He tenido muchas experiencias últimamente con personas en internet así como fuera de la red que me llevan a creer que hay una revolución que se va a realizar dentro del Mormonismo.

Esta revolución no será contra los profetas y apóstoles. No será contra la historia o la doctrina. Y no socavará los principios fundamentales sobre los cuales esta iglesia fue inicialmente fundada. No … esta revolución será contra la subcultura … y todo lo que ella conlleva. Esta revolución será contra los que juzgan, los que odian y los que se niegan a ver más allá de su punto de vista estrecho, regurgitado, cliché. Esta revolución será una revolución del amor.

¿Recuerdan lo que estaba sucediendo en Israel justo antes que Cristo apareciera en escena? Israel había empezado a vivir su propio conjunto de leyes y tradiciones orales, o lo que podríamos llamar hoy “cultura”.

La “cultura” en Israel cuando Cristo apareció fue una de las culturas más juiciosas e hipócritas que el mundo jamás haya visto visto. Era una cultura muy aislada e inaceptable.

Pero Cristo apareció y echó una red sobre todo tipo de personas. Los griegos, los romanos, los samaritanos y todas las naciones del mundo. Su red cubría hasta el peor de los pecadores arrepentidos.

Las únicas personas excluidas o condenadas eran la élite impenitente … los “escribas, fariseos e hipócritas” que “coláis el mosquito, pero tragáis el camello!”. Fue Cristo quien trajo consigo una revolución de amor, empatía y compasión.

fariseos mormones

Él construyó una cultura que se orientó hacia los humildes de corazón y se rebeló contra los que pasaron sus vidas señalando los defectos en otros. “Porque vosotros sois semejantes a los sepulcros blanqueados, que parecen hermosos en lo exterior, pero están llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia.” (Mateo 23). La mayor parte de Israel vivía de acuerdo con su cultura y su superstición.

garments del templo

Este ha sido el azote de cada sociedad del convenio, lo que hizo que José Smith dijera: “Lo que mucha gente llama pecado no es pecado; Hago muchas cosas para derribar la superstición, y la derribaré. “(History of the Church, 4: 445 (7 de noviembre de 1841) La doctrina de esta iglesia no pierde a la gente, es la cultura y la superstición lo que causa luchas innecesarias.

Puedo imaginar un tiempo no muy lejano en donde un hombre gay, un hombre heterosexual, un ciclista con tatuajes de cuerpo completo, una mujer que fuma, un hombre que huele a licor, una pareja recién casada que está teniendo problemas con el diezmo, un miembro recientemente rebautizado luego de años de haber sido excomulgado, un hombre con barba y jeans rotos, y un misionero retornado adicto a la pornografía se sienten en la misma congregación juntos, que lo hagan las tres horas que duran las reuniones dominicales de la iglesia sin que nadie los juzgue con miradas o palabras.

Será un tiempo en el que las leales multi-generaciones mormonas honrarán el mensaje que está en cada una de las placas que están colocadas en casi todas las capillas de nuestra iglesia: “Visitantes bienvenidos.” No el visitante sin pecado, porque Jesús dijo que “Los sanos no tienen necesidad de un medico”, (Mateo 9:12) Sino el visitante que viene con cada fragmento de debilidad que tiene. Será un tiempo en el que las familias de esa congregación reconozcan lo difícil que es que la gente ponga un pie dentro de una iglesia luego de haberse extraviado demasiado.

Nunca olvidaré caminar en un parque de remolques de Michigan y tocar la puerta de una mujer que estaba en los registros de la iglesia pero no había estado activa hacía más de 25 años. Ella tenía un esposo ahora, y un par de niños. Todavía la recuerdo sentada en su mecedora, parecía que era solo piel y huesos, recuerdo que llorosa nos acogió para sentarnos junto a ella y su esposo. Se podía ver que había sido afectada por los años de consumo de drogas. Cuando le preguntamos si ella vendría a la iglesia con nosotros, nunca olvidaré su respuesta:

Nunca volveré a poner un pie en la iglesia. He hecho demasiado. Dios no me quiere en su casa nunca más.

Rápidamente abrí Alma 36, leí algunos pasajes de un profeta que había estado en las profundidades del infierno y la espalda, y luego le asegure que ella no había “hecho demasiado.” Nos sentamos allí … cuando ella comenzó a llorar incontrolablemente.

Ella había tenido una vida de pecado diferente a todo lo que había escuchado antes … y dijo enfáticamente: “DIOS NO ME QUIERE EN SU CASA NUNCA MÁS”.

No es fácil que la gente que ha vivido una vida de tormento mental y angustia regrese a la iglesia debido a sus decisiones pasadas. Ellos saben que lo que han estado haciendo estaba mal. No necesitan que alguien más se los recuerde.

Cuando finalmente dan ese paso hacia adelante, hay una buena posibilidad de que ese sea el sentimiento de sus corazones mientras se abren camino a través de las puertas de la capilla:

“Estoy aquí porque necesito la ayuda del Salvador … y necesito tu ayuda. Estoy aquí porque no tengo esperanza, ni felicidad, ni familia, ni amigos.

