He estado casado por 10 mil horas, lo que me convierte un experto.

Ya quisiera.

Diez mil horas es un poco más de un año.

Más o menos el tiempo que uno se tarda para volverse bueno en Angry Birds, no en el matrimonio.

Pero aunque no sé mucho sobre el matrimonio, en los últimos 10 años he preguntado a muchas personas la misma pregunta:

¿Cuál es tu consejo para el matrimonio?

Les he hecho esta pregunta a aquellos que están en el crepúsculo de sus vidas, a los matrimonios sin hijos, a los recién casados, a los divorciados y a los solteros (sí … ellos también tienen un gran consejo sobre el matrimonio). He tomado sus respuestas y las he adaptado en una simple conversación que todos podemos tener cada semana. Mi esposa y yo hemos tenido esta conversación todos los domingos desde que nos comprometimos, y es el único pedazo de consejo de matrimonio que me siento calificado para dar porque gran parte de la felicidad en mi matrimonio hasta ahora la atribuyo a esta conversación semanal de 30 minutos.

La llamo Inventario Matrimonial.

La conversación del Inventario Matrimonial incluye los siguientes temas: finanzas, planes, apreciación, mejora y metas.

FINANZAS5 minutos

Tomen unos minutos para hablar sobre dinero, deuda, ahorros, patrimonio neto, fondo de vacaciones, etc.

Si tienes un presupuesto, revisa cómo estás haciendo en el mes en cuanto a permanecer bajo o a la par con lo que han decidido juntos.

A mi esposa y a mí nos gusta usar la aplicación de presupuesto llamada Mint, pero hay muchas otras herramientas que pueden usar juntos, incluso abrir declaraciones bancarias es un buen paso.

PLANES5 minutos

Una de las cosas más difíciles para mí cuando me casé, fue compartir mi calendario con alguien. Pasé tantos años estando soltero, solo tratando de coordinar mi tiempo con una lista de primeras citas, que a muchas veces olvidé de avisarle a mi esposa de los lugares en los que necesitaba estar o los plazos que necesitaba cumplir.

Tomar unos momentos para compartir lo que la semana tiene para cada uno de ustedes, revisar quién tiene los planes para la noche familiar, para programar una cita, y, en nuestro caso, programar cuándo vamos a trabajar en nuestro negocio aparte es fundamental para establecer las expectativas de esa semana. También asegúrate de que tengan tiempo para las cosas más importantes y ayuda a evitar sentimientos de abandono o frustración.

APRECIACIÓN5 minutos

Es fácil asumir que tu cónyuge siente tu amor y aprecio, especialmente cuando la vida se vuelve caótica.

Pero no lo hagas.

Como dijo Thomas S Monson: “No debemos permitir [que el estrés de la vida] se interpongan en lo que es más importante, y lo que es más importante casi siempre se relaciona con las personas a nuestro alrededor. Con frecuencia suponemos que ellos deben saber cuánto los queremos; pero nunca debemos suponerlo; debemos hacérselo saber. William Shakespeare, escribió: “Quienes no muestran su amor, no aman”. Nunca nos lamentaremos por las palabras de bondad que digamos ni el afecto que demostremos” (“La alegría en el viaje”, Conferencia General, octubre de 2008, William Shakespeare, Los dos Hidalgos de Verona, acto 1, escena 2, línea 31).

Comienza esta parte de la conversación con algo como, “una cosa que aprecié de ti esta semana fue…” y sé específico.

Por ejemplo, dile a tu esposa que aprecias la forma en que mantuvo la casa limpia esa semana o dile a tu esposo que estabas agradecida de que él haya lavado los platos.

MEJORA10 minutos

Pregunta, “¿Qué puedo hacer para mejorar?”

Así es; debe ser una pregunta. Debemos preguntar de qué maneras podemos mejorar … y estar dispuestos a escuchar una respuesta honesta.

Los días maravillosos son cuando escuchas la respuesta, ‘Creo que lo estás haciendo genial! Solo continúa.’

Pero a veces no funciona de esa manera y hay cosas que estás haciendo que frustran a tu cónyuge.

Toma tus observaciones con calma, pide disculpas por cualquier malentendido y no te pongas a la defensiva. No ataques con cosas que la otra persona necesita mejorar, espera hasta que tu cónyuge haya completado sus ideas y reconoce su dolor o frustración antes de responder. Haz planes para rectificar la situación.

Entonces, cuando pregunten qué pueden hacer para mejorar, nunca digas “nunca” o “siempre”, porque siempre estarás equivocado. En su lugar, asegúrate de que respondas amablemente y constructivamente: “Cuando haces ABC, me siento XYZ.”

“Cuando no lavas los platos, siento que no me aprecias” en lugar de, “¡Nunca lavas los platos!”

Si recuerdas preguntar sinceramente, escuchar, disculparte y responder con amabilidad y con un genuino deseo de ayudar a ambos a mejorar, estarás haciendo que estos sean los momentos más productivos para tu matrimonio cada semana.

METAS 5 minutos

Tú y tu pareja pueden ser un gran equipo. Apoyense y pidan apoyo.

Al compartir objetivos sinceros y pedir cuentas, te sentirás más abierto a las sugerencias a lo largo de la semana y las mantendrás centradas en un propósito común y esto les dará una oportunidad más para que se apoyen mutuamente.

PENSAMIENTO FINAL: Más que Matrimonio

Ten en cuenta que mientras esta conversación está adaptada para un matrimonio, la he usado con compañeros de cuarto y amigos en los momentos en que era necesario incluso antes de casarme. Funciona para cualquier tipo de relación y probablemente le suene familiar a cualquier misionero que haya participado en inventario así con su compañero.

No hay un santo remedio para un gran matrimonio, pero tomando sólo 30 minutos cada semana para repasar estos temas, será como un soplo de aire fresco que fortalecerá tu relación y disipará las expectativas poco realistas.

Al menos esto es mejor que jugar Angry Birds solo.

 

Este artículo fue escrito originalmente por Zack Oates y publicado en ldsliving.com, con el título “This 30-Min Conversation Each Week Could Save Your Marriage”
Español ©2017 LDS Living, A Division of Deseret Book Company | Englsih ©2016 LDS Living, A Division of Deseret Book Company

 

(Visited 1.958 times, 1 visits today)