado que no existen los límites para alguien en una silla de ruedas,” expresó Ryan Ensminger. “Como padre, ver a Wheelz me abrió los ojos para estar siempre consciente de crear oportunidades para que Jackson intente todo en la vida.”

Artículo originalmente escrito por Trent Toone y publicado en deseretnews.com con el título “How this Las Vegas 26-year-old with spina bifida is giving hope to children in wheelchairs.”