¡Un nuevo año, una nueva oportunidad para aprender y crecer! En 2017, los manuales para la Sociedad de Socorro y el sacerdocio se centrarán en la vida y las enseñanzas del Presidente Gordon B. Hinckley, quien sirvió como el décimo quinto Presidente de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días durante 13 años.

Las enseñanzas de los nuevos manuales provienen de sus muchos sermones y artículos mientras servía fielmente en la Iglesia. Debido al maravilloso sentido del humor del presidente Hinckley y de su visión positiva de la vida, muchos miembros tienen muy buenos recuerdos del profeta lo cual es bueno para sumergimos en un nuevo manual de lecciones de este año.

A continuación tres maneras fáciles que pueden ayudarte a que las enseñanzas del presidente Gordon B. Hinckley sean un poco más significativas este año.

1. Rodéate de recordatorios de cada lección.

Las ilustraciones hermosas pueden tocar tu corazón de una manera que las palabras no pueden. Cuelga una de las fotos de la lección de la semana en algún lugar de tu casa para que te acuerdes cómo te sentiste durante la lección. Recuerda los principios enseñados, así como tu compromiso de vivirlos y de mejorar tu vida. Si no tienes acceso a una copia en papel, ¿por qué no cambiar el protector de pantalla de tu teléfono o computadora a uno de los memes que la Iglesia ha creado para cada lección?

Si desea hacer una inversión a largo plazo para las lecciones de la noche de hogar, compra un libro de arte evangélico en el centro de distribución, que tiene más de 130 imágenes y un índice útil que conecta cada imagen con las escrituras.

Cada lección también está llena de inspiradoras citas del Presidente Hinckley, así como de otros líderes de la Iglesia que elevarán tu corazón y nutrirán tu alma. Cuelga una cita de la lección en algún lugar de tu hogar cada semana para que tú y tu familia puedan leerla o memorizarla. Puede ser tan simple como escribirlo en una pizarra o en un post-it  en algún lugar donde la familia entera pueda verlo regularmente.

2. Involucra a tu familia.

Imagen vía lds.org

La razón por la cual el sacerdocio y la Sociedad de Socorro aprenden los mismos temas cada semana en la iglesia es para que los esposos y esposas puedan hablar de lo que aprendieron juntos. Haz que sea un hábito discutir el material de la lección durante la cena del domingo. Puedes extender la conversación para la noche de hogar del lunes incluyendo a tus hijos. En el manual y el curso del estudio puedes encontrar buenas lecciones para la noche de hogar. Invita a tus hijos a dibujar ilustraciones que vayan con la lección de cada semana.

El Salvador usó a menudo objetos físicos que eran familiares para Sus oyentes para explicar principios sencillos. Involucra a tu familia en tu estudio de la lección invitándolos a encontrar un objeto que se establezca en algún lugar de tu hogar durante toda la semana para que les recuerde cada lección. Sé creativo y toma turnos para presentar el tema en la noche de hogar de cada semana.

Desafía a tus adolescentes a encontrar algunos de sus pasajes de dominio de la doctrina de seminario que se relacionen con el material de la lección de cada semana. Memorizar las escrituras juntos será una actividad de unión muy gratificante. Puedes ver todos los manuales y recursos de seminario en lds.org.

Muchas de las secciones dentro de Predicad Mi Evangelio corresponden perfectamente con las lecciones de este año de la Sociedad de Socorro y del sacerdocio. Lean esas secciones juntas como familia y consideren cómo se relacionan con su vida, así como con la obra misional. Esta es una actividad especialmente significativa si tienes un hijo o hija preparándose para la misión.

3. Aplica lo que aprendido.

Imagen vía lds.org

Puedes estudiar todas los lecciones en el manual, pero no significarán nada a menos que apliques realmente los principios en tu vida diaria. Al final, no seremos juzgados por las trivias religiosas que sepamos, sino por las cualidades que hemos adquirido de Cristo. Al Señor le importa más en qué nos estamos convirtiendo y no lo que estamos haciendo.

Jesús era el Maestro de los Maestros. ¡Todavía lo es! A Él le importaba profundamente cada persona que enseñaba. Utilizó la variedad, la honestidad, el simbolismo, la narración de cuentos y desafió a sus oyentes a realizar cambios específicos en sus vidas. Mientras más estudies y enseñes el evangelio, tu conocimiento se extenderá.

Encuentra un cambio específico que puedas hacer cada semana. Desafíate a ti mismo para mejorar. Deja que el Espíritu cambie tu corazón. Cada lección ofrece sugerencias para ayudarte a cambiar y tomar acciones significativas. De todas maneras, ese es el punto de estudiar el evangelio, ¿no?

Estudiar los manuales de la Sociedad de Socorro y del sacerdocio de este año te ayudará a acercarte a Cristo cada día y no sólo los domingos. No solo debemos leer las escrituras y tener un plan de estudio significativo del evangelio, sino que necesitamos deleitarnos con las escrituras y las palabras de los Profetas. El curso de 2017 para aprender las palabras del presidente Gordon B. Hinckley puede servir como una herramienta útil para ayudarte a sumergirte aún más profundo y a apreciar más tu tiempo en la iglesia.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Trina Boice y publicado en ldsliving.com, con el título  “3 Ways to Get the Most Out of the Teachings of the Presidents of the Church Lessons”  

Español ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | Englsih ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company

 

(Visited 523 times, 1 visits today)