En nuestro último artículo, hemos cubierto un par de principios importantes respecto a pulsar el botón de reinicio en nuestra vida personal que nos permita alcanzar y superar nuestros objetivos. Para visitar el artículo completo: Pulsando el botón de reinicio, Parte 1 .

Acción

haciendo-vasijas-de-barro

Después de que tengamos suficiente fe como resultado de nuestra obediencia a los principios del Evangelio, tenemos que actuar.

Hermanos míos, ¿de qué aprovechará si alguno dice que tiene fe, y no tiene obras?¿Podrá la fe salvarle? Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del sustento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, abrigaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo: ¿de qué aprovechará? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma (Santiago 2:14-17).

Como podemos ver en la Santa Biblia, no se puede tener fe sin acción. Ellos van de la mano, permitiéndole iniciar el avance en la realización de su meta. La fe se basa en la obediencia y la obediencia se basa en obras. Uno no puede obedecer a algo sin acción, teniendo en cuenta que obedecer es una palabra de acción. O se hace o no se hace, no hay ninguna oportunidad de prueba en la acción.

Así que ahora pregúntense, “Si puedo hacer cualquier cosa para lograr mis sueños, entonces, ¿qué debo hacer primero para maximizar mi acción?” ¡La respuesta es metas!

Metas

Establecer y buscar realizar metas es la última parte de esta serie. Vamos a echar un vistazo a profundidad sobre cómo establecer objetivos, y qué hacer si se falla en la consecución de los objetivos. ¡Únase a mí la próxima semana cuando terminemos Pulsando el botón de reinicio con metas!

Este artículo fue escrito por

Tony Mucci

Tony Mucci es un miembro activo de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Es originario de Los Ángeles, California y actualmente reside en Orem, Utah. Él es un emprendedor de Eklect Enterprises y estudiante de la Universidad de Utah Valley con especialización en Ingeniería de Sistemas. Tony ha sido miembro de la iglesia desde 1991, y sus padres fueron convertidos a la iglesia en 1984. Sirvió en una misión de tiempo completo en la misión Colorado Denver Norte en el período 2003-2005, donde obtuvo varios premios, entre ellos el Premio de Oro en el Programa de Becas Evangelio. Después de su servicio en la misión, ha ocupado diferentes posiciones auxiliares en la iglesia, desde la guardería hasta el Obispado y actualmente es maestro del Quórum de élderes en su barrio local. Tony ha estado casado con su esposa Liz desde el año 2009 y tiene dos tiernos bebés, Sophie y Saki.

(Visited 487 times, 1 visits today)