Estoy aquí porque he tocado fondo, y estoy aquí porque la mano misericordiosa del Salvador me guió de esta manera a través del poder del Espíritu Santo.

Estoy aquí porque la luz que está dentro de mí no ha sido extinguida completamente  y espero y oro para que me ayudes a que ese fuego crezca y no se extinga con tu desdén por mí “.

Creo que esta revolución producirá un ambiente en el que la gente siempre se sentirá cómoda cuando entre en un edificio de la iglesia. Se sentirá como en casa.

Nunca tendrán que sentirse como si tuvieran que vigilar su espalda. Nunca tendrán que preocuparse por lo que aquella hermana piense acerca de su traje, o lo que tal hermano piense del hecho de que lo hayan regresado a casa antes de terminar su misión.

Aquellos que se han extraviado de la iglesia en sus años más jóvenes se sentirán bienvenidos cuando regresen para sanar sus heridas. No tendrán que sufrir la indignación de otros, basados en tiempos que han pasado hace mucho o los pecados que desde hace bastante han sido ya expiados. La historia pasada de una persona no significará nada para esta nueva generación de santos. “¿Quién eres ahora?” Es lo que vamos a preguntar. No “¿quién eras antes?”

por qué las personas se alejan de la iglesia

Me pregunto si la gente miró a los Hijos de Mosíah y dijeron … “¿Quiénes creen que son? ¿Cómo pueden ser misioneros? ¿Cómo pueden representar a Cristo? ¿Cómo pueden dar consejos en la iglesia cuando fueron los más viles de los pecadores? “Me pregunto si esos grandes misioneros fueron hechos para pagar por sus pecados debido a sus contemporáneos a pesar de que esos pecados ya habían sido pagados.

Debido a la capacidad de estos jóvenes arrepentidos de superar su pasado, pudieron haber sido los únicos nefitas vivos que estuvieron dispuestos y fueron capaces de tener un impacto con aquellos lamanitas. Las personas que han vivido grandes retos en la vida o que han cometido grandes errores y han estado dispuestos a hacerse lo suficientemente vulnerables como para simpatizar con otros son capaces de llegar a personas como los hostiles lamanitas que pensábamos que nunca habrían podido escucharlos. Y todo esto gira en torno al amor.

Amor que se pasa de persona a persona. Una mano extendida, un brazo alrededor de un hombro, o una oración ferviente en nombre de un individuo que está pasando por muchas pruebas en la vida. Nuestra cultura necesita un reinicio. Necesitamos ayudarnos unos a otros en vez de ser como los que se quejaban la parábola que Jesús dio sobre los obreros de la viña.

Uno de los misioneros mayores más influyentes con los que serví durante mi misión una vez me dijo que le encantaba el olor a alcohol y tabaco en la iglesia. Decía: “Es el olor del cambio”. Hay alguien sentado en esa banca … tratando de dejar un hábito, aprendiendo de Cristo, y esperando que un amigo le ayude a desviarse de esa adicción … y sin embargo, algunos de nosotros nos movemos al banco más lejano y simultáneamente decimos cosas que lo arrojan de vuelta al mundo. ¡Esto es malo! ¡Esto está mal! ¿Cómo puede la gente hacer esto o aquello? Nos golpeamos el pecho muy seguido. Y la vergüenza comienza de nuevo para esa alma luchadora mientras regresa a su casa probablemente solo y desanimado.

Veo un lugar donde la gente tiene grupos de estudio de nuevo para proporcionar apoyo a aquellos que necesitan amigos para hablar de las cosas que se escuchan en Internet y las redes sociales.

Veo un lugar donde las personas se apoyan unas a otras, hacen preguntas, resuelven preocupaciones y hablan honestamente acerca de las cosas que les dan problemas en la vida y en la iglesia.

Veo una época en la que la “enseñanza en casa” se conoce simplemente como “ministrar” y más lecciones giran en torno al amor. Veo un momento en el que el “compañerismo” será reemplazado por “la amistad” y donde el amor puro es un motivador más fuerte que la culpa.

Creo que esta revolución producirá un pueblo que no hace una lista de cosas que se pueden y no se pueden hacer en el Día de Reposo… y luego solo juntarse con aquellos con sus propios estándares luego de hacer una lista de verificación.

Creo que veremos un tiempo en que las reuniones programadas se reduzcan en un 50% y donde la eficiencia de esas reuniones se incremente en un 50%.

Pasaremos menos tiempo a puertas cerradas reuniéndonos sobre todo lo que deberíamos hacer, y más tiempo ministrando al pobre y las viudas. Volveremos a la verdadera religión y extirparemos cualquier religión programática.

Los miembros aumentarán su estudio personal de las escrituras nuevamente. Los misioneros empezarán a memorizar las escrituras otra vez para que haya agua en su pozo. Y los llamamientos no serán vistos como ascensos donde las felicitaciones están a la orden.

Cualquier forma de pompa morirá con esta revolución durante el levantamiento de la mayor generación de santos que este mundo haya visto jamás.

Espero que esta revolución suceda rápido … porque este mundo está en necesidad de amor … y ese amor tiene que salir de Sión.

Ya está empezando.

Artículo escrito originalmente por Greg Trimble