Para aquellos que buscan un mensaje de esperanza y un destello de luz, incluso en medio de los sucesos del mundo, la  más reciente publicación del Élder Uchtdorf en Facebook les brindará consuelo y paz: El Salvador te extiende Su mano. Si lo escuchas, Él te hablará este mismo día.

También puedes leer: Nuestro dolor es también el dolor de Cristo: Ideas que cambiarán tu relación con el Salvador

Testifico que cuando te embarcas o continúas tu viaje hacia Dios, tu vida mejora. Esto no significa que no habrá pesar en tu vida.  Sabemos de todos los seguidores fieles del Salvador que sufren tragedias e injusticias, el mismo Salvador sufrió más que cualquier otra persona.

el salvador

No, seguir al Salvador no te librará de todas tus pruebas. Sin embargo, desaparecerá las barreras entre tú y la ayuda que el Padre Celestial desea proveerte. Dios estará contigo. Él te guiará en cada paso que des. Él caminará a tu lado, también te sostendrá cuando más lo necesites.

¿Deseas disfrutar de un gozo eterno? ¿Anhelas sentir dentro de tu corazón la paz que sobrepase al entendimiento? Entonces, dirige tu alma hacia la luz. Comienza tu propio viaje maravilloso a casa. A medida que lo hagas, tu vida mejorará, será más feliz y significativa.

salvador

Pintura: “Hijos de la luz” by Anne Marie Oborn

A inicios del presente mes, el Élder Uchtdorf recordó a todo el mundo su identidad divina, al expresar:

“Si descubres que te preocupa lo que los demás digan de ti, permíteme sugerirte este antídoto: Recuerda quién eres. Recuerda que provienes del hogar real del reino de Dios, que eres hijo de un Padre Celestial que reina en todo el universo.”

“Tienes el ADN espiritual de Dios. Posees dones únicos que se originaron durante tu creación espiritual y se desarrollaron en la vasta inmensidad de la vida premortal. Eres hijo de nuestro Padre Celestial misericordioso y sempiterno, el Señor de los Ejércitos, que creó el universo, ubicó las estrellas en la vasta amplitud del espacio y colocó los planetas en sus órbitas señaladas.”

“Estás en sus manos. Manos muy buenas. Manos amorosas. Manos cariñosas.”

“Nada de lo que digan los demás podrá cambiarlo. Sus palabras palidecen al lado de lo que Dios ha dicho de ti.”

“Eres su hijo preciado. Te ama.”

Artículo originalmente escrito por Danielle  B. Wagner y publicado en ldsliving.com con el título “Elder Uchtdorf: “The Savior Will Speak to You This Very Day