El Presidente Dieter F. Uchtdorf fue un refugiado dos veces en su vida, la primera vez cuando tenía 4 años y huyó de Checoslovaquia con su familia durante la Segunda Guerra Mundial y la segunda vez cuando tenía 11 años y escapaba de Alemania Oriental con su familia después de la turbulencia de la guerra.

Mormon Channel capturó estas terribles experiencias contadas por el propio Presidente Uchtdorf con estos videos bellamente ilustrados que comparten mensajes más profundos del evangelio:

 

El Presidente Uchtdorf nunca ha tenido miedo de hablar sobre su experiencia como refugiado para inspirar a otros.

En una reciente reunión con una rama de refugiados en Salt Lake City, el Presidente Uchtdorf dijo a los miembros: “Para ustedes que están aquí ahora, el evangelio está en casa, vean eso como su meta para el futuro… El evangelio es el hogar de todos. Confía en el Señor, guarda los mandamientos. Él estará cerca de ti … Encontrarás un hogar entre los miembros de la Iglesia”.

Lecciones aprendidas como refugiado y apóstol

En una entrevista con Mormon Newsroom, el presidente Uchtdorf compartió algunas lecciones que ha aprendido de su experiencia como refugiado y apóstol.

“Había muchos que estaban dispuestos a ayudar sin importar la religión, la raza, ni los orígenes”, recuerda el Presidente Uchtdorf. “Y eso es lo que estamos tratando de hacer ahora … Si declaramos que somos cristianos, en nuestro caso lo somos, como mormones, tenemos la responsabilidad de seguir al Salvador a través de nuestros actos, no sólo a través de nuestras declaraciones y ayuda … Necesitamos acudir sin importar los aspectos políticos y ayudar a los necesitados”.

Sin embargo, el presidente Uchtdorf no sólo ha aprendido de su experiencia personal. También ha aprendido de la historia de nuestra Iglesia. Después de que el Gobernador Boggs emitió una Orden de Exterminio que obligaba a los Santos de los Últimos Días a abandonar el estado de Missouri o ser asesinados, la mayoría de los miembros de la Iglesia se convirtieron repentinamente en refugiados.

“Llegaron al río en pleno invierno sin nada, y allí en el otro lado del río estaba Quincy”, explica el Presidente Uchtdorf en lds.org. La ciudad de Quincy tenía una población de 1500 habitantes. Los santos estaban al otro lado del río con 10 000. Era una cantidad abrumadora de refugiados que la comunidad tenía que cuidar, y Quincy lo hizo. Ellos nos ayudaron. . . .

“A veces, como miembros de la Iglesia, tenemos que ver de dónde venimos antes de decir: ‘No podemos ayudar a todos. Hay demasiados. Es mucho. No puedes pedir tanto’. Afortunadamente, Quincy no dijo eso. Nos aceptaron”.

Expandiendo nuestra definición de refugiados

Aunque el Presidente Uchtdorf tocó el tema de la crisis de los refugiados, también expandió la definición de los refugiados dentro de la Iglesia, resaltando a aquellos cerca de casa que también podrían necesitar nuestra ayuda: “También tenemos dentro de nuestras propias estacas, barrios y ramas y en nuestra propia familia aquellos que podrían sentirse como “refugiados” emocionales, espirituales o temporales. A veces no nos acercamos a ellos porque están tan cerca de nosotros. A menudo es más fácil ayudar a los que están lejos que a alguien de nuestra propia familia con quien podamos tener una relación desafiante. Necesitamos acercarnos a todos, cerca y lejos, para darle la ayuda que Cristo les daría. Necesitamos aprender en este proceso a recalcular nuestros propios esfuerzos”.

Mientras que las cuestiones políticas y las crisis pueden parecer abrumadoras, el Presidente Uchtdorf nos recuerda que debemos enfocarnos en dos mandamientos sencillos con respecto a los refugiados y a cualquiera que necesite nuestra ayuda: “Todos somos hermanos y hermanas. Nuestro dos grandes mandamientos son servir a Dios y a nuestro prójimo.Tenemos que acercarnos a los necesitados y ayudarles, y no sólo con declaraciones impresionantes, sino con ayuda individual, de mano a mano, fortaleciendo aquellos que lo necesiten”.

 

 

 

 

 

 

Este artículo fue escrito originalmente por Danielle B. Wagner y publicado en ldsliving.com, con el título  “President Uchtdorf’s Surprising Message About Refugees (+His Story of Becoming One- Twice)”

Español ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | Englsih ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company

 

(Visited 853 times, 1 visits today)