“Cuatro malas ideas que hacen que salir en citas sean estresante para los jóvenes adultos mormones y cómo cambiar el resultado.”

Permíteme llevarte conmigo por un minuto a una reunión de la Sociedad de Socorro realizada recientemente en un barrio de solteros en BYU. Mi esposo Scot y yo estábamos enseñando la clase e hicimos una pregunta a la que todas querían responder. Las jóvenes pedían a gritos que las eligieran por lo que las respuestas se dieron rápidamente.

También te puede interesar:7 citas que cambiarán totalmente la forma de ver la revelación personal

Les preguntamos qué es lo más estresante para ti en tu vida actual, y casi todas las personas, dijeron citas y chicos. Nosotros seguimos preguntando. En un mundo en el que tienes escuelas, finanzas y grandes decisiones frente a ti, ¿por qué salir en una cita es lo más estresante? Ellas explotaron con respuestas.

“Estar en un barrio de solteros a veces se siente como un mercado de carne, como si estuviera compitiendo con todos por la atención de un chico. Siempre me pregunto si me veo lo suficientemente bien o si soy lo que los chicos quisieran. Me hace sentir que siempre estoy en exhibición y que tengo que ser ciertas cosas para encajar en el modelo de lo que los chicos encuentran atractivo.”

“Siento que tengo que lucir y decir y hacer todo lo posible para conseguir una cita, y si lo hago, soy consciente de que no me pedirá que salga nuevamente con él a menos que esté a la altura de su idea de cómo deber ser una chica. Hace que sea difícil ser quien soy.”

“Me pregunto por qué nadie parece quererme.”

“No he salido en una cita en tres años.”

“Es difícil conocer a los chicos. Si hablo con un chico como amigo, él piensa que estoy coqueteando con él con la esperanza de que me invite a salir.”

“Sé lo importante que es elegir a la persona adecuada para casarse, y eso me pesa mucho. ¿Cómo puedo saber que alguien es el adecuado para mí? Eso también significa que las citas sean muy importantes para mí, porque sé que gran parte de mi felicidad depende de ello, y no parece estar sucediendo.”

“Me siento preocupada porque pronto me graduaré y no he encontrado a nadie.”

“Siento que no puedo planificar mi vida, porque si me mudo por la universidad o trabajo en un lugar donde no hay mucha gente SUD, ¿conoceré alguna vez a alguien? ¿Debería quedarme en Provo para estar donde hay más muchachos?”

“No soy del tipo de chicas a las que les gusta los chicos porque soy demasiado (ambiciosa, inteligente, con mentalidad profesional, tímida, con sobrepeso), tú completa el espacio en blanco. Los chicos sólo parecen elegir un tipo de chica.”

Las hermanas también nos dijeron que muchos de los chicos no están viviendo el tipo de vida que desearían en un esposo. La pornografía ha causado estragos en la formación de la familia entre los Santos de los Últimos Días.

Ahora, por supuesto, estos comentarios fueron todos desde la perspectiva de las mujeres porque era una reunión de la Sociedad de Socorro, sin embargo los hombres de este barrio tienen sentimientos similares: que están bajo una gran presión por hacer el proceso de salir en citas de manera correcta.

Una de las mayores sorpresas para mí, trabajando con hombres y mujeres jóvenes adultos solteros es lo poco que salen en citas. Hombres maravillosos dicen: “No puedo hacer que una chica salga conmigo en una segunda cita”. Mujeres maravillosas dicen: “No recuerdo haber tenido una cita”.

Aquí hay cuatro malas ideas que creo que están limitando las citas en BYU, y quizás con todos los solteros de los Santos de los Últimos Días en general.

Juzgar a una persona antes de conocerla

manos

De alguna manera, esta cultura ha crecido en torno a los jóvenes Santos de los Últimos Días. Si salgo con alguien una vez, los estoy considerando como un futuro cónyuge. Si salimos dos veces, probablemente ya somos enamorados. Si salimos tres veces, estás prácticamente comprometido.

Esta idea pone tanta carga en las citas, que las personas simplemente las evitan, hasta que encuentran a una persona que creen que podría ser la adecuada. Antes solía ​​ser que las personas salían por diversión, por la socializar, por la oportunidad de conocer gente nueva y compartir una o dos experiencias juntos, antes tenían oportunidades de interactuar y conocer a muchas, muchas personas.

