SALT LAKE CITY, evento Sed Uno – Yvonne Baraketse perdió a su padre y a la mitad de su familia durante el genocidio de Rwandan en 1994, antes de que llegara a Bélgica, como refugiada a los 13 años de edad.

También te puede interesar: Cómo hablarles a tus hijos sobre la raza y el sacerdocio

Aunque Baraketse intentó continuar con su vida, los siguientes años estuvieron llenos de trauma, depresión y desesperanza.

Baraketse volvió a descubrir la alegría y la fe por medio de su conversión a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días y su amor por el baile.

Casi 25 años después, Baraketse, una inmigrante de Utah y profesora de inmersión de francés de la Escuela Primaria Edgemont en Provo, brindó su amor por la fe mormona además de su talento para el baile como coreógrafa de la celebración mundial de la Primera Presidencia, Sed Uno, el aniversario 40 de la revelación de 1978sobre el sacerdocio, en el Centro de Conferencias mormón.

sed uno

Yvonne Baraketse

“Ha sido un testimonio, una bendición ser parte de esto. Ha sido maravilloso,” Baraketse dijo durante su ensayo. “Expandir la felicidad desde África, enseñar a las personas sobre la cultura africana es emocionante para mí… creo que el mundo es un lugar más feliz cuando las personas se comprenden unas a otras.”

El evento en vivo fue un éxito, trató sobre el tema Sed Uno, palabras expresadas por Jesucristo en Doctrina y Convenios 38: 27, “He aquí, esto os lo he dado por parábola, y es como yo soy. Yo os digo: Sed uno; y si no sois uno, no sois míos.”

El evento presentó mensajes de los líderes de la iglesia, danzas tradicionales africanas y música cristiana conmovedora a cargo de artistas destacados como Gladys Knight, Alex Boyé, la familia Bonner, miembros del Coro del Tabernáculo Mormón y el coro internacional Unity Gospel, cada uno de los artistas se presentó con vestuarios coloridos.

sed uno

Seis personas de diferentes orígenes culturales, incluidos Estados Unidos, Ghana, Brasil, Jamaica, Nigeria y Haití, narraron el programa, entrelazando la música y la danza con los relatos personales de la historia de los mormones negros. El programa condujo a la revelación recibida por el Presidente Spencer W. Kimball en 1978, ahora conocida como Declaración Oficial 2.

El programa resaltó las historias de santos fieles como Jane Manning James, un recién converso que vivió con José Smith y su familia antes de establecerse en Utah; Elías Abel, uno de los pocos conversos africanos-estadounidenses a los que se les ordenaría el sacerdocio; El converso nigeriano, Anthony Obinna, que soñó la iglesia antes de que llegara a África; Joseph William Billy Johnson de Ghana, uno de los primeros en recibir y compartir las enseñanzas del Libro de Mormón; y el pionero jamaiquino mormón, Victor Nugent, que se unió a la iglesia a principios de la década de 1970, a pesar de saber que no podía recibir el sacerdocio.

Baraketse dijo que la producción se realizó en aproximadamente tres o cuatro semanas. Si bien no fue mucho tiempo, confiaron en la inspiración del Señor. Además, Baraketse sintió que los participantes eran talentosos, estaban listos y con ansias de compartir su cultura.

“Esta es una manera de ofrecer nuestra alegría y nuestra cultura al Padre Celestial,” declaró Baraketse.

sed uno

Temanuata Laussen, una residente de Provo cuyos padres son de Samoa y Tahití, derramó lágrimas de gratitud mientras hablaba de la oportunidad que tuvo para cantar en el coro y aprender de la “hermana” Knight.

“Ha sido una gran bendición para mí, un privilegio especial ser parte de esto,” dijo Lausse. “Me siento tan orgullosa de que la iglesia desee resaltar esto y celebrar la revelación moderna. Celebramos todas las culturas en la iglesia, ¿cierto? Y, Sed Uno se trata realmente de eso, se trata de todos. Esto se aplica a toda la iglesia y el mundo, sinceramente.”

Laussen esperaba que las personas salieran del evento Sed Uno con deseos de “Ser Uno.”

“Deseo que se retiren del evento sintiendo el amor de nuestro Padre Celestial, sintiendo el amor del profeta y los líderes de la iglesia,” expresó. “Espero que regresen a casa deseando realmente hacer cambios en sus vidas para que puedan “Ser Uno.” Vayamos a casa y seamos edificadores.”

Artículo originalmente escrito por Trent Toone y publicado en deseretnews.com con el título “Why performers from diverse backgrounds are eager to share faith, music and culture at LDS Church’s ‘Be One’ event.”