Cada Santo de los Últimos Días necesita absolutamente la revelación personal diaria para permanecer firme en el camino del discipulado. Nuestra supervivencia espiritual depende de ello. La revelación personal no necesita ser dramática o cambiar la vida. Simplemente tiene que ser consistente. Algunas de las revelaciones más útiles se pasan por alto debido a su frecuencia y simplicidad. Una estudiante universitaria compartió esta nota de su diario personal después de un debate en  clase sobre la revelación personal:

“Mientras hablábamos sobre recibir revelación personal, comencé a sentirme molesta porque no siento que grandes verdades  me hayan sido reveladas. Fue tan reconfortante escuchar que “sentirse elevado” después de leer las escrituras, es una forma de revelación personal.

Esto es exactamente lo que siento después de leer las escrituras sinceramente,  ánimo y un deseo general de ser feliz y continuar con mi vida de una manera que es agradable al Señor”. (Alicia)

RECONOCIENDO LA REVELACIÓN PERSONAL

La ayuda y guía celestial vienen a través de muchos canales, incluyendo las sagradas escrituras, los profetas vivientes y directamente de Dios a través del Espíritu Santo. La última fuente -la revelación personal- es primaria. Los dos primeros son esenciales, pero secundarios a la revelación personal a través del Espíritu Santo, porque sin el testimonio personal directamente de Dios, no tendríamos manera de conocer la verdad hablada por los profetas vivientes o en las escrituras canónicas.

Los niños que van a ser bautizados, así como los investigadores que enseñan los misioneros, aprenden que una de las principales bendiciones de ser miembro de la Iglesia es recibir el don del Espíritu Santo, que a menudo se describe como el derecho a la “compañía constante” del tercer miembro de la Divinidad. Si bien la constancia literal de ese don puede ser el trabajo de toda una vida, es vital mantener ese anhelo inocente  de la presencia de nuestro Padre ante nuestras aspiraciones cotidianas.

¿Qué significa tener el Espíritu con nosotros? ¿Cómo se siente? Durante cuatro décadas de enseñar a los estudiantes de seminarios e institutos, las preguntas más frecuentes que recibí tenían que ver con aprender a reconocer cómo funcionaba el Espíritu en sus vidas.

Cada vez que tenemos el Espíritu con nosotros estamos experimentando revelación personal. La revelación personal ha sido descrita por los profetas como la necesidad más importante de los miembros de la Iglesia (así como de toda la humanidad). El Presidente Lorenzo Snow enseñó que “no es sólo el gran privilegio, sino también el derecho de todos los Santos de los Últimos Días de tener las manifestaciones del Espíritu todos los días de sus vidas”. (Enseñanzas de los Presidentes de la Iglesia: Lorenzo Snow, p. 76)

EL PROBLEMA

Algunos de nosotros luchamos con nuestro compromiso con Cristo y su iglesia. Muchos tienen familiares o amigos quienes alguna vez estuvieron involucrados activamente en la iglesia, pero que ahora se preguntan acerca de la veracidad del evangelio de Cristo, o incluso de la existencia de Dios. El punto crucial de su dilema gira a menudo en torno a la revelación personal: la falta de suficientes manifestaciones del Espíritu en sus vidas. Esta falta puede ser el resultado de la apatía o el pecado, pero no siempre. Muchos buscan sinceramente a Dios. Cuando no se puede discernir ninguna voz celestial, algunos se inclinan hacia la inactividad o incluso formalmente se desvinculan de la iglesia.

En pocas palabras, hay dos desafíos que enfrentan todos los miembros de la iglesia con respecto a la revelación personal:

  • El desafío de aprender a reconocer cuando Dios está hablando y lo que Él está tratando de decirnos.
  • El reto de recordar – incluso después de recibir la revelación podemos olvidar lo que Dios ha dicho, o dejar de actuar sobre la inspiración.

La gran mayoría, sino todos, de los miembros bautizados, han recibido algún grado de revelación personal. Desafortunadamente, los fenómenos espirituales pueden tener a veces una corta duración y deben ser renovados diariamente a través de la humildad y el gran esfuerzo o pueden ser olvidados en el agite de la vida. Necesitan ser anotados.