Salir en citas era simplemente una forma de vida social, sin ninguna presión. En consecuencia, muchos solteros salían con frecuencia con muchas personas antes de que comenzaran siquiera a considerar el matrimonio. Ese no es el caso en la actualidad.

Les he preguntado a las mujeres adultas solteras por qué no salen en una segunda cita con un chico, y respondieron porque no creo que me vaya a casar con él. Eso puede quedar claro en algunos casos cuando alguien no vive los estándares que tú aprecias, pero ¿cómo puedes comenzar a conocer a alguien si apenas ha interactuado con ellos? ¿Cómo sabes lo que realmente piensan o las profundidades de su alma?

Lo mismo ocurre con los hombres que piden una cita a las chicas. Temen que estén mostrando interés en el matrimonio, en lugar de sólo una oportunidad de conocer mejor a alguien.

Esto hace que salir en una cita sea más agobiador de lo que debería. En lugar de simplemente tener una salida social con un amigo que estás conociendo, cada cita se convierte en una audición para el matrimonio. Los jóvenes adultos solteros piensan que tienen que moverse rápido y saber su decisión rápidamente.

De alguna manera, esta es seguramente una respuesta para los jóvenes Santos de los Últimos Días de la comprensión de que el matrimonio es importante, pero, por otro lado, irónicamente, esta idea es un gran impedimento para que el matrimonio realmente suceda.

No puedes conocer a alguien hasta que hayas pasado un tiempo con ellos, y las primeras citas no deberían ser una audición para el matrimonio. Cuando los jóvenes solteros creen que lo son, se sienten terriblemente estresados ​​y salen en menos citas.

Puedes salir muchas veces con alguien con quien no te vas a casar. Es difícil conocer bien a alguien con quien no has pasado mucho tiempo.

Crear una lista de verificación

pareja

Esta sensación de necesitar avanzar rápido y tomar una decisión rápidamente también tiende hacia otro impedimento. Eso es crear una lista de verificación de lo que debería ser alguien para ser tu compañero eterno.

Después de todo, si después de las primeras citas se espera que la gente sepa de alguna manera si se trata de matrimonio, entonces se deben tomar ciertas medidas. En lugar de conocer el corazón y la mente de alguien es fácil volver a la lista de verificación.

El problema con las listas de verificación también es que reflejan el perfeccionismo. Todos somos humanos, imperfectos y en crecimiento. Ninguno es perfecto, pero las personas con defectos humanos estamos buscando un ser perfecto.

El matrimonio consiste en amar el ser de otra persona, en comprender sus impulsos, en respetar sus elecciones, en tener suficientes experiencias compartidas y que deseas seguir haciendo todo eso por una eternidad. Se trata de encontrar a alguien que ame al Señor y quiera crecer contigo, porque ya han estado creciendo juntos.

La lista de verificación se crea artificialmente e incluye cualidades que uno supone que uno desea en un cónyuge. Los elementos en una lista de verificación son sobre cosas que uno puede ver superficialmente. Con demasiada frecuencia reemplaza la creación de esa conexión alma-alma que es la base de una relación eterna.

Los elementos de la lista de verificación pueden incluir el aspecto físico, el peso, las calificaciones, el encanto e incluso el color del cabello (¿Es rubia?).

Una hermana aceptó una cita de un joven que no creía que fuera de su tipo, él no se ajustaba a su lista de verificación. Luego, en la primera cita, descubrió que se llevaban tan bien, se rieron tanto y pudieron hablar de cualquier cosa. Eso sólo creció a medida que continuaron saliendo en citas. Ahora lo mira de una manera que nunca hubiera supuesto si no hubiera estado dispuesta a salir con él, ella había descartado su lista de verificación.

El otro problema con las listas de verificación es que tienden a hacer que la gente siga buscando a alguien, pensando que podría haber un candidato mejor. Incluso cuando están saliendo con alguien que realmente les agrada, se preguntan: “¿Es el más adecuado mejor para mí? ¿Hay alguien más que encaje mejor en mi lista de verificación?”

Una lista de verificación con demasiada frecuencia significa que no les das a las personas una oportunidad antes de que sean descartadas.

Le preguntamos a un joven cómo iba su vida amorosa con una chica en particular. Él se animó y nos dijo que realmente le gustaba, pero luego con un toque de preocupación nos dijo, “pero ella tiene un cachorro. No creo que pueda vivir con un cachorro.”

