Mi esposa y yo estuvimos en Francia para una conferencia de estaca. Durante una reunión para nuevos conversos, noté que dos jóvenes, a la mitad de sus veinte años, se sentaron juntos. Uno de ellos se puso de pie y se presentó. Dijo que era un refugiado de Rusia. Había venido a Francia para escapar de la opresión y que encontró a los misioneros mormones y se unió a la iglesia.  Cuando se sentó, el otro joven se levantó. Hablando con un francés titubeante, contó su historia con el Libro de Mormón. El presidente de la misión,  que estaba sentado detrás de mí,  lo interpretó para nosotros. A continuación, mencionaré lo mejor que recuerdo que dijo:

También soy un refugiado, vine a Francia para escapar de la persecución. Pero, soy de Albania. Me gustaría decirles cómo conocí a los misioneros mormones. Nací como católico romano, mi familia y yo éramos miembros devotos de la fe católica. Cuando llegué a la adolescencia, con el ánimo de mi familia, decidí que deseaba ser sacerdote. Me aceptaron para recibir capacitación y me enviaron a un monasterio en Albania.

También puedes leer: De iraníes Musulmanes a refugiados Mormones: La increíble conversión de una familia

Al principio estaba feliz en mi capacitación para el sacerdocio. Sin embargo, a medida que los meses pasaban, comencé a sentir el vago sentimiento de que me faltaba algo. Era difícil de explicarlo, pero mi experiencia simplemente no me estaba satisfaciendo como pensaba que debería. Esto me preocupó y lo intenté con más dedicación. No obstante, mi sentimiento de insatisfacción seguía aumentando. Comencé a pasar mucho tiempo en la biblioteca del monasterio, intenté encontrar respuestas, o, por lo menos, algo que satisficiera esta sensación creciente de inquietud dentro de mí. Nada parecía ayudar.

libro de mormón

Monasterio católico

Un día, estaba en la biblioteca, pasaba entre los estantes sin mirar los títulos de los libros para saber si algo me llamaba la atención y me podía ayudar. Entre dos libros más gruesos, vi un libro delgado con una portada negra. No tenía título en el lomo. Con curiosidad, lo saqué. En la portada, leí en albanés: Extractos del Libro de Mormón.*

¿El Libro de Mormón? No tenía idea de lo que significaba. Nunca antes había leído la palabra “mormón.” Curioso, comencé a leer. Lo que leí me impresionó profundamente. Tomé el libro prestado, lo llevé a mi habitación y seguí leyendo. Mientras más lo leía, más impresionado estaba. Tenía algo que satisfacía mi hambre. Había algo en lo que podía creer.

Más tarde, cuando terminé de leer los “Extractos del Libro de Mormón” en corto tiempo, aclaré mi mente. Hice tres cosas. Devolví el libro a la biblioteca. Me acerqué al sacerdote mayor y le expliqué que no podía continuar en el programa. Luego, dejé el monasterio.

Un poco después, debido a cuestiones políticas y otras cosas, decidí dejar mi país natal y venir a vivir a Francia. Cuando llegué a la estación del tren, aquí en la ciudad, no tenía idea de qué hacer. No conocía a nadie. Ni tenía un lugar donde quedarme. Hablaba un poco de francés y mi presupuesto era limitado.

Entonces, noté un gran periódico mural en la pared de la estación del tren donde se les permitía a las personas colocar notas.  Ahí vi una tarjeta escrita en ruso y francés. Podía leer ruso, así que eso atrajo mi atención inmediatamente. La tarjeta era un anuncio para un compañero de habitación en un departamento, aquí en la ciudad. Esta era mi respuesta. Llamé al número para verificar si la vacante aún estaba disponible.

libro de mormón

Biblioteca de un monasterio

En ese momento, el joven colocó su mano en el hombro de su amigo y nos dijo que él era la persona que respondió la llamada ese día. Era uno de los que estaba buscando un compañero de habitación. Coordinaron para reunirse y el albanés pudiera ver el departamento. Cuando llegó, estaba agradecido. Era un pequeño departamento pero suficiente para los dos. El costo de la renta era razonable y tendría un buen compañero de habitación con quien pudiera comunicarme.

Continuó:

Cuando dije que quería el departamento, hubo un momento de incertidumbre. Luego, mi nuevo conocido ruso dijo: “hay algo que tengo que decirte. Necesitas saber esto antes de tomar tu decisión final.”

Desconcertado, le pregunté qué estaba mal.

Me estoy reuniendo con dos jóvenes que me están enseñando sobre su religión. Nos conocimos aquí, en este departamento. No tienes que escucharlos. Pero, quería que lo supieras.

Le pregunté de qué iglesia eran. Me dijo que eran misioneros mormones.

Mormones,” grité. Esa era la palabra del libro que me había conmovido en Albania. Desde que dejé el monasterio, he intentado descubrir qué significa la palabra mormón y de dónde proviene el libro. Nadie sabía. Ahora,  aquí, casi mudándome a un departamento donde los mormones estuvieron viniendo para enseñar a mi compañero de habitación sobre su iglesia. Le aseguré a mi amigo que no sería un problema para mí, tener mormones en el departamento, siempre que me permitiera sentarme con ellos y también me enseñaran.

Después de varias semanas, ambos nos bautizamos.

Algún día, espero saber cómo una copia de extractos del Libro de Mormón, escrito en albanés, terminó en una biblioteca de un monasterio católico. Esa debe ser una gran historia.

*En idiomas en que no existen muchos miembros de la iglesia, era una práctica usual imprimir extractos del Libro de Mormón. Estos incluyeron los pasajes más significativos del Libro de Mormón y normalmente, era un tercio o un cuarto de todo el libro.

Artículo originalmente escrito por Gerald N. Lund y publicado en ldsliving.com con el título “How a Book Found in a Catholic Monastery Led One Man to Join the LDS Church.”