LA SOLUCIÓN

Lo que puede faltar en las vidas de los Santos de los Últimos Días activamente involucrados es una disciplina espiritual simple, una herramienta que Dios ha revelado para ayudarnos en nuestra búsqueda del discipulado diario. Hablo de  escribir regularmente  estas impresiones espirituales en un diario personal.

Durante mi trabajo de doctorado en educación en 1980, me impresionó la investigación que equipara la escritura de los estudiantes con el aprendizaje mejorado. En ese momento, empecé a buscar en las escrituras y enseñanzas de los profetas vivientes para obtener ideas sobre cómo la escritura puede acercarnos a Dios. Escribir en sus diversas formas aparece casi 1000 veces en los trabajos estándar. Por ejemplo, al principio, Adán y Eva y sus hijos recibieron este consejo:

“ …y se llevaba un libro de memorias, en el cual se escribía en el lenguaje de Adán, porque a cuantos invocaban a Dios les era concedido escribir por el espíritu de inspiración;

y poseyendo un lenguaje puro y sin mezcla, enseñaban a sus hijos a leer y a escribir.” (Moisés 6: 5-6)

He experimentado con varias formas de diarios de clase en mis clases de instituto, para dar a los estudiantes el mismo tipo de práctica poniendo la inspiración que estaban recibiendo en palabras. Les pedía que usaran sus diarios no sólo para registrar eventos importantes de sus vidas, sino como un receptáculo para la revelación personal. La mayoría de los estudiantes comprendió el significado de esta práctica sencilla, y sus diarios se convirtieron en una herramienta para desarrollar un mayor carácter como el de Cristo al implementar la guía divina que estaban recibiendo. Aquí hay un ejemplo:

“Me ha gustado usar la hoja ‘Pensamientos e impresiones’ en las clases de instituto. Normalmente he escrito mis propios pensamientos en esta hoja, pero últimamente he escrito impresiones inspiradas. Realmente creo que estos pensamientos / impresiones son del Espíritu Santo. Yo creo esto porque nunca en mi vida (incluyendo mientras estaba en mi misión) he recibido tanta revelación constante durante todo el día. Hace la vida tan, tan buena. Estoy honestamente más feliz de lo que jamás he estado en mi vida “(Blake, 17 de noviembre de 2010).

En 1998, el élder Richard G. Scott habló a todos los educadores religiosos de la iglesia explicando una triple obligación en “Ayudar a otros a ser guiados espiritualmente” (Simposio de Educadores Religiosos del Sistema Educativo de la Iglesia, 1998).

  1. Ayuda a los demás a reconocer la revelación personal o la inspiración.
  2. Ayuda a otros a aprender a escribir la revelación en sus diarios para que puedan recordar lo que el Señor ha dicho.
  3. Ayuda a los demás a entender que a medida que obedecen y actúan sobre la revelación personal dada, obtendrán más.

La inspiración registrada se puede leer una y otra vez, como escritura. De hecho, la escritura inspirada del diario puede ser una escritura personal. Podemos usar nuestro diario para monitorear nuestro progreso al actuar sobre la revelación que recibimos. A medida que lo hagamos, más revelación vendrá, línea tras línea. Escuchar atentamente lo suficiente como para poner la inspiración en palabras escritas nos permitirá evitar la tendencia mortal de olvidar.

ENCONTRAR LAS PALABRAS CORRECTAS

Si escribir pensamientos y sentimientos es nuevo para ti, empieza escribiendo declaraciones sencillas tales como: “Hoy, mientras conducía para ayudar a mamá, me sentí muy cerca de mi Padre Celestial. Sentí Su apoyo por lo que estoy tratando de hacer. ” O “mientras cantábamos el himno de apertura en la reunión sacramental, recibí un fuerte testimonio espiritual de que Dios ama a mi familia. Sentí paz mental por primera vez en varios días”.

