Cuando escuchas la frase “me mandaron a la friend Zone o me friendsonaron”, es típicamente cuando una chica le ha dicho a un chico que no quiere salir con él y que ella quiere que sean “solamente amigos”. Eso duele. Ningún chico quiere que la chica que a él le gusta le diga que no está interesada en él.

Sin embargo, puede suceder al sentido contrario. A mí me han tenido en la Friend Zone y no es divertido en absoluto. Puede ser francamente vergonzoso, de hecho, no es divertido experimentar el rechazo. No estoy diciendo que todas las experiencias de los que han estado en la Friend Zone son iguales, y tampoco estoy despreciando el verdadero dolor del rechazo, pero soy un firme creyente de que pueden resultar cosas hermosas de situaciones difíciles y dolorosas.

Así que, aquí te presento 4 lecciones que he aprendido al estar en la “Friend Zone”.

1. Si te mandaron a la “Friend Zone”, significa que tuviste valentía

zona de amigos

Sí, es cierto que los sentimientos pueden lastimar, pero si te mandaron a la zona de amigos, es porque tuviste el coraje de mostrarle a alguien que sí estabas interesado en él o ella y que estabas dispuesto a tomar una decisión. Ya no tenías que preguntarte más si estabas seguro acerca de sus sentimientos o no. Simplemente te mostraste tal y como eras, sin importar el resultado. Eso es algo de lo que te debes sentir orgulloso.

2. Sólo porque alguien no quiere salir contigo no significa que eres alguien con el que nadie quiera salir

zona de amigos

Es normal preguntarse algunas veces, “¿qué hay de malo conmigo?” “¿por qué no soy suficiente bueno para ella?”. Pero cuando tengo esos sentimientos, yo los veo como una oportunidad para vencer mis inseguridades y mis creencias falsas.  Es una oportunidad para tomar la decisión de creer que yo soy valioso y digno de amor, sin importar lo que otros digan o hagan y para desarrollar fuerza emocional  y flexibilidad.

3. Puedes mantener las amistades

zona de amigos

Después de que una chica a la que yo admiraba me mandó a la “zona de amigos”, me llené de valentía y le dije, “entiendo que no quieras tener una cita conmigo, y eso está bien. Pero me gustaría tener amigos como tú en mi vida. ¿Podemos seguir viéndonos y conversar?”. Quizás esta experiencia no aplica en todos los casos, pero si las expectativas se aclaran y se establecen por parte de ambos lados, no todas las amistades tienen que verse afectadas.

4. Estar en la zona de amigos, te puede ayudar a conocer a la otra persona mejor

zona de amigos

Algunas veces cuando el aspecto romántico se quita de la situación, eso me ayuda a relajarme más y a conocer a la persona por lo que realmente es y no me preocupo tanto por como me ve, y de esa forma una amistad sincera puede crecer.

 Conclusiones

Usualmente estar en la zona de amigos tiene una connotación negativa y eso es entendible. Pero creo que hay una tendencia en nuestra generación de ser muy cerrados cuando se trata del género opuesto: o son pareja o nada. No dejan espacio para una amistad. Pero en realidad hay una amplia profundidad cuando se trata de relaciones, y me preocupa que perdamos oportunidades para desarrollar amistades con personas valiosas sólo porque no estamos unidos en un aspecto romántico. Salir a citas es importante en la etapa de los jóvenes adultos. Los profetas lo han dicho y yo estoy de acuerdo con ellos. Pero también, ésta época de la vida se puede enriquecer al tener una variedad de amistades del género opuesto y si eliminamos todas nuestras amistades solamente porque no tienen un potencial romántico, podemos estar perdiendo oportunidades valiosas para aprender, apreciar y servir a otras personas.

Obviamente, hay algunas ocasiones en las que no puedes seguir siendo amigo de una persona. Yo lo he experimentado. A veces ser amigo de esa persona puede ser una mala idea. Y en otras ocasiones, a pesar de todos tus esfuerzos de ser amigo de alguien, la otra persona no quiere ser tu amigo, y eso está bien, es su decisión y tu no puedes controlar las decisiones de otras personas. Ellos tienen el derecho de escoger. El truco está en seguir la influencia del Espíritu Santo para saber cuándo conviene continuar la amistad o dejarla.

Así que, si te han mandado a la zona de amigos, lo siento. Eso puede ser bastante difícil. Pero ¿sabes qué?, el Salvador llama a sus discípulos, sus amigos. Y si yo estoy en su zona de amigos, puedo sobrellevar todo lo demás.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Millennial Mormons y fue publicado en millennialmorms.com con el título: “4 Lessons I Learned from the Friend Zone”

(Visited 3.660 times, 1 visits today)