El 24 de abril de 2005, el Presidente Gordon B. Hinckley se dirigió a más de 100,000 miembros de 27 estacas de las islas del sur de Filipinas.  En una transmisión en vivo desde Salt Lake City, habló sobre el progreso de la Iglesia y los requerimientos para la construcción del templo de Cebú. Después de reconocer su deseo de tener otro templo, el Presidente Hinckley desafió a todos los miembros adultos a obtener una recomendación para el templo. Luego, dijo: “Si un número suficiente de ustedes puede hacerlo, nos veremos en la obligación de construir otro templo en Filipinas, uno que sea conveniente para el lugar donde viven.”

También puedes leer: Se anuncia la edificación de 7 nuevos Templos mormones

ANUNCIO DE LA CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO DE CEBÚ

En menos de un año, la Primera Presidencia anunció la construcción de un nuevo templo en Cebú mediante una carta a los líderes del sacerdocio, 18 de abril de 2006. El anuncio decía: “Confiamos en que esta será una bendición para muchos santos fieles en esta área y su alrededores, que tuvieron que viajar largas distancias, disfruten de las bendiciones del templo.”

“La noticia del anuncio de la construcción del nuevo templo en Cebú se expandió por todas las islas Visayan y en Mindanao,” dijo Ray W, Nelson,  Presidente del Templo de Manila, Filipinas. “Esta se ha convertido en una respuesta a las oraciones de los Santos.”

templo de Cebú

CONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO DE CEBÚ

Veintitrés años después de la dedicación del templo en Manila, se rompió el terreno para la construcción del segundo templo de la nación. El Élder Dallin H. Oaks comenzó la construcción del complejo del templo, 14 de noviembre de 2007. El complejo de 11.6 hectáreas incluye un templo, un centro de reuniones, casas para los presidentes del templo y la misión además de una oficina de misión. Unos 400 miembros y líderes de la comunidad local se reunieron para este evento histórico. Durante el evento, el alcalde de Cebú, Tomas Osmeña, señaló: “Con gran honor estoy aquí para ser testigo de la primera palada del lugar para un hermoso templo.”

El alcalde compartió la historia del terreno y explicó que el lugar se utilizó para defender la libertad y se rumoreaba que había tesoros enterrados ahí.

Aunque no se encontraron “tesoros,” los comentarios del alcalde Osmeña resultaron ser muy ciertos. El templo está ubicado en un terreno más alto en la ciudad de Cebú. Cuando los japoneses invadieron las Filipinas durante la Segunda Guerra Mundial, ocuparon el área y la fortificaron.

Durante la ocupación, los japoneses construyeron un laberinto de túneles subterráneos para facilitar el movimiento y el almacenamiento de munición y explosivos. Los túneles de seis metros de profundidad se descubrieron mientras se excavaban los cimientos del templo de Cebú, en frente de la entrada principal. Se utilizó un equipo de ultrasonido y cuidado para determinar la longitud de los túneles y retirar el equipo y bombas sin estallar. El suelo se estabilizó llenando los túneles con al menos veintiocho camiones de concreto. . .

Templo de Cebú

CONVERSIÓN

Muchos de los que trabajaron en la construcción de la casa del Señor en Cebú, se convirtieron y bautizaron. Entre ellos, estaba el gestor de proyectos, Knut Klavenes.  El presidente de la misión Cebú, Filipinas, D. Parke Hansen, relató la experiencia de presentar a Knut el Libro de Mormón: “Un día estábamos conduciendo en la ciudad y tuve la impresión de que debía darle un Libro de Mormón. Le dije que creía que estaba listo para conocer el Libro de Mormón. Su comentario fue creo que tienes razón. Creo que estoy listo.” Pronto, Knut se bautizó y el Presidente Hensen lo confirmó como miembro.”

Knut describió su experiencia de conversión:

“El mejor momento fue en el salón de sellamiento. Regresé de Manila, donde estuve inspeccionando muebles, un viernes por la noche. Era bastante tarde, pero pensé ‘solo pasaré por el templo para asegurarme de que está bien.’ Entré a la sala de sellamiento y tan pronto como entré, puedo decir que el Espíritu estaba ahí. Era muy muy fuerte. Apenas entré, simplemente quería llorar. Fue el sentimiento más agradable. Estuve ahí casi 10 – 15 minutos, llorando como un bebé.”

El Presidente Thomas S. Monson dedicó el segundo templo de Filipinas en tres sesiones, 13 de junio de 2010. En el momento de la dedicación, el templo sirvió a unos 200,000 miembros que vivían en las islas Visayas y Mindanao, al sur de Filipinas.

Artículo originalmente escrito por Chad S. Hawkins y publicado en ldsliving.com con el título “The Temple Where Tunnels and Unexploded Bombs Were Discovered Beneath Its Grounds.”