Demasiada gente está mirando

pareja

Debido a que el matrimonio es tan importante para nosotros en el Evangelio, todos tienen un ojo puesto en los jóvenes adultos solteros para ver si están saliendo y progresando en sus relaciones. Hay una ley científica que vale la pena recordar aquí. Se llama el efecto observador, y esa es la teoría de que el simplemente observar una situación o fenómeno cambia esa situación.

Otras personas en barrios solteros, compañeros de habitación, amigos, todos tienen opiniones sobre las citas en general y de con quienes estás saliendo en particular. Una joven soltera sale a una cita y todos sus compañeros de cuarto quieren cada detalle, quieren saber lo que ella pensó. Ellos tienen opiniones sobre el joven, él es demasiado esto o eso también. ¿Estaba lo suficientemente interesado? Cada cita se convierte en un tema de discusión.

Las opiniones de los demás importan demasiado. Sus ojos puestos en ti te vuelven tímido, pensando en cada opción más allá de lo que debería de importar.

Con todos estos ojos puestos en los solteros que están saliendo en citas, es fácil, por supuesto, ser influenciado por la opinión de los demás. Sin embargo ellos no han estado pasando tiempo con la persona con la que saliste y realmente no saben nada.

Otros también pueden presionar a los jóvenes solteros para que se muevan más rápido de lo que deberían o para hacer juicios precipitados. Sin embargo, elegir a alguien con quien casarse es una decisión que ha sido pensada con antelación, realizada con el tiempo, y en última instancia, sólo una persona vive eternamente con esa decisión: la persona involucrada.

¿Quién necesita un grupo de críticos o aplausos o aquellos que los impulsen a tomar decisiones apresuradas?

Actuando por miedo

pedir matrimonio

Cada una de estas malas ideas, impactan la idea siguiente, y todas ellas conducen a actuar por miedo. Escuchaste la palabra miedo en los comentarios que cité anteriormente de algunas de las jóvenes solteras de nuestro barrio. El estrés y la ansiedad son sólo otros nombres para el miedo, estos miedos son muy naturales. Estas mujeres están en la universidad, un breve tiempo donde hay un gran grupo de hombres con los que pueden salir, y pueden escuchar el tictac del reloj. Les preocupa que el matrimonio se les escape.

Sin embargo aprendemos que a medida que nos esforzamos espiritualmente tomando decisiones y acciones motivadas por el miedo a menudo no son saludables. El miedo agrega una urgencia que no debería estar allí. Nos moldea y nos convierte en otra persona. Nos urge a tomar decisiones que son equivocadas. Nos inhibe.

Por el contrario, se nos dice que debemos actuar por amor, el amor se expande y nos abre a otros. El amor confía en que el Señor sabe cómo hacer Su trabajo en nuestra vida. El amor nos hace ser amigables con los demás sin el cálculo secreto sobre si pronto saldremos con alguien. El amor nos permite ser nosotros mismos porque no tenemos miedo de ser imperfectos. Sabemos que Dios nos está llevando en un viaje de crecimiento, y que podemos sentir su amor por nosotros ahora.

Así que aquí está mi consejo para aquellos que están solteros. Estos pueden ser difíciles de vivir porque la cultura lo presionará de otras maneras cuando se trata de citas.

  1. Sé un devoto discípulo de Cristo antes que todo lo demás. Él te sostendrá, te guiará, te ayudará, te animará cuando estés triste.
  2. Tómate el tiempo para conocer a las personas del sexo opuesto. Sé amistoso sin la expectativa de que de alguna manera debes juzgarlo como candidato para matrimonio. Todos necesitan un amigo.
  3. Abandona la idea de que siempre estás exhibición cuando estás saliendo, que estás saliendo con un crítico y juez.
  4. Sé tú mismo cuando estés saliendo en citas, porque en realidad, no puedes ser cualquier otra persona y cualquier mascara que pongas con el tiempo eventualmente caerá.
  5. Abandona tu lista de verificación y en su lugar estate abierto al Espíritu mientras buscas conocer a alguien.
  6. Busca reemplazar el miedo con amor, fe y confianza.
  7. Estate dispuesto a aceptar el tiempo del Señor.
  8. No vayas a las opiniones sobre tu vida amorosa. Al final, tu elección en el matrimonio será entre tú y Dios, nadie más, sólo tú tendrás que vivir con la decisión.
  9. Enfoca tu vida en cosas buenas, busca la luz y otros verán la energía espiritual que esto te brinda.

Este artículo fue escrito originalmente por Meridian Magazine y fue publicado por ldsliving.com bajo el título: “​4 Pressures That Make Dating Stressful for LDS Singles