“El racismo deja huella tanto en las personas que participan de él, como en las receptoras; hay heridas que podemos sanar y maneras de poder cambiar. Aquí hay cuatro pasos que podemos tomar para mejorar y alcanzar nuestro potencial divino.”

El hablar el uno con el otro sobre dolencias físicas como resfríos, gripe, huesos rotos y esguinces puede ayudarnos a aprender cómo encontrar la cura. Sin embargo, también nos beneficiamos cuando abordamos los desafíos de los pensamientos y actitudes incorrectas, incluidas las palabras y las acciones que perjudican a los demás, así como a nosotros mismos.

También te puede interesar:El “orgullo” que infecta el Mormonismo. Es hora de deshacernos de él

Algunos han sentido el aguijón de ser considerados “el otro” o “el menor”. Me parece que tales actitudes han aumentado en el mundo que nos rodea en los últimos años, tal vez debido en parte al lenguaje vitriólico que ha llegado a impregnarnos con discursos políticos en varias naciones alrededor del mundo. Nada podría estar más alejado de las enseñanzas de Jesucristo,  que el hecho de que cualquier ser humano que piense que es superior a otro ser humano por motivos de raza, sexo, nacionalidad, origen étnico, circunstancias económicas u otras características. (Quentin L. Cook, “Lo eterno de cada día”, Liahona, noviembre de 2017)

El Presidente Gordon B. Hinckley (1910-2008) habló ampliamente sobre ese tema en su discurso “La necesidad de más bondad”, presentado en la sesión general del sacerdocio de la Conferencia General de abril de 2006:

“Me he puesto a pensar por qué hay tanto odio en el mundo…

El fantasma del racismo ha vuelto a aparecer. Me dicen que lo hay incluso entre los miembros de la Iglesia. No me explico cómo puede ser…

… A veces se oyen entre nosotros comentarios racistas y denigrantes. Les recuerdo que nadie que haga comentarios ofensivos en cuanto a las personas de otra raza se puede considerar un verdadero discípulo de Cristo, ni tampoco puede considerar que esté en armonía con las enseñanzas de la Iglesia de Cristo.

Reconozcamos que cada uno de nosotros es un hijo o una hija de nuestro Padre Celestial que ama a todos Sus hijos.”

personas

Los prejuicios raciales y culturales están demasiado extendidos en el mundo. Lamentablemente, las prácticas asociadas con el racismo y los prejuicios han causado heridas profundas para muchos.

A medida que nos esforzamos por sanar las heridas del racismo, es críticamente importante comprender que las ideas negativas hacia los demás basadas en las diferencias raciales o culturales perjudican no sólo a aquellos que son el centro de esa actitud; lastiman también al practicante, si no más.

Somos cristianos, discípulos de Cristo, pero cuando permitimos que las actitudes del mundo se infiltren en nuestras mentes hasta el punto de la ceguera acerca de su existencia, limitamos nuestro progreso hacia lo que nuestro Padre espera que seamos, y entramos en pecado y eso a menudo tiene consecuencias duraderas.

Aquí hay cuatro pasos que cada uno de nosotros debe tomar para que todos podamos avanzar juntos en nuestros esfuerzos por alcanzar nuestro potencial divino.

  1. Reconocer el Problema

Algunas personas no reconocen que existe un problema.

El otoño pasado, después de los eventos en Charlottesville, Virginia, que involucraron supremacistas blancos y protestantes, la Iglesia emitió dos declaraciones formales denunciando el racismo mientras aconsejaba a los miembros y otros que “deberían estar preocupados por el aumento de la intolerancia tanto en palabras como en acciones que ver en todas partes.”

El primer paso para obtener la cura es darse cuenta de que el problema existe, incluso entre algunos de nosotros en la Iglesia, como señaló el Presidente Hinckley. No podemos arreglar lo que pasamos por alto o negamos. Nuestras actitudes hacia otros de una raza diferente o de una cultura diferente no deben considerarse un asunto menor. Verlos como tales sólo confirma la voluntad de permanecer sin cambios.

Algunas de esas actitudes parecen derivar de creencias pasadas dadas como especulaciones sobre por qué los miembros varones negros de la Iglesia no podían ostentar el sacerdocio a mediados del siglo XIX hasta 1978.