Cuando tenemos experiencias espirituales, podemos hablar o escribir en términos de cómo nos hizo sentir, tales como “sentí un fuerte sentimiento de paz” o “Después de nuestro ayuno y oración sentimos que no debíamos aceptar la oferta de trabajo.” A veces seremos capaces de transmitir el mensaje recibido más preciso, tal  como:” El Señor parecía decir que si comenzaba a cultivar el principio de la caridad en mis relaciones del trabajo mi insatisfacción con mi trabajo sería aliviada “. Una joven madre escribió: “Sentí claramente que el Señor me susurraba:” Hay un espíritu más que quiero enviar a tu familia “, y que Él me bendeciría en el embarazo.”

El Señor le dijo a Nefi: “Porque el Señor Dios ilumina el entendimiento; pues él habla a los hombres de acuerdo con el idioma de ellos, para que entiendan.” ( 2 Nefi 31:3)

Las revelaciones a Sus hijos son personalizadas y únicas para cada uno de nosotros. Recuerdo haber oído una historia sobre un hombre que recibía una falta técnica en un juego de baloncesto en la iglesia. El hombre, un líder del sacerdocio, jugó el resto del juego en un control de sí mismo mucho mayor. Cuando su esposa le preguntó si la falta técnica produjo el cambio, él dijo: “No, estaba avergonzado y dije una pequeña oración y el Espíritu Santo me susurró.” “Oh, de verdad”, respondió su esposa. “¿Qué te dijo Él?” “Él dijo: ¡tranquilízate!”

Las impresiones o mensajes deben ser claros. La parte difícil es acostumbrarse a traducir impresiones espirituales en palabras específicas en tu diario. Con la práctica, crecerás en tu capacidad y serás mejor con el tiempo. El élder Richard G. Scott escribió: “A veces la dirección es tan clara y tan inequívoca que puede escribirse palabra por palabra, como un dictado espiritual” (Encontrando paz, felicidad y gozo, p. 42).

Vivimos muy por debajo de nuestros privilegios cuando se trata del gran don del Espíritu Santo. Qué tal si cada día nuestro deseo principal fuera sentir, notar, y ser conscientes de las impresiones del Espíritu, y luego identificar esas impresiones escribiendo algunas palabras en nuestros diarios, en tarjetas 3 x 5, o en nuestros teléfonos inteligentes. Deberíamos estar creciendo en luz y verdad año tras año. Si no notamos una diferencia positiva en nuestras vidas debido a los dones del Espíritu, estamos perdiendo una de las mayores bendiciones de Dios.

Tener el Espíritu Santo con nosotros debería aclarar nuestro pensamiento, avivar nuestro aprecio por la belleza, traer paz y tranquilidad, y consolarnos en nuestros tiempos oscuros. El Espíritu Santo nos dará perspectivas edificantes sobre la vida, templará nuestros sentimientos y emociones, y nos dará fortaleza para soportar lo que debe ser soportado. Tener la compañía del Espíritu Santo no significa que nunca pecaremos, pero cuando lo hagamos lo reconoceremos inmediatamente y nos esforzaremos por corregirlo. Estas experiencias con el Espíritu se pueden poner en palabras para que podamos releerlas, atesorarlas y compartirlas con nuestra posteridad. El Espíritu Santo puede hacer una diferencia maravillosa en nuestras vidas. Cuando estamos espiritualmente en sintonía, estaremos creciendo en lugar de estancarnos, elevándonos en lugar de dejarnos llevar. Mientras los Santos de los Últimos Días reciban manifestaciones constantes del Espíritu en sus vidas, no sucumbirán a la apatía, ni serán tan vulnerables a las distracciones del mundo.

Escribir impresiones espirituales en mi diario me ha ayudado en mis esfuerzos por superar mis pecados y debilidades, soportar circunstancias difíciles y permanecer cerca de Jesucristo. Los invito a considerar las bendiciones que fluirán a medida que utilicen su diario personal para registrar las impresiones del Espíritu Santo, para que puedan recordar estas valiosas comunicaciones y, lo más importante, actuar sobre ellas.

Este artículo fue escrito originalmente por Larry Tippetts y publicado en ldsliving.com, con el título Why Writing in Your Journal Is Key to Increasing Personal Revelation Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | English © 2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company

(Visited 1.057 times, 4 visits today)