Soy un converso afroamericano que este año celebra con millones de miembros el 40 aniversario del sacerdocio que se extiende “a todos los hombres dignos” (Declaración Oficial 2). Desde ese momento, los líderes de la Iglesia han desautorizado por completo la especulación del pasado sobre por qué se retuvo el sacerdocio, incluida la noción de que los negros fueron menos valientes en la existencia premortal. Desafortunadamente, los comentarios y actitudes racialmente insensibles con respecto a las personas de color no se han eliminado todavía.

  1. Reconocerlo en Nosotros Mismos

Algunas personas reconocen el problema, pero pueden no reconocerlo en sí mismas. A veces, el racismo es tan sutil que no nos damos cuenta de que lo estamos expresando.

¿Cómo podemos juzgar cuándo nuestros pensamientos y comentarios pueden estar fuera de línea con las enseñanzas del Evangelio? Considera cómo los siguientes ejemplos podrían representar el racismo. Qué haría el Señor para que cambies tu corazón si reconoces que:

  • Prefieres asociarte sólo con los de tu propia raza y piensas que los demás también deberían hacerlo.
  • Crees que está bien discriminar al vender o alquilar una casa.
  • No inicias una amistad (o respondes a gestos amistosos) debido a diferencias raciales.
  • No estás contento si tus hijos se asocian con los de una raza en particular.
  • Te sientes orgulloso de ti mismo cuando te portas bien con alguien de otra raza.
  • Tienes dificultades para darle la bienvenida a alguien de una raza en particular en tu círculo familiar.
  • Sientes menos compasión hacia los de una raza diferente que sufre los efectos de la pobreza, la guerra, el hambre, el crimen, etc.
  • Supones que una persona de otra raza (o que se ve diferente) debe ser de otro país.
  • Haces bromas o comentarios despectivos sobre la raza de alguien o un grupo racial.
  • Crees que el evangelio de Jesucristo apoya cualquier pensamiento o comportamiento racista.
  • Justificas actitudes o comportamientos racistas debido a actitudes o comportamientos similares mostrados por otras personas buenas, incluidos los líderes o miembros de la Iglesia.

Si reconoces alguno de estos pensamientos o actitudes en ti mismo, has identificado una oportunidad para crecer y volverte más como Cristo a medida que trabajas para superarlos.

  1. Aprende a ver un nuevo enfoque

Si bien el racismo aún existe en el mundo, no pretendo sugerir que todos sean racistas. Hay personas, incluidos algunos Santos de los Últimos Días, que entran en una categoría cuyas preocupaciones podrían expresarse de esta manera: “Me siento incómodo o cohibido con respecto a ciertos grupos raciales o étnicos porque nunca he estado cerca de ellos. No estoy seguro de cómo comportarme. Me preocupa ser racista cuando, en realidad, me siento incómodo y súper consciente de las diferencias.”

Si buscas una forma de acercarte a los que pueden parecer diferentes, ofrezco este consejo, que me ha ayudado personalmente. En pocas palabras, conozco a las personas en donde las “encuentre”, esto significa que trato de conocer a nadie con una idea predeterminada den la mente. Conoce a la persona, no su color. Saluda al individuo, no a la etnia. Vea al hijo de Dios por lo que realmente es, un hermano o hermana, en lugar de alguien diferente.

  1. Escuchar

Junto con conocer gente donde los encontramos, podemos aplicar una verdad importante que un amigo muy querido compartió conmigo.

Somos una comunidad de conversadores. Hablamos de nosotros mismos, de nuestras familias, de nuestros hijos y, a menudo, de nuestra fe. A pesar de que todo eso es una forma de compartir, sería beneficioso que nos convirtiéramos en una comunidad de oyentes. Si primero nos esforzamos por escuchar de verdad a aquellos que consideramos como “el otro”, y si nuestro enfoque real fuera dejarles compartir sus vidas, sus historias, sus familias, sus esperanzas y sus penas, no sólo obtendríamos un una mayor comprensión, pero esta práctica contribuiría en gran medida a sanar las heridas del racismo.

Espero que cada uno de nosotros reconozca el continuo daño del racismo en el mundo y lo reconozcamos cuando lo veamos en nosotros mismos. En la medida en que hagamos esto y estemos dispuestos a hacer los cambios necesarios, ayudaremos a sanar las heridas del racismo y nos liberaremos a nosotros mismos y a otros para avanzar juntos hacia nuestro potencial divino como hijos de nuestro Padre Celestial (Malaquías 2:10).

“Este artículo fue escrito originalmente por Darious Gray y fue publicado por lds.org bajo el título: “Healing the Wounds